S&P tiene la ‘guillotina’ sobre Francia

Los analistas creen que los mercados ya dan por descontado que el país galo perderá su nota AAA; pero eso mismo pensaban de EU cuando perdió su calificación, y las Bolsas se derrumbaron.
sarkozy francia rebaja nota  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica*
NUEVA YORK -

Sabemos que la letra "S" en S&P significa ‘Standard', pero bien podría ser la "S" de Scrooge (el avaro) si la agencia de calificación crediticia cumple lo dicho y rebaja la deuda soberana de Francia y de otras naciones europeas en los próximos días.

Un cambio en la calificación de la nota francesa podría tener un enorme efecto dominó. Puede resultar mucho más problemático que cuando S&P le retiró a Estados Unidos su calificación AAA en agosto, luego de la desafortunada negociación en el Congreso para elevar el techo estatutario de la deuda.

Para empezar, a Estados Unidos solamente se le rebajó un nivel, a AA+. Pero Standard & Poor's, que a comienzos de mes colocó a Francia y a otros 14 miembros de la eurozona en vigilancia para una degradación, ha dicho que Francia podría ver su calificación reducida en dos niveles.

Además, la calificación crediticia del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el fondo de rescate que, con suerte, impedirá que las condiciones empeoren en España e Italia, depende en gran medida de las calificaciones de los mayores contribuyentes del FEEF: Francia y Alemania. S&P puso al FEEF (así como a toda la Unión Europea) bajo advertencia de una degradación hace algunas semanas.

No obstante, algunos estrategas en inversión creen que la posibilidad de un recorte aplicado por S&P ya ha sido tomando en cuenta por los mercados en este momento.

"Las degradaciones tal vez ya hayan sido consideradas y saldremos del paso de alguna manera. Los políticos europeos y el Banco Central Europeo tienen la voluntad de apoyar a los mercados europeos", opina Andrew Fitzpatrick, director de inversiones en la firma Hinsdale Associates.

Pero aunque a algunos quisieran pensar que una degradación ya se incluye en los precios de las acciones y los bonos, no estoy seguro de que sea prudente darlo por sentado.

Cuando S&P degradó al Tío Sam, la acción fue ampliamente anticipada. Y pese a todo, las acciones sufrieron una caída tras el anuncio. El mercado de bonos, por otro lado, no se vio en absoluto afectado.

Los bonos del Tesoro a largo plazo, pese a la exageración de los principales medios de comunicación en torno a que una rebaja conduciría a mayores tasas de interés para los consumidores, no cayeron sino hasta después de la degradación crediticia a Estados Unidos. Los inversionistas compraron entonces más bonos gubernamentales.

A los inversionistas en renta fija, básicamente, les importó un comino lo que dijera S&P, siguieron creyendo que los bonos del Tesoro eran seguros.

Pero esa reacción tal vez no se repita en Francia o el resto de Europa. Las acciones podrían desplomarse y los rendimientos de los bonos también podrían subir.

Aunque las tasas de interés a largo plazo ya no registran los niveles de pánico que reportaron hace unas semanas, han estado escalando en Francia en los últimos meses. Lo mismo ocurrió en Austria, que también goza de una calificación AAA, y Bélgica, que fue degradada por S&P en noviembre, y por Moody's la semana pasada.  

Dado que los inversionistas están cada vez más nerviosos por la enorme deuda que arrastran las naciones europeas (Alemania y Holanda parecen ser las dos excepciones notables), un recorte en la calificación podría ser una profecía autocumplida. Una rebaja podría sumar más presión a los países que luchan contra crecientes tasas de interés, pues serviría como otra razón para que los inversionistas en bonos huyan en masa de países como Francia, España e Italia, en busca de la seguridad de Alemania y Estados Unidos.

La otra importante diferencia entra la degradación que S&P aplicó a Estados Unidos y la que pudiera aplicar a Francia es que las otras dos agencias crediticias también tienen a Europa bajo la mira.

Además de la mencionada rebaja que Moody's dio a la calificación de Bélgica, la agencia recientemente redujo asimismo las calificaciones de los bancos franceses BNP Paribas, Credit Agricole y Societe Generale.

Y la tercera mayor agencia, Fitch, también emitió el martes pasado una advertencia de que Europa no había pasado lo peor. Fitch advirtió que el "empeoramiento de la crisis en la eurozona desde julio constituye un golpe negativo importante para la economía, y el sector financiero de la región con consecuencias adversas para los perfiles de la deuda soberana en toda la región". En recientes fechas, Fitch igualmente degradó la nota de varios grandes bancos internacionales.

Sin embargo, hay quienes piensan que una degradación no importará mucho. El mero hecho de que los inversionistas ya estén haciendo diferencias entre los bonos franceses y los alemanes quizás signifique que cualquier golpe que sufra el mercado será momentáneo. "El mercado de bonos ya nos está diciendo que muchos de los países con calificación AAA en Europa no merecen realmente esa nota. Pudiera darse una reacción negativa instintiva a una degradación, pero un shock es solamente un shock las primeras veces que ocurre", comenta Randy Frederick, director de trading y derivados en la empresa financiera Charles Schwab.

"Es posible que el mercado se esté acercando al punto de un agotamiento de crisis", agrega.

Me encantaría que eso fuera cierto. Pero las agencias calificadoras (como los mercados financieros) no parecen estar agotadas todavía por la crisis de deuda europea. Están cansadas de ver a los líderes europeos celebrar una cumbre tras otra y avanzar lentamente hacia una solución.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Una degradación crediticia sería dolorosa, pero tal vez sea el empujón que Europa necesita para entender finalmente que lo que necesita son más hechos y menos palabras.

*Paul R. La Monica es columnista de CNNMoney.com

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×