EU importa trabajadores manufactureros

El repunte en la fabricación ha generado una escasez de empleados calificados en el sector; una de sus opciones es solicitar visas de trabajo especiales para extranjeros.
manufactura  (Foto: Thinkstock)
Parija Kavilanz
NUEVA YORK -

Los fabricantes estadounidenses, frustrados por la escasez de trabajadores manufactureros estadounidenses calificados, están yendo al extranjero a buscarlos.

El negocio manufacturero ha crecido recientemente, creando una enorme demanda de operadores de máquinas, fabricantes de herramientas, así como programadores y operadores de máquinas controladas por computadora .

"Estos trabajos son la columna vertebral de la manufactura", dijo Gardner Carrick, director del Instituto de Manufactura (MI, por sus siglas en inglés). "Estos son trabajos de clase media de buena calidad para los que los estadounidenses deberían estar entrenando".

Estados Unidos está experimentando una disminución en su cartera de talento manufacturero, dijo James Wall, subdirector del Instituto Nacional para las Habilidades del Trabajo con Metales (NIMS, por sus siglas en inglés).

"Ha estado desarrollándose durante años", dijo. Las fábricas no sentían tanto la necesidad de trabajadores cuando la fabricación se encontraba en una mala racha. Sin embargo, el último resurgimiento de lo 'Hecho en Estados Unidos' los ha obligado a luchar.

Wall dijo que algunos fabricantes han estado dependiendo de trabajadores extranjeros para llenar las brechas mediante visas H-1B.

El popular programa H-1B permite a los trabajadores extranjeros altamente calificados ser empleados en Estados Unidos por un período máximo de seis años. Cada año, el gobierno emite un cupo de nuevas solicitudes para visas de trabajo H-1B, y todas las industrias compiten por el cupo. El límite del año pasado se fijó en 65,000 visas.

Las compañías de alta tecnología tienden a presentar la mayor cantidad de solicitudes para visas H-1B. Los fabricantes no suelen ser grandes usuarios del programa. De todas las solicitudes de visa H-1B enviadas al Departamento de Trabajo estadounidense, menos del 10% fueron de fabricantes.

Un total de 39,551 trabajadores extranjeros para puestos de manufactura fueron certificados por el Departamento de Trabajo en 2011 para obtener visas H-1B.

Esa cifra fue superior a la de 34,830 trabajadores en 2010.

La agencia certifica una solicitud después de que un empleador estadounidense ha demostrado que es incapaz de encontrar un trabajador estadounidense dispuesto y capacitado para el trabajo.

Sin embargo, la visa H-1B necesita ser aprobada posteriormente por el Departamento de Estado para que pueda ser concedida. Así que el número de visas H-1B emitidas puede ser mucho menor que el número de solicitudes aprobadas.

La mayoría de las solicitudes para el sector de manufactura el año pasado fueron de arquitectura, ingeniería y otros empleos no relacionados con la producción, dijo Carrick tras analizar datos del Departamento de Trabajo.

Menos de 100 de las solicitudes certificadas fueron para trabajos básicos en fábricas, como maquinistas y operadores de máquinas controlados por computadora, agregó.

Así que, aunque los fabricantes estén tomando este camino, "(las visas) H-1B no serán nunca la respuesta a la escasez de personal calificado en trabajos de producción en la industria manufacturera", dijo.

"(La visa) H-1B sin duda no es la mejor solución a largo plazo", dijo Carrick. "Tenemos que cultivar este talento en casa".

Pero no le digas eso a Vicente Spinali, gerente general de Prattville Machine & Tool Company. El fabricante con sede en Peabody, Massachusetts que cuenta con 100 empleados es una tienda de máquinas cuyos clientes se encuentran en las industrias aeroespacial y de defensa.

Spinali dijo que la compañía invirtió un año y una "significativa cantidad de dinero" en traer de vuelta a uno de sus antiguos maquinistas desde Colombia a través del programa de visas H-1B.

"Él estaba en Estados Unidos bajo asilo político. Lo contratamos, lo entrenamos y estuvo con nosotros durante 15 años después de eso. Era un gran trabajador", dijo Spinali.

En 2010, Spinali dijo que la condición del trabajador cambió, y fue enviado de regreso a Colombia.

La compañía recuperó al trabajador hace seis meses. "Nos dimos cuenta de que se había vuelto muy importante para nosotros, y sería difícil reemplazar rápidamente a alguien con su experiencia", dijo Spinali.

Spinali dijo que el programa H-1B es difícil de manejar, consume demasiado tiempo y es costoso, pero que consideraría la posibilidad de volver a utilizarlo para contratar a más trabajadores.

"Nuestro negocio se ha recuperado", dijo. "Además, la mitad de nuestros trabajadores son mayores de 50 años. Será muy difícil reemplazarlos cuando se jubilen porque hay una escasez de trabajadores calificados jóvenes".

Mientras tanto, el Departamento de Trabajo estadounidense está tratando de desalentar el uso de visas H-1B entre los fabricantes estadounidenses, ofreciendo subvenciones a asociaciones y empresas de manufactureras para entrenar y contratar a nivel nacional.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La agencia recientemente otorgó al Instituto Nacional para las Habilidades del Trabajo con Metales una subvención de 2.2 millones de dólares que alentará a los miembros a comenzar prácticas profesionales en las propias empresas.

"Podemos y debemos desarrollar nuestra propia mano de obra calificada a través de institutos técnicos y de carrera", dijo Carrickn. "Estas escuelas pueden proporcionar a los fabricantes de Estados Unidos el suministro confiable de trabajadores calificados de producción que tan desesperadamente necesitan".

Ahora ve
Científicos crean la primera prótesis para tortuga impresa en 3D
No te pierdas
×