5 maneras de transformar a Grecia

Además de sus problemas de deuda, otros aspectos han evitado la recuperación económica del país; se requiere de reformas a leyes limitantes en sectores como el farmacéutico, turismo y transporte.
grecia  (Foto: AP)
Shawn Tully

Las fuertes imágenes de Atenas -calles atascadas con manifestantes, edificios majestuosos y Starbucks en llamas- están enmascarando un impulso por liberar a los mercados que no se parece en nada a algo que ninguna nación haya tratado de hacer en las últimas décadas.

La plataforma está siendo impulsada fuertemente por el nuevo gobierno de Papademos, bajo una intensa presión por parte de la 'troika' -el Fondo Monetario Internacionl (FMI), la Unión Europea y el Banco Central Europeo (BCE).

Grecia tendrá que aprobar rápidamente una lista histórica de reformas para obtener la última subvención de 170 millones de dólares de la troika, y evitar un incumplimiento desastroso cuando su próxima ola de bonos se venza a mediados de marzo.

Estas reformas no sólo son necesarias para evitar la bancarrota. Son absolutamente esenciales si Grecia pretende crecer y prosperar de nuevo, condiciones que son imposibles con su nivel actual de salarios inflados y con mercados no competitivos, altamente restringidos y llenos de cárteles.

El principal problema de Grecia es que ha estado dependiendo desde hace años de la venta creciente, a su propio pueblo, de bienes y servicios domésticos que no enfrentan la competencia internacional -casas, cortes de pelo, pólizas de seguros-.

Ese modelo pareció funcionar cuando los griegos experimentaron un auge de crédito al consumo de 2001 a 2008. Pero la explosión de la demanda interna significó una fuerte alza en los salarios, volviendo demasiado caras las exportaciones de Grecia en los mercados internacionales. Al mismo tiempo, sus aparatos y dispositivos electrónicos de producción nacional eran incapaces de competir con importaciones más baratas procedentes de Alemania o los Países Bajos. Grecia tampoco hizo nada por reformar las prácticas monopólicas en el turismo y transporte carretero, la cuales frenaron más las exportaciones.

Como miembro de la zona euro, Grecia no puede devaluar su moneda para restaurar su competitividad e impulsar las exportaciones. Para crecer de nuevo, Grecia necesita reducir los salarios de manera dramática y aumentar la productividad al desregular los mercados a un ritmo desgarrador.

Es una tarea agotadora y políticamente peligrosa. Sin embargo, el número y el alcance de las reformas que Grecia ha aprobado, o se ha comprometido a aprobar, en los últimos meses es realmente impresionante.

Examinemos cinco nuevas medidas que podrían transformar por completo la economía griega.

  • Industria de los cruceros

Sus preciadas islas y maravillas de la antigüedad hacen del turismo la industria número uno de Grecia, la cual representa el 15% del PIB. Grecia debería ser uno de los destinos de cruceros más importantes a nivel mundial. Pero las leyes altamente restrictivas han desalentado desde hace mucho tiempo las visitas de operadores turísticos extranjeros como Carnival y Princess a Grecia.

Durante décadas, la ley exigía que todos los operadores extranjeros debían contratar un alto porcentaje de marineros griegos en sus tripulaciones para poder iniciar o terminar un viaje en cualquier puerto griego. Es notable que la Unión Europea no acatara esta disposición altamente anti-competitiva, ya que también aplica a operadores franceses, españoles y a todos los demás miembros de la Comunidad Europea. Como resultado, las líneas de cruceros mundiales utilizaban Turquía o Israel como puertos base. Los turistas volaban a Estambul o Haifa, en lugar de Atenas, y dejaban su dinero en sus hoteles y proveedores.

En 2010, bajo las órdenes de la troika, el Gobierno griego aprobó una nueva ley que prometía una reforma, pero fracasó en su implementación. La medida finalmente retiró el requisito para las compañías de la Unión Europea de contratar marineros griegos, pero fijó un impuesto rígido sobre empresas de Estados Unidos, Canadá y el resto de los países no pertenecientes a la Unión Europea, destinado a beneficiar los fondos de retiro de los marineros. También requiere a las líneas de cruceros firmar un contrato de tres años que garantiza visitas a los puertos griegos.

Ninguna línea de cruceros entró al mercado bajo esa ley. Pero ahora, el nuevo Gobierno se ha comprometido a aprobar una medida que elimina tanto el impuesto como la exigencia de contrato para las firmas operadoras fuera de la Unión Europea. Ahora se encuentra en la agenda de la actual legislatura. "La nueva ley promete hacer de puertos como El Pireo una gran atracción para los grandes operadores de cruceros", afirma Nicos Vernicos, presidente de la Cámara de Comercio Internacional de Grecia. Observa de cerca esta ley: Su aprobación sería un indicador crucial de una reforma.

  •  Industria de transporte

El costo increíblemente alto del transporte por carretera está presionando tanto las exportaciones griegas como la producción nacional. Para operar una flota de camiones, las empresas necesitan una licencia por cada unidad, y ninguna licencia nueva ha sido concedida desde 1970. "En 40 años, el comercio internacional de Grecia se ha triplicado y el número de camiones está congelado", dice Miranda Xafa, una destacada economista griega. Como resultado, los camiones son escasos, por lo que los fabricantes tienen que pagar precios inflados para mover mercancías dentro de Grecia, o hacia los mercados extranjeros. Las licencias son vendidas pero sólo a precios altísimos, provocando que los camioneros cobren precios de oro para recuperar sus inversiones.

Los griegos compran coliflores de Bélgica porque es muy costoso transportarlas dentro de sus fronteras. Cuesta menos hacer una mudanza de un apartamento lleno de muebles de Bruselas a Atenas con un camionero belga que lo que cuesta transportar los mismos muebles de un almacén de Atenas al nuevo alojamiento a pocos kilómetros de distancia. A los camiones que transportan productos electrónicos de Atenas a Salónica se les impide regresar con una nueva carga.

En 2010, el Parlamento aprobó una ley que permite al Gobierno emitir nuevas licencias a un costo mínimo. Pero la reforma fue retrasada durante tres años -lo cual recuerda el primer intento de la 'reforma' a los cruceros- lo cual provocó cuestionamientos sobre si realmente se concretaría. A principios de este año, el Parlamento eliminó el periodo de transición y abrió totalmente el mercado de transporte por carretera a partir de enero. A menos que Grecia se arrepienta, el envío de todo, desde aceite de oliva hasta aparatos costará mucho menos a los compradores extranjeros, y sus vegetales y otros productos llegarán a nuevos mercados dentro de Grecia.

  • Productos farmacéuticos

Durante varias décadas, la economía griega ha estado plagada de controles de precios que han afectado a los consumidores, y han eliminado todos los incentivos para que las industrias mimadas mejoren su productividad. Un ejemplo notable son los productos farmacéuticos. El Gobierno garantizaba a las farmacias un margen de ganancia del 35% sobre todos los medicamentos. Así que un medicamento patentado para el corazón de 200 dólares registraba un aumento de 70 dólares en el precio de venta. "El incentivo para las prescripciones excesivas era inmenso", dice Xafa. "Esto explica por qué Grecia tiene el mayor nivel de consumo farmacéutico per cápita en la Unión Europea".

Bajo una nueva ley, las farmacias están limitadas a imponer un margen de 15% en medicamentos de bajo costo, y uno mucho menor para terapias costosas. En promedio, los márgenes de ganancia deberán entrar entre el viejo 35% y menos del 15%, una gran victoria para los consumidores.

  • Desarrollo de instalaciones turísticas

Para los amantes de Grecia, es un misterio porqué esta idílica isla no es un destino de descanso en la escala en que España o Portugal lo son. Por derecho, Grecia debería ser la Florida de Europa. De nuevo, las rígidas leyes han ahogado este mercado. En Grecia, las áreas exteriores de las ciudades no tienen leyes de zonificación. Eso no significa que sea posible construir libremente en islas o en zonas rurales. Por el contrario, el desarrollo está muy restringido. Sólo una única ley permite el desarrollo del planes maestros, y requiere que las villas y casas sean construidas en torno a un gran hotel.

La ley también impide al desarrollador vender casas o villas, solamente les permite alquilarlas. Por ejemplo, están prohibidos los desarrollos de campos de golf. Aunque parezca increíble, el país cuenta con sólo media docena de éstos.

Una nueva ley ofrece dos mejoras. En primer lugar, reduce la exigencia de dos declaraciones de impacto ambiental a una sola, reduciendo prácticamente el tiempo de aprobación a la mitad, de dos años a un poco más de 12 meses. En segundo lugar, ahora permite a los desarrolladores vender muchos de los departamentos y casas en sus complejos turísticos, en lugar de simplemente alquilarlos. Este cambio por sí solo podía hacer de Grecia un destino estelar para los jubilados.

Pero la medida aún no es suficiente. Los desarrolladores están presionando por más reformas. "Las leyes deben cambiar para permitir el desarrollo de campos de golf y puertos deportivos sin necesidad de construir más hoteles", dice Miltos Kambourides, socio director de Dolphin Capital, un desarrollador internacional de resorts de lujo con varios proyectos en Grecia. Si la mejora de las condiciones continúa, impulsará una industria con un potencial gigantesco.

  • Mercado laboral

Las medidas laborales aprobadas este mes son las reformas más importantes de todas. En el pasado, nada obstaculizaba la competitividad de Grecia con más severidad que su sistema de varios niveles para la fijación de salarios. Hasta hace poco, el Gobierno y los sindicatos negociaban un nuevo 'salario mínimo' anual, que ordenaba que los empleados con salarios más bajos recibieran un aumento de, por ejemplo, 5%.

En la práctica, el acuerdo no aplicaba sólo al nivel más bajo. Determinaba un piso en los salarios de los trabajadores en todas las industrias, arriba y abajo de la escala salarial. Luego, realizaba una segunda ronda de negociaciones para cada industria, con el acuerdo de 5% nacional como un aumento salarial mínimo. Así que los empleados de tiendas departamentales podían conseguir un 2% adicional. Sólo en ese punto las empresas particulares involucraban a sus sindicatos. Estos acuerdos empresariales agregaban otro par de puntos porcentuales. Por lo tanto, los aumentos en los prósperos años entre 2000 y 2008 fácilmente podían llegar a entre un 9% y 10% anual.

El sistema de tres niveles garantizaba que los salarios aumentaban más rápidamente que la inflación. Eso hizo que los productos griegos fueran más caros, año tras año, que los productos competidores procedentes de Alemania, que mantenía los salarios bajo control. Si un solo factor es responsable de la catástrofe en la zona euro, es la política de salarios rígidos no sólo en Grecia, sino en sistemas muy similares en Italia, España y Portugal.

Hoy en día, el desempleo en Grecia se ubica en 21%. Los sueldos por hora siguen siendo tan altos que muchos empleadores pagan en efectivo a los trabajadores, fuera del registro, para evitar los impuestos de seguridad social. Aunque parezca increíble, un aumento del 2.5% fue programado para julio a nivel nacional. Pero este mes, en su paso más decisivo hasta la fecha, el Gobierno desmanteló el elevador de pagos. Aprobó una disminución del 22% en el salario mínimo para la mayoría de los trabajadores, y una reducción de 32% para los empleados menores a 24 años.

El cambio debe producir un efecto expansivo inverso de reducción de sueldos en todos los niveles. "Grecia está finalmente rompiendo la espiral", dice Michael Massourakis, economista de Alpha Bank en Atenas. "Esto podría hacer mucho más eficientes a los mercados laborales". En efecto, la nueva ley permite a los empleadores negociar estrictamente a nivel de empresa, en lugar de comenzar con un gran aumento obligatorio antes de que comenzar a hablar con sus propios trabajadores. El problema: El nuevo sistema aplicará durante tres años. La posibilidad de que Grecia vuelva al viejo sistema en 2015 amortigua la importancia de esta reforma histórica.

En conclusión, está claro que Grecia sólo está adoptando estas reformas ampliamente rehusadas bajo una intensa presión. Podría elegir la ruta de salida del euro debido al sufrimiento que le causará mantener este rumbo. Pero después de dos años de indecisiones, finalmente está tomando las acciones correctas. La tragedia griega es que podría ser demasiado tarde.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×