Mitt Romney va contra Plaza Sésamo

El aspirante presidencial republicano quiere sacar al programa de TV del presupuesto del Gobierno; el plan es parte de su proyecto de recortes y dice que Big Bird tendrá que “conseguir anunciantes”.
romney big bird  (Foto: Especial)
NUEVA YORK (CNNMoney) -

¿Qué es lo que Mitt Romney tiene contra Big Bird, el pájaro de Plaza Sésamo? Bien, el político republicano no quiere que el enorme emplumado amarillo esté en la nómina del Gobierno. Al menos no si él es presidente de Estados Unidos.

Romney, el aspirante a la candidatura republicana para la elección presidencial de 2012 y anterior gobernador de Massachusetts, ha arremetido contra el legendario monigote en días recientes, declarando el lunes que los fondos federales para la cadena de televisión pública PBS deben eliminarse.

"Tal vez Big Bird tendrá que conseguir anunciantes", dijo Romney.

El republicano no persigue solamente a Big Bird y sus amigos, también ha propuesto eliminar el financiamiento federal para la cadena PBS, el Fondo Nacional para las Artes (National Endowment for the Arts) y el Fondo Nacional para las Humanidades (National Endowment for the Humanities).

"Todos ellos reciben dinero del Gobierno. Tendrán que arreglárselas solos", declaró Romney. El político dijo que esos programas son ejemplo de cómo se desperdicia el gasto gubernamental, y no superan su prueba de fuego para recibir fondos.

"Tomaré todos esos programas, y veré cuánto dinero está vinculado a cada uno de ellos, y luego haré esta pregunta: ¿Es este programa tan vital para Estados Unidos que justifique pedirle prestado a China para poder pagarlo?"

Lo que Romney no ha dicho es a cuánto ascendería el ahorro si estos programas en particular son excluidos del financiamiento federal. ¿La respuesta? Muy poco.

Cancelar todos los fondos federales destinados a la Corporación para la Difusión Pública (que ayuda a financiar a la cadena PBS) ahorraría al Estado 450 millones de dólares al año. Estamos hablando de millones, no de miles de millones, una cifra que francamente palidece cuando se compara con los 3.5 billones de dólares que el Gobierno estadounidense gastará este año. Sin mencionar que muy poco de ese dinero llega a Big Bird.

Sesame Workshop, encargada de producir "Plaza Sésamo (Sesame Street)", detalla en su sitio web que el 93% de los costos de producción del show son cubiertos por actividades asociadas a licencias o patrocinios corporativos.

Los fondos que recibe el Fondo Nacional para las Artes son de alrededor de 170 millones de dólares, una cifra que la administración de Obama pretende reducir en 12%.

Desde luego, cada centavo cuenta cuando se trata de presupuestos insostenibles, y Romney ha propuesto igualmente reducir el número de trabajadores federales, convirtiendo Medicaid en un programa de subsidio en bloque y estableciendo un techo al gasto del 20% del PIB, un objetivo agresivo en el corto plazo.

Pero a diferencia de cualquier CEO estadounidense, Romney debe enfrentar otra realidad: el Congreso. Es el Congreso, y no el presidente, el que controla la billetera de la nación.

Para ilustrar cuán difícil puede ser cambiar el presupuesto, sólo basta con recordar lo que ocurrió la última vez que los republicanos decidieron atacar al famoso pájaro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El año pasado, Big Bird sobrevivió a una embestida de legisladores republicanos hambrientos de recortes presupuestarios, quienes votaron a favor de reducir los fondos para la Corporación para la Difusión Pública. Al final, el acuerdo gubernamental definitivo devolvía otra vez el financiamiento a ese servicio.  

Los defensores de la difusión pública se mostraron aliviados con esa extensión del financiamiento, pues arguyen que una reducción de los fondos federales dificultaría que las estaciones rurales se mantuvieran al aire.

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×