Un dólar de 14 pesos se acerca

El mercado de divisas enfrenta la tensión por vencimientos de deuda europea, advierten analistas; los factores que presionan a la moneda mexicana pueden intensificarse en el primer trimestre.
dolar peso mexico tipo cambio  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El primer trimestre de 2012 presenta retos para el tipo de cambio, porque en este periodo varios países de la eurozona enfrentarán vencimientos de deuda considerables, los líderes europeos no logran acuerdos y Grecia genera más preocupaciones, coinciden economistas.

Ayer martes el tipo de cambio cerró en 13.4100/13.4140 pesos por dólar, lo que significó su mejor cotización desde inicios de noviembre de 2011, aunque no significa que a partir de ahora comenzará un proceso de recuperación en la moneda mexicana.

En lo que va del presente año, el peso en su modalidad 48 horas muestra una apreciación de casi 4%, y de casi 6% desde el nivel más bajo que registró el 25 de noviembre de 2011 en 14.2487 pesos a la compra.

Por el contrario, en comparación con la cotización más fuerte del peso frente al dólar que observó el 2 de mayo del año pasado, en 11.4980 aún muestra una depreciación de 16.6%.

"Cuesta trabajo esperar que el primer trimestre de 2012 sea fácil y positivo (para el peso), porque además de la reciente baja en la calificación de varias economías de Europa y los problemas que enfrenta la eurozona, hay una cantidad de deuda que vencerá este año y la mayoría se concentra en los tres primeros meses", indica Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Durante 2012, los llamados PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España) deberán efectuar pagos por 669,000 millones de euros, de los cuales 570,000 millones serán pagos a capital y 99,000 millones a intereses, estas cinco economías representan 32% del PIB de la eurozona, similar al 30% que representa Alemania. 

De esta forma, los PIIGS tendrán que hacer pagos a capital e intereses tres y cuatro veces más, respectivamente, que Alemania, con una calificación crediticia y un crecimiento económico mucho más deteriorado que el del país germano.

"Habrá una tensión natural elevada en este primer trimestre y el peso ha sido muy sensible a los cambios en el entorno global independientemente de que ahorita esté en niveles exageradamente altos mientras el entorno global esté tenso, nervioso, el peso estará reflejando esa tensión y nerviosismo", indica Correa.

Estima que en este entorno incierto y volátil el tipo de cambio operaría más cerca de 14 que de 13 pesos por dólar, pero "si de alguna forma las cosas empiezan a caminar bien en el entorno global y alguno de estos riesgos se diluye, el peso debería regresar rápidamente hacia 13 pesos, o inclusive por debajo si se dan eventos positivos".

El peso estará muy volátil todavía, oscilando alrededor de 13.50 unos días y otros cerca de 14 pesos, y dependerá del sentimiento en torno a la economía mundial, agrega Gabriel Casillas, director de Investigación Económica de J.P. Morgan México.

"Vemos una volatilidad amplia, sin embargo, el movimiento importante se dará en la segunda mitad del año, ya que creemos que en Europa resolverá sus asuntos de corto plazo y porque si las encuestas siguen como van hasta ahora, después de las elecciones en México, habrá un candidato con la mayoría relativa en el Congreso que puede propiciar un ambiente optimista entre los inversionistas de que habrá reformas en México, las que no se han podido aprobar".

Si Europa logra transitar por este primer trimestre complicado y se instrumentan las soluciones para mantener a Grecia dentro de la zona euro, o logran una salida ordenada que limite el impacto que pudiera tener sobre el sistema financiero, en la segunda mitad del año puede venir una liberación de la tensión, un regreso a las condiciones de orden y un tipo de cambio bastante más bajo, pero es un entorno difícil, altamente incierto, especialmente para el tipo de cambio, subraya.

Jorge Suárez Vélez, Presidente de SP Family Planning, N.Y., agrega que el tema no es el peso, sino el comportamiento del dólar. "Mucho de la volatilidad del peso no tiene nada que ver con México, sino con la revaluación del dólar contra el euro, por lo que seguirá la volatilidad que no tendrá nada que ver con el peso".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En su opinión, la lógica debería ser tener un peso que cotizará entre 12 y 12.50, por niveles de precios y de la estructura de las economías de México y EU, pero la realidad es que "si vemos al dólar apreciarse rápido contra todos podríamos ver un peso más débil quizás en 13.50, pero no tiene nada que ver con la economía mexicana".

El primer trimestre seguirá siendo muy volátil y dependerá de la evolución de los precios de materias primas. "Hay que seguir con lupa la evolución de Europa, el precio del cobre, del acero y eso es lo que va a empezar a generar preocupación de los países que le han estado exportando a China. El peso seguirá dependiendo del factor externo, aún el dólar mismo que se revalúa y no porque la economía de EU esté mejorando, sino porque la de Europa se está deteriorando".

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×