Pobreza y desempleo, ‘condena’ para 2012

La generación de empleos será escasa, con mala paga y prestaciones precarias, advierten expertos; el índice laboral de Coneval refleja ingresos insuficientes para estar fuera del círculo de pobreza.
Desempleo  (Foto: Thinkstock)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La dinámica de baja generación de empleos, que además son mal remunerados y con prestaciones precarias o nulas, estará lejos de cambiar a lo largo de 2012 porque la economía mexicana reducirá su ritmo de crecimiento y no habrá incentivos para crear nuevas fuentes de trabajo, advierten especialistas.

Analistas del sector privado anticipan que el próximo año el número de trabajadores asegurados en el IMSS será de 559,000, pero "en el mejor de los escenarios se crearán entre 350,000 y 400,000", dice José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey.

Aún más, el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) -que creó en 2005 el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)- alcanzó su nivel histórico más alto en el tercer trimestre de 2011.

El indicador mide si los ingresos que obtienen los trabajadores por su trabajo son suficientes para poder mantener fuera de los círculos de pobreza a ellos y sus familias, explica el catedrático del Tec.

De acuerdo con datos del Coneval, al tercer trimestre de este año el ITLP fue de 1.2026, un 4.66% mayor al reportado en igual periodo de 2010 y 16.2% más alto con relación al tercer trimestre de 2005. Además, el efecto en las áreas urbanas ha sido mayor que en las zonas rurales.

Ricardo Martínez, socio de la firma Baker & McKenzie agrega que "un tercio de los empleos que se generaron en 2011 -que estima en 700,000-, es eventual; no se está salvaguardando el principio de estabilidad laboral y tampoco se van a generar nuevas fuentes de trabajo a largo plazo".

Para ello se requerirían necesariamente reformas en materia fiscal, energética y laboral "que le de al mercado una estabilidad real; no se han logrado y creo que el año que entra, como es año político, no se van a tener", indica.

Además de que no habrá los empleos que requiere el país, las nuevas fuentes de trabajo se generan con una base que no supera 2.5 salarios mínimos.

"Si sumamos la inflación acumulada contra lo que han aumentado los salarios en lo que va del sexenio del presidente Felipe Calderón, los salarios han ganado 1.5%; por donde lo veamos, el mercado laboral está bajo en su número de creación de empleo y en ingreso", destaca el socio de Baker & McKenzie.

El poder adquisitivo no se recuperó después de la crisis de 2009, aun cuando hubo crecimiento económico en 2010 y 2011, agrega el catedrático del Tec.

"Para 2012 vamos a continuar con esta limitante en el crecimiento de los salarios, no se van a recuperar; algo que sí ocurrirá en este sexenio es que lo cerraremos sin que exista una recuperación del mercado laboral ni del poder adquisitivo de los salarios".

Incluso, plantea que los ingresos laborales de los trabajadores mexicanos no alcanzan para sacarlos de la situación de la pobreza.

"Dada la evolución de la inflación en los últimos tres años y los incrementos salariales que se han otorgado, el poder adquisitivo apenas alcanzó a la inflación si la tomamos como un todo", subraya.

Sin embargo, cuando vemos el índice de precios de la canasta básica, es decir, lo que los trabajadores perciben comparado con el aumento de precios de lo más básico, en los dos últimos años la pérdida del poder adquisitivo de estos salarios comparado con la canasta básica ha disminuido entre 6 y 10%", resalta De la Cruz.

En ese sentido, el salario mínimo de 2011 (de 59.80 pesos diarios) debería estar entre 65 y 68 pesos para poder superar esos incrementos, sobre todo en la parte más básica, agrega. "Entre 6 y 8 pesos más para compensar los aumentos en la canasta básica".

Para el nivel de ingreso, el Coneval ha definido dos líneas de pobreza: la de bienestar y la de bienestar mínimo. La primera se refiere al monto de ingresos suficientes para poder adquirir una canasta de alimentos y bienes y servicios no alimentarios necesarios para llevar una "vida digna", mientras que la segunda está determinada por el monto indispensable para adquirir únicamente esa canasta de alimentos.

Las cifras muestran que a septiembre pasado, la línea de bienestar mínimo para adquirir esa canasta básica alimentaria sería de 723.32 pesos en el área rural y de 1,030.19 pesos en la zona urbana.

En el caso de las líneas de bienestar en las áreas rural y urbana, el ingreso tendría que ser de 1,390.40 pesos y 2,201.57 pesos, respectivamente.

En noviembre, el desempleo de México subió 0.38 puntos porcentuales frente a octubre, alcanzando una tasa del 5.16%, según cifras desestacionalizadas publicadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Sin embargo, Ricardo Martínez, socio de Baker & McKenzie, agrega que después de la crisis de 2009 el empleo en México no se ha recuperado. "Si necesitamos anualmente un millón de empleos para que la tasa de desempleo no suba y no llegamos ni al millón 700,000 en el sexenio, entonces estamos en default, hemos perdido empleo".

Considera que si la tasa de desempleo se midiera como en Estados Unidos, "no hablaríamos de 5%, sino de un desempleo del 18% porque hay mucha gente en la informalidad", subraya.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La forma en cómo el INEGI mide el desempleo es con una fórmula extraña, nada más mide los que perdieron el empleo en un mes contra los que adquirieron empleo el siguiente meses y eso es una medición que tiene el instituto, pero no es la tasa real de desempleo del país".

Los especialistas coinciden que el proceso electoral en México el próximo año generará empleos, pero serán eventuales, mismos que tenderán a desaparecer en la segunda mitad de 2012.

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×