Europa borrará ‘sonrisa’ a los mercados

La falta de soluciones amenaza con generar una nueva ola de volatilidad, advierten economistas; en las primeras semanas de 2012 el optimismo invadió a los mercados, lo que puede cambiar, dicen.
mercados nerviosismo  (Foto: Thinkstock.)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El futuro de la Unión Europea es cada vez más incierto. Con una crisis de deuda son resolver, un entorno recesivo y elevadas tasas de desempleo, la volatilidad para los mercados financieros regresará en cualquier momento, advierten economistas.

"El tiempo para que se alcance algún acuerdo entre Grecia y sus acreedores se está terminando sin que haya señales concretas de avance. Aunque hasta el momento las noticias que han alimentado el desempeño de los mercados han sido relativamente favorables, aún está por verse una solución definitiva al problema de la crisis de la deuda", indica Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Cualquier complicación relevante de la situación en Europa tendría efectos en los mercados financieros, por lo que la probabilidad de un nuevo repunte en la percepción de riesgo y en la volatilidad de los mercados financieros se mantiene vigente.

La estabilización de los mercados financieros internacionales puede continuar en el corto plazo, pero está claro que la crisis de deuda soberana no está resuelta y que la volatilidad puede resurgir en cualquier momento, por lo que recomendamos mantener una actitud cautelosa, agrega Análisis Santander.

Dejan Mihailovic, profesor del Departamento de Estudios Sociales y Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México, dice que las medidas que han anunciado los líderes europeos solo confirman la gravedad de la crisis, no la resuelven y la profundizan, y mucho menos tocan las causas fundamentales de la misma, que es la crisis que vive la economía real.

Los líderes políticos griegos enfrentaron este martes negociaciones cruciales para asegurar un nuevo paquete internacional de rescate y evitar una caótica moratoria de deuda, en medio de un paro nacional contra una mayor austeridad fiscal.

Un nuevo acuerdo de rescate financiero de 171,000 millones de dólares (130,000 millones de euros) es vital para que Grecia evite la bancarrota el mes entrante, ya que no podría cubrir los 19,100 millones de dólares (14,500 millones de euros) para el pago de bonos con vencimiento el 20 de marzo.

Ligados al acuerdo hay planes de bancos y otros tenedores privados de bonos para condonar 131,600 millones de dólares (100,000 millones de euros) en deuda y nuevos términos de pago más benévolos.

"No veo ninguna medida que de alguna manera aliente el sector productivo de las economías europeas, mucho menos una política laboral a favor de las masas económicamente activas, y veo un sistema donde las instituciones pierden la credibilidad cada vez más", advierte el catedrático del Tec.

Las medidas que se han implementado hasta la fecha no han dado resultados, principalmente porque no han atacado las principales causas de la crisis, con recortes presupuestales y más deuda para pagar deuda, "reciclamos un mismo modelo que ya caducó", agrega.

En opinión de economistas de BBVA Research, las cumbres europeas están empezando a recordar vagamente aquella película interpretada por Bill Murray, 'El día de la marmota', en la que el protagonista se levanta todas las mañanas para revivir con pequeñas variaciones el mismo día, una y otra vez, sin poder escapar de él, como un Sísifo moderno. En la última cumbre, los líderes europeos se reunieron para avanzar en los acuerdos hacia un tratado intergubernamental que refuerce la disciplina fiscal y el adelanto del mecanismo permanente de rescate, en la solución al problema griego, y en propuestas de apoyo al crecimiento que compensen los ajustes fiscales acelerados en las que se basa la estrategia europea para restaurar la confianza en los mercados de deuda periférica.

Sin embargo, los avances, han sido escasos, destacan Sonsoles Castillo y Miguel Jiménez, economista en Jefe de Escenario Financiero y economista en Jefe de Europa de BBVA Research, respectivamente.

Una novedad de esta cumbre fue el énfasis verbal puesto en el crecimiento. Sin embargo, en este frente no se han aportado fondos sustanciales adicionales para infraestructura, como ha sugerido Italia, ni se ha abordado una ralentización en el ritmo de consolidación fiscal o la consideración de la situación cíclica en el cumplimiento de los objetivos de déficit.

Aunque el documento final de la cumbre está lleno de propuestas para relanzar el empleo juvenil y apoyar a las pequeñas empresas, apenas hay fondos nuevos, y las ideas propuestas repiten iniciativas pasadas de la UE. En definitiva, habrá que esperar a marzo para ver cómo se materializan estos acuerdos, y sobre todo para ver si esto viene acompañado de un apoyo europeo más contundente para reducir las primas de riesgo.

Tragedia griega, sin disiparse

En su más reciente nota, estrategas de Citi estiman que Grecia tiene un 50% de probabilidad de salir del Eurogrupo en los próximos 18 meses contra 30% que tenía anteriormente. Básicamente, ese incremento obedece al menor apoyo que podrían darle sus acreedores tras la reducción de 50% de los títulos en manos de estos.

No obstante, consideran que el impacto de una eventual salida de Grecia no sería tan perjudicial como lo era hace un año y medio. La exposición de los bancos europeos a la deuda helena se ha reducido notablemente (60% contra 2009), además de que los países con riesgo de contagio están aplicando severos programas de austeridad.

Los especialistas estiman que Grecia alcanzará a tiempo un acuerdo con sus acreedores privados y con la Troika de tal modo que permita evitar un default el próximo mes de marzo, cuando debe afrontar el pago de alrededor de 15,000 millones de euros en vencimientos.

No hay nada concreto, la deuda griega es impagable porque ese país no tiene posibilidad, liquidez ni solvencia económica, agrega Dejan Mihailovic, del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"En este momento, lo único que se puede hacer, y se está haciendo, es el nuevo rescate y conseguir el importe de 135,000 millones de euros, pero deuda genera más deuda y para pagar el importe hay que endeudarse más, es un circulo vicioso del que nadie se puede librar cuando toca fondo", señala.

En su opinión, la Unión Europea es víctima del propio modelo que impuso para la economía general globalizada: un modelo netamente neoliberal cuya fecha de caducidad ya expiró y "preocupa que se trata de resolver la crisis imponiendo las mismas medidas que profundizaron esa crisis; no me cabe duda que los líderes europeos tienen buenas intenciones, pero saben poco o nada del tema".

Ahora ve
Este panda disfruta de la nieve en Washington como pocos
No te pierdas
×