El regreso del súper peso, ¿cerca?

Ubicada entre las monedas con mejor desempeño, economistas ven riesgos para la divisa mexicana; en lo que va de 2012 registra una apreciación de 8%, que ha sido inesperada para los mercados.
dolar  (Foto: Thinkstock.)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El peso mexicano ha logrado colocarse entre las monedas con mayor fortalecimiento en lo que va del año, con una apreciación acumulada de 8.3%, lo que la ubica como una de las divisas de mercados emergentes con mejor desempeño.

Un conjunto de factores complementarios está detrás el rally cambiario en monedas de mercados emergentes (incluido el peso mexicano) y el mayor apetito global por el riesgo en general, coinciden economistas.

"El peso tiene más posibilidades de fortalecerse hacia 12.50 por dólar", indica Moisés Tiktin, director de Banco Monex. De hecho, estima que la cotización de la moneda oscilaría entre ese nivel y 13 pesos.

"No esperamos que baje de 12.50 pesos por dólar, que sería un nivel acorde con la situación de México, que en su parte económica es un país estable y eso tiene su valor. Está condicionado a lo que pase con el dólar y el euro, sin duda, pero el peso va considerándose una moneda relativamente estable dentro del panorama mundial".

El peso mexicano prolongó el viernes una vigorosa carrera alcista, con potencial para generar un cambio de tendencia de mediano plazo, empujado por una catarata de favorables cifras económicas de Estados Unidos. La moneda local cerró en 12.6510 pesos por dólar, con una ganancia de 1.16%.

Aun cuando en los últimos días el peso ha mostrado una fortaleza importante, existen factores tanto financieros como económicos que apuntan a que la volatilidad continuará en el mercado cambiario durante el resto del año, agrega Banco Base.

En el mercado financiero, el factor más relevante está en las ganancias que han mostrado las bolsas de valores del mundo que han sido acompañadas de un bajo volumen de operación. Históricamente, las fluctuaciones en el mercado de capitales dependen del volumen, ya que tiende a provocar rápidas pérdidas cuando se toman utilidades.

Como consecuencia, se genera una mayor aversión al riesgo a nivel global, lo que provoca una oleada de capitales hacia afuera, sobre todo en los mercados emergentes como México, aún y cuando los datos económicos estén positivos.

Además, Grecia tiene el vencimiento de su principal bono el 20 de marzo y se especula que podría caer en moratoria, lo que ocasionaría un movimiento de capitales desde mercados emergentes hacia activos sin riesgo, como los bonos del Tesoro estadounidenses.

También la recesión en la zona euro, que cada vez es más probable causará especulación, destaca Banco Base en un análisis sobre el peso. Agrega que "asumiendo una alta volatilidad, el tipo de cambio podría alcanzar un nivel de hasta 12.60 por dólar en el primer trimestre del año, pero con un techo de hasta 13.10 pesos, sobre todo en las fechas cercanas al vencimiento de la deuda griega".

A pesar del favorable ánimo predominante en los mercados, fuentes importantes de incertidumbre globales continúan y la crisis europea es un ejemplo, indica Joel Virgen, economista de Banamex Citi.

Sin duda, la liquidez interbancaria provista por el Banco Central Europeo (BCE) en diciembre pasado ha dado relativa calma a los mercados; no obstante, las causas que originaron la crisis siguen sin resolverse, precisa.

El referente más cercano es el acuerdo pendiente entre Grecia y sus acreedores y la asociada recepción de una nueva entrega de apoyo a la nación helénica, que se puso en duda este fin de semana. Por otra parte, a pesar de que las cifras en China continúan respaldando la expectativa de enfriamiento moderado de su economía, la incertidumbre que rodea a su grado de desaceleración continúa vigente.

El riesgo geopolítico que representa Irán y el rechazo a su programa nuclear por parte de Occidente (que recientemente se ha reflejado en el embargo por parte de la Unión Europea) es otro factor de riesgo, potencial fuente de volatilidad de materializarse un escenario adverso.

Aunque permanece optimista respecto al imperante clima de apetito por el riesgo, Citi considera que los riesgos al entorno no son desdeñables, lo que impone límites a su optimismo.

La moneda mexicana estará sujeta a una gran volatilidad, derivada de la incertidumbre que causa el tema principalmente de Europa, coincide Manuel Guzmán, director de Análisis Económico del Grupo Financiero BX+.

"México es la moneda emergente más líquida del mundo, y sin duda eso nos da una cualidad importante, habla de la gran integración comercial que tiene nuestro país con el mundo, pero al ser una moneda extremadamente líquida es susceptible de registrar muy rápido los acontecimientos que se dan en diferentes latitudes. Esa gran liquidez nos juega en contra cuando existen momentos de incertidumbre", afirma.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, resalta que una fuerte entrada de recursos al país es un factor que propicia la apreciación del peso. "Hemos visto un fuerte flujo de recursos que han entrado a México, junto con ingresos por exportaciones, remesas e inversión extranjera directa lo que hace es hablarnos de un sector externo fuerte", afirma Guzmán.

El mensaje es que "si estamos convencidos que tenemos un sector externo sólido, si todos coincidimos que tenemos una balanza de pagos sólida y fuerte,  todos debemos coincidir entonces que el peso se deberá fortalecer y estimamos que cerrará el año en niveles cercanos a 12.6 pesos por dólar".

Ahora ve
Con Guillermo del Toro a la cabeza, así quedan las nominaciones a Globos de Oro
No te pierdas
×