El WEF ve esperanza para la eurozona

En el encuentro de Davos existe una ligera esperanza de que el bloque librará la catástrofe; sin embargo, falta una estrategia de crecimiento para la zona euro.
euro  (Foto: AP)
DAVOS, SUIZA (Reutes) -

En la cita anual del Foro Económico Mundial de Davos existe una palpable sensación de esperanza en que la zona euro está alejándose del borde de la catástrofe, pero los líderes empresariales dicen que los problemas de Europa siguen frenando la recuperación mundial. Una estrategia de crecimiento es el ingrediente que falta en el cóctel de políticas que los líderes de la zona euro están mezclando para salvar al bloque de la moneda única de la ruptura. Sin recuperación económica, la reelección será difícil para los presidentes de Europa y de fuera de ella este año.

Los 2,600 líderes políticos y empresariales que asisten al foro de Davos de cinco días se reúnen en un ambiente de mayor confianza del mercado gracias a las señales de que la zona euro podría evitar la recesión y de que se está relajando la intensa presión del mercado sobre Italia y España.

Grecia se aferra a la esperanza de un acuerdo de canje de bonos para evitar una cesación de pagos más extrema, aunque el acuerdo dista de estar garantizado.

Pero los mercados parecen relativamente despreocupados ante la perspectiva de un impago griego forzoso, y ven cada vez más el problema como un hecho aislado con respecto a los acontecimientos de otras regiones de la zona euro.

"Hay una creciente sensación de que Grecia es diferente de los demás y que el contagio a otros podría estar contenido", dijo Giles Keating, jefe de investigación de banca privada de Credit Suisse, antes del primer día completo del foro, el miércoles.

"Hay una sensación de voluntad política y capacidad mecánica para hacerlo," agregó.

Los mercados han subido ante las señales prometedoras de Europa -el índice mundial de acciones MSCI se ha elevado alrededor de 5% en lo que va del año-, pero este alza parece estar perdiendo fuerza y esconde preocupaciones subyacentes sobre el crecimiento.

Sólo el 40%de los altos ejecutivos de todo el mundo tienen "mucha confianza" en un crecimiento de los ingresos de sus compañías en los próximos 12 meses, por debajo del 48% del 2011, según un sondeo de PricewaterhouseCoopers (PwC) a 1,258 presidentes ejecutivos conocido el martes.

El ex secretario del Tesoro de Estados Unidos Lawrence Summers escribió en una columna en Reuters esta semana que "la ansiedad sobre el futuro sigue siendo un motor importante de los resultados económicos".

Esa sensación se repite entre la comunidad de inversión estadounidense.

Parte del problema del crecimiento es que Alemania insiste en que otros estados de la zona euro deben llevar a cabo el tipo de reformas estructurales que le ayudaron a recuperar competitividad en la última década, pese al riesgo de enviar a las economías más débiles a una espiral deflacionaria.

"Para superar la crisis, no hay otra manera que la estricta consolidación y las reformas estructurales en los estados miembros", dijo el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, en la noche del martes.

Máquina de dinero

Varias altas autoridades de la zona euro, ocupadas tratando de solucionar la crisis, sólo pueden permitirse pasar un día en la conferencia. En el pasado, ellos -o sus predecesores- iban por varios días.

Una de ellas es el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que participa en una mesa redonda el viernes bajo el título: "Perspectiva Económica de Europa: ¿Qué pasos son necesarios para restablecer la confianza y el crecimiento en la zona del euro?".

Con Draghi, que se hizo con el timón del BCE en noviembre, el Banco Central ha canalizado casi medio billón de euros en préstamos baratos a tres años -llamados LTROs- a los bancos en un intento por evitar una crisis de crédito y darles medios para comprar bonos soberanos.

Hay señales de que la táctica está funcionando, y los inversores han acudido a comprar bonos españoles y los rendimientos italianos cayendo bastante por debajo del 7% que alarma a los mercados, a pesar de que Standard & Poor's degradara la calificación crediticia de nueve países de la zona euro este mes.

Sin embargo, esta medida no ha resuelto las preocupaciones sobre el crecimiento.

Participantes en el mercado financiero dicen que están más preocupados ahora por la ausencia de crecimiento en la zona euro que por los déficits presupuestarios y los niveles de la deuda pública, porque el crecimiento es el que permitirá a los países mantener y pagar sus deudas con el tiempo.

"Parece que los LTROs están teniendo una contribución positiva. ¿Resuelven todos los problemas de manera sostenible? Probablemente no", dijo Andrew Bosomworth, un director de cartera de Pimco.

"A fin de cuentas, todo se reduce al crecimiento: eso es lo que estos países necesitan para mantener su deuda sostenible", agregó.

Las últimas previsiones sugieren que Grecia y Portugal están atrapados en profundas recesiones, reduciendo sus ingresos y por tanto su capacidad para cumplir con sus metas fiscales. España e Italia estarán en recesión previsiblemente este año y el próximo, lo que provoca las mismas preocupaciones.

Incluso Alemania, la locomotora económica de la zona euro, se enfrenta a una "mella en el crecimiento". La economía se contrajo en alrededor de un cuarto de punto en el último trimestre del 2011 y muchas autoridades prevén poco crecimiento en los tres primeros meses de este año.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
El 40% de los bitcoins disponibles está en manos de 1,000 personas
No te pierdas
×