La ‘guillotina’ permanece sobre Francia

La agencia S&P no descarta otra rebaja si la deuda del país y su déficit se deterioran más; la calificadora dice que no considera una posible escisión en la zona de la moneda única.
sarkozy  (Foto: AP)
BRUSELAS (CNN) -

Francia se arriesga a sufrir otro recorte en su calificación de crédito soberano si su deuda pública y el déficit de su presupuesto se deterioran más, sostuvo este sábado Standard & Poor's, un día después de despojar al país de su preciada nota AAA. "Los déficits podrían incrementarse desde los niveles relativamente en que se encuentran y alcanzar ciertos umbrales en la deuda general de Gobierno y los ratios de déficit, lo que podría llevar a otra rebaja en la calificación", dijo el analista de crédito de S&P Moritz Kraemer durante una conferencia de prensa.

Kraemer añadió que la agencia calificadora no estaba considerando una posible escisión del área de la moneda única y que tal escenario no había sido incluido como un factor para la toma de sus decisiones.

Rebaja empaña logros franceses

La pérdida de la preciada calificación de crédito de Francia a tres meses de las elecciones, cuyo resultado probablemente dependerá del manejo de la economía, es un duro golpe para el presidente Nicolas Sarkozy, que había hecho de la nota máxima una especie de medalla de honor.

Es probable que Sarkozy se escude en que la rebaja que hizo la calificadora no fue de dos niveles, como ocurrió con otros países de la zona euro, mientras prepara una batería de reformas centradas en el crecimiento.

Sarkozy, afectado por uno de los índices de popularidad más bajos de la historia republicana de Francia, se apuró en establecer dos conjuntos de medidas de austeridad a finales del año pasado, en un último esfuerzo para salvar la calificación y mantener bajos los costos de endeudamiento.

Pero desde comienzos de año, en una aparente resignación, Sarkozy ha vuelto su atención a la reforma del financiamiento de bienestar social y flexibilidad laboral, con planes para un "IVA social" para financiar el bienestar y un impuesto sobre las transacciones financieras.

El recorte a la calificación de Francia se produce junto a la degradación hecha por S&P en las notas de otros países de la zona euro.

La agencia citó la insuficiencia de las medidas de política de los líderes políticos del bloque.

Francia quedó con una calificación inferior en un escalón a la de Alemania, que mantuvo su estatus AAA, mientras que las calificaciones de Italia, España, Portugal y Chipre fueron degradadas en dos niveles.

La oposición aprovecha

Francia tiene una deuda en circulación de 1.3 billones de euros (1.65 billones de dólares) y emitirá hasta 178,000 millones de euros en papeles de largo y mediano plazo este año, neto de recompras, para cubrir su déficit y deuda que va a expirar.

Economistas dicen que el costo de una calificación AA+ podría tener un impacto limitado en costos de cumplimiento de deuda; no obstante, dados los niveles de los rendimientos de la deuda de Francia, históricamente bajos.

"Nicolas Sarkozy hizo de la conservación de (la nota) triple A un objetivo político (...) eso pone en duda la credibilidad de la estrategia implementada desde 2007", dijo Francois Hollande, candidato socialista presidencial y líder en los sondeos de opinión.

Hollande agregó que eran las políticas de Sarkozy, no Francia, las que habían sido degradadas.

Según un sondeo de opinión realizado esta semana Sarkozy está 10 puntos detrás de Hollande antes de las elecciones, que se realizarán en dos rondas, el 22 de abril y 6 de mayo.

Ahora ve
El rescate de un ciervo de un lago congelado se vuelve viral
No te pierdas
×