Europa, un ‘dolor de cabeza’ para rato

Aún cuando se apruebe un cortafuegos en la eurozona, su crisis se extenderá por años: analistas; los mercados confían en que los países aprobarán más recursos para sus fondos de estabilidad, dicen.
euro mercados  (Foto: Thinkstock)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Lejos de los acuerdos que se logren este viernes, Europa es un problema para los mercados financieros mundiales, porque todavía tendrá que lidiar por algunos años más con sus elevados niveles de deuda y altos déficit fiscales, dicen economistas.

"Los problemas de Europa fueron ocasionados no por tener una moneda común, sino por una política de endeudamiento indiscriminado y una laxitud extrema en la conducción de las finanzas públicas", destaca Manuel Guzmán, director de Análisis y Estrategia Económica del Grupo Financiero BX+.

Los inversionistas esperan que en la reunión que sostendrán este viernes ministros de finanzas europeos se anuncie un aumento en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), a por lo menos 700,000 millones de euros, y que se logren avances en las metas fiscales de los países miembros.

Aumentar los cortafuegos de la zona euro para hacer frente a las crisis sólo conseguirá chocar con limitaciones financieras y políticas, dijo este miércoles el consejero del Banco Central Europeo (BCE), Jens Weidmann, quien instó a los políticos a atacar las raíces de la crisis de deuda.

"El mercado está esperando no la solución definitiva, pero sí que se den avances, que la agenda se ponga en ese tipo de temas", señala Eduardo Ávila, subdirector de Análisis Económico de Monex Grupo Financiero, quien considera que en este momento España y Portugal destacan porque son los países que enfrentan problemas.

Quizás España sea el siguiente foco de atención para los mercados, porque su situación fiscal es relativamente débil, sobre todo por el tamaño que tiene su sistema financiero, y sigue adentrándose en la recesión, lo que tiene efectos negativos sobre la evolución de su sector bancario, estima Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Sin embargo, advirtió que en el mundo desarrollado persisten serios desequilibrios fiscales, no solo en España, y en la medida en que Europa en general va perdiendo ritmo en su actividad económica, o inclusive se contrae, es más difícil realizar el ajuste fiscal.

Ávila, de Monex, agrega que en 2012 el tema será fiscal. "El panorama para Europa luce complicado y mientras no se resuelva de fondo y en esencia, será un foco de tensión para los mercados. Con la crisis, la capacidad de pago de las economías se afectó mucho y la recesión se complica más, pero se piensa que es una recesión acotada".

Con relación a los cortafuegos, subraya que si se fijan en una cifra muy alta podría tener un efecto negativo en el sentido de que se dimensionaría el problema. Una cifra baja tendría el mismo efecto negativo en el sentido de que hay un problema y le destinan poco dinero.

"Creo que los 700,000 millones de euros sería una cifra que estaría a la mitad de la tabla, podría tranquilizar algo. Si se llega a un acuerdo, habría más estabilidad en los mercados en un entorno de más liquidez", agrega Ávila.

En un encuentro de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU por sus siglas en alemán), la canciller alemana Angela Merkel dijo que podía pensar que los dos fondos de rescate funcionen en paralelo, de modo que haya un total de 500,000 millones de euros disponibles para los países problemáticos.

Es probable que estos fondos -de alguna u otra forma- logren calmar a los mercados. Sin embargo, más allá que se pueda o no pagar, lo importante es la certidumbre y el futuro del proyecto de la Unión Europea, expone Adolfo Laborde, director de la Licenciatura en Relaciones Internacionales en el Tec de Monterrey Campus Santa Fe.

"Creo que sí llegarán a un acuerdo, pero habrá que ver si realmente el volumen del dinero que van a poner en ese fondo puede cubrir lo que se viene, pero lo importante será ver si están de acuerdo o no en continuar con un proyecto que empezó hace muchos años".

Advierte que en caso de una negativa, habría serios problemas. "Sería un mensaje muy malo para los inversionistas los acreedores y el futuro político de la Unión europea".

Laborde destaca que España está ante una situación grave, "si no dan resultado las políticas de austeridad y emergencia que ha tomado el nuevo Gobierno español, sí podemos enfrentarnos a una situación muy parecida o similar a la de Grecia".

En su opinión, es probable el regreso de la volatilidad en los mercados, pero el esquema de fondos que se debatirá el viernes busca dar certidumbre y evitar que haya nerviosismo entre los inversionistas.

Ahora ve
Dos emprendedores mexicanos cuidan la salud visual de los más necesitados
No te pierdas
×