Usuario, víctima de TV Azteca y cableros

La falta de reglas provoca que el pleito por el cobro de la señal afecte a consumidores: analistas; la CFC, Cofetel y Profeco deben tomar acciones para proteger a los televidentes, señalan.
tv azteca cablevision cablecom 2  (Foto: Thinkstock)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La falta de regulación para la difusión de contenidos de televisión abierta en sistemas de televisión de paga es el problema de fondo en el desacuerdo suscitado este lunes entre empresas cableras y TV Azteca, señalan analistas.

Este lunes, Megacable, Cablevisión Monterrey, Cablecom, Telecable y Cablemás sacaron del aire la señal de la televisora del Ajusco, debido a que la empresa les exigió un cobro por su transmisión.

Y pese a que en las redes sociales algunos usuarios descartan verse afectados, es un hecho que la mayoría de los mexicanos consume la programación de la televisión abierta, comentó Ernesto Piedras, presidente de la consultora The Competitive Intelligence Unit.

"No debe ser un tema de voluntades. Es algo que se debe regular", dijo el analista.

El experto considera que los reguladores -la Comisión Federal de Competencia (CFC), la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco)- deben tener facultades para tomar acciones y proteger al usuario, quien resulta el mayor afectado por este conflicto. 

Las empresas de televisión por cable argumentan que tomaron la decisión de bajar la señal de TV Azteca para evitar que sus clientes paguen más por contenidos.

"TV Azteca nunca había cobrado por su programación", comentó Luis Zetter, director de finanzas de Megacable, quien afirmó que las cuotas que intenta cobrar la televisora actuarían en perjuicio de los suscriptores.

Este conflicto se remonta a enero pasado, cuando el contrato entre TV Azteca y este grupo de cableras culminó, pero se logró una extensión hasta mediados de febrero. Según Megacable, el acuerdo se limitaba a compartir los beneficios por la publicidad con la televisora del Ajusco.

Asimismo, Zetter dijo desconocer los montos que TV Azteca pretende cobrar a las cableras que forman parte de PCTV, compañía representa al total de los concesionarios de televisión por cable.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) llamó la atención sobre este asunto en su estudio sobre las telecomunicaciones en México, presentado a mediados de enero.

"Hasta la fecha, no hay obligaciones generales de must carry o must offer en el mercado mexicano. Esto significa que los participantes en la televisión de paga deben negociar los términos contractuales si es que quieren transmitir canales abiertos. Debido al poder de negociación de Televisa y de Televisión Azteca, es muy probable que este mecanismo tenga un impacto perjudicial en terceros operadores de televisión restringida (en especial en los pequeños)", explicó el organismo internacional en su análisis.

A su vez, la compañía de televisión de paga Dish pidió a las autoridades reguladores imponer las condiciones de must carry y must offer al sector, como condición para aceptar la concentración de Televisa con Iusacell, que fue negada por la CFC a inicios de febrero.

Dish dejó de transmitir las señales de TV Azteca en 2011, y nunca ha difundido los canales nacionales de Televisa, aspecto que la CFC hizo notar en su resolución de negativa a la concentración entre las empresas de Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego.

El regulador antimonopolios considera a los canales de televisión abierta como un insumo "indispensable" para la competencia en el mercado de TV restringida.

"Dichos canales (televisión abierta) concentran un porcentaje significativo del rating dentro de canales de los proveedores de estos servicios", comentó la CFC en su resolutivo para Televisa.

El presidente de MVS Comunicaciones, que forma parte del mismo grupo que Dish, Joaquín Vargas Guajardo, expresó este martes a través de Twitter sus dudas sobre el conflicto reportado entre las cableras y TV Azteca.

"#COFECO: Televisa bajó las señales de TV azteca de la mayoría de sus sistemas de cable. Se pelearon?; Les creen?, yo tampoco...",  comentó.

Ernesto Piedras considera que, independientemente de las intenciones de cada compañía, es un hecho que la legislación se debe reformar para evitar que el consumidor se vea dañado por estas disputas.

Además, Televisa y Iusacell se encuentran en el periodo para recurrir la resolución del ente antimonopolios.

El término must carry se refiere a la obligación de las firmas de TV de paga de transmitir las señales de televisión abierta en sus paquetes. Esta legislación se usó en Estados Unidos para obligar a la TV restringida a dar cabida en su programación a las transmisiones locales, sin necesidad de algún pago.

En cuanto al must offer se refiere a la obligación impuesta a las televisoras con canales abiertos a ofrecer a un precio sin discriminación su oferta a las empresas de TV de paga, previo el pago de una contraprestación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La CFC incluyó este término cuando Televisa adquirió el 50% de TVI (ahora Cablevisión Monterrey) con el fin de evitar una concentración dañina para el mercado, pero nunca se pudo poner en práctica.

Cablevisión Monterrey y Cablemás forma parte de Grupo Televisa, y junto a Cablevisión y Sky conjuntan cerca del 51% de la oferta en televisión restringida del país, mientras Megacable cuenta con un 16%, según datos de BBVA Research al tercer trimestre de 2011.

Ahora ve
El juez Daniel Urrutia reprueba la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×