La crisis europea amenaza a China

La economía creció 8.9% en el cuarto trimestre de 2011, su nivel más lento en 2 años y medio; el país podría verse afectado por una caída en las exportaciones causada por la recesión europea.
china  (Foto: Thinkstock)
Nin-Hai Tseng
NUEVA YORK (CNN) -

En las tres últimas décadas, China ha registrado un crecimiento sorprendente. Y más sorprendente aún es la forma en que sus autoridades han logrado una robusta economía en los años recientes. Mientras el resto del mundo se hundía en la recesión en 2008 y 2009, la economía china creció en más de 9% anual. Y para asombro de muchos analistas, los datos oficiales divulgados esta semana muestran que China creció más de lo esperado en el último tramo del año pasado. Su Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 8.9% durante el cuarto trimestre de 2011, a pesar de que la crisis de deuda europea conmocionó a los inversionistas. Cierto que la tasa de crecimiento reportada al término del 2011 fue la más lenta en dos años y medio, pero aún así superó las expectativas. Y lo que es más importante, superó la meta del 8%, un objetivo considerado como el mínimo para crear empleos.

Está claro que China puede lograr el crecimiento económico. Pero en los próximos  meses, ante los acontecimientos que se dan en Europa, será más difícil para sus autoridades lograr lo que los economistas llaman  un "aterrizaje suave". Se trata de la hercúlea tarea de desacelerar el crecimiento del PIB, pasarlo de dos dígitos a un crecimiento de alrededor del 5%, controlar la inflación y al mismo tiempo ‘enfriar' el sobrecalentamiento del mercado inmobiliario sin provocar su colapso.

Lo que ha distinguido a China en estos años es su capacidad singular para manejar su economía en una forma que complace a ambos sectores, el público y el privado. Tras la crisis financiera de 2008, el país lanzó un plan de estímulo masivo y evitó una recesión.

El Gobierno invirtió miles de millones en proyectos de infraestructura y exhortó a los bancos a prestar y financiar todo tipo de construcciones, desde apartamentos hasta torres de oficinas. Lo que es más, en 2010, mientras la mayoría de las naciones desarrolladas luchaban por recuperarse de la recesión mundial, la economía china aventajó a la de Japón y se convirtió en la segunda más grande del mundo, por detrás de Estados Unidos.

El otro lado de la moneda es que, dado que la economía china crecía a un ritmo trepidante, los precios de la vivienda se dispararon, la propiedad quedó fuera del alcance de millones de personas. Y cuando numerosos inversionistas se preguntaban si la burbuja inmobiliaria reventaría, las autoridades de Beijing implementaron políticas para atajar la inflación elevando las tasas de interés y endureciendo los criterios de concesión de préstamos.

Hoy, cuando a los inversionistas les preocupa que la nación tal vez no esté creciendo lo suficiente, el país ha transitado gradualmente hacia políticas monetarias más flexibles. Principalmente, el Gobierno ha instruido a los bancos para que aumenten los préstamos, una orden que se cumplirá pues, a diferencia de Estados Unidos, en China los grandes bancos son propiedad del Estado. Exportaciones

A pesar de esto, la resistencia de China podría debilitarse y 2012 sería un año difícil. El país tal vez no logre escapar a la furia de la crisis de deuda europea. El crecimiento de China en todo 2011 cayó a 9.2%, que si bien es una tasa que Estados Unidos y Europa sólo pueden soñar, es menor al 10.4% registrado en 2010.

Los economistas creen que para conseguir un ‘aterrizaje suave' se requiere un crecimiento de al menos 8%. Pero la última cifra del PIB muestra una importante caída en las exportaciones, que son el motor de la economía asiática. En diciembre, los bienes y servicios chinos vendidos al exterior aumentaron 13.4%, el menor crecimiento de las exportaciones reportado desde noviembre de 2009.

"El riesgo para China es que factores externos la impacten más a medida que avance 2012", advierte Nicholas Lardy, autor del libro ‘Sustaining China's Economic Growth after the Global Financial Crisis' e investigador de The Peterson Institute for International Economics.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Lardy cree que la caída en las exportaciones es particularmente preocupante, dado que el crecimiento de China se ha ralentizado en los últimos cuatro trimestres consecutivos. Las previsiones que apuntan a una recesión en Europa este año -uno de los principales mercados de China-, aunadas a las repercusiones que tenga en el resto del mundo, podrían reducir las exportaciones en otro punto porcentual.

Si bien China ha esquivado milagrosamente más de una tormenta, la crisis en Europa pudiera ser la enfermedad a la que no pueda escapar.

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×