La Fed salvará a EU sólo si empeora

La Reserva Federal dará un tercer estímulo económico si la crisis en la zona euro contagia al país; los expertos estiman que un QE3 o compra de activos sólo será usado como último recurso.
bernanke  (Foto: Cortesía CNNMoney)

El debate en torno a si la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) activaría una tercera ronda de flexibilización cuantitativa -llamada QE3- comenzó antes de que la segunda ronda de compra de activos finalizara, el verano pasado. Hoy, seis meses después, el veredicto aún se desconoce, pero la mayoría de los expertos en inversión sondeados por CNNMoney concuerdan en una cosa: la economía estadounidense tendrá que empeorar antes de que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, considere siquiera lanzar otra ronda de compra de activos.

En estos momentos, el panorama no es claro.

Aquellos que dicen que una QE3 está totalmente descartada citan una economía que mejora a pasos discretos: incluida una tasa de desempleo que en noviembre bajó del 9% por primera vez en dos años y medio y señales renovadas de fortaleza en la actividad manufacturera.

Sin embargo, el 75% de los expertos sondeados dicen que una tercera ronda de compra de activos sí es probable para 2012, y más de la mitad de ellos señalan que la virulenta crisis de deuda en Europa sería la catalizadora principal de esa medida.   

"Pese al tono de mejoría en los últimos reportes económicos de Estados Unidos, nos preocupa que los acontecimientos mundiales pesen más sobre las perspectivas de crecimiento para el país a medida que el 2012 evolucione", comenta Dan Pierce, gestor de cartera en la firma State Street Global Advisors.

Incluso a Bernanke le preocupa que los problemas de la deuda soberana europea contagien a la economía estadounidense. En noviembre, en un esfuerzo por ponerle fin a la crisis de Europa y estabilizar a los mercados financieros mundiales, la Fed emprendió acciones junto con otros cinco importantes bancos centrales para que fuera más barato para los bancos del mundo pedir prestados dólares estadounidenses.

Si los problemas de la zona euro pueden contenerse, y la peor consecuencia es una recesión moderada y breve en Europa, la Fed probablemente posponga la activación de una nueva ronda de flexibilización monetaria.

"La Fed ya está utilizando todas las herramientas a su disposición para contener la crisis", indica Doug Cote, principal estratega de mercado en ING Investment Management. "Un QE3 o compra de bonos de deuda tanto de bancos estadounidenses como de bancos europeos sigue siendo un instrumento poderoso, pero sólo será usado como último recurso", agrega.

Si la Fed diera luz verde para una tercera ronda de compra de activos, los expertos sostienen que en lugar de comprar bonos del Tesoro a largo plazo -como lo hizo en la QE2- el Banco Central concentraría sus compras en valores garantizados por hipotecas para bajar las tasas hipotecarias (que ya están a mínimos históricos por debajo del 4%) y apoyar así al mercado inmobiliario, opina Tyler Vernon, director de inversiones de Biltmore Capital.

Aunque la decisión de la Fed dependa de lo que suceda en Europa, los expertos también dicen que al organismo se le acaba el tiempo para actuar.

Si el QE3 no ha sido anunciada para el verano, no cuenten con ella, dice el presidente de Chase Investment Counsel, Peter Tuz. Ya entrada la segunda mitad del año, la Fed posiblemente se mantendrá al margen para ser políticamente imparcial en anticipación a las elecciones presidenciales de noviembre, apunta el especialista.

 

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×