Candidatos en EU: una cuestión de dinero

Millonarios como John Paulson y Sheldon Adelson dan soporte a las campañas de Romney y Gingrich; los grupos denominados PAC han dado mayor apoyo, hasta el momento, a los grupos consevadores.
ricos  (Foto: ThinkStock)
Charles Riley
NUEVA YORK -

Aprovechando las relajadas leyes sobre el financiamiento de campañas, un grupo de acaudalados donantes están gastando grandes sumas de dinero para financiar a los llamados súper PAC (supercomités de acción política por sus siglas en inglés), un fenómeno que está transformando el ciclo electoral moderno. Se trata de un grupo selecto. Los principales 100 donantes individuales de los súper PAC constituyen solamente el 3.7% de las personas que han hecho contribuciones a esos nuevos vehículos de recaudación, pero sus donativos representan más del 80% del dinero total recaudado, de acuerdo con datos del Center for Responsive Politics.

Tan sólo los 46 mayores donantes han dado un total de 67 millones de dólares (mdd), o dos tercios de los 112 mdd en dádivas individuales recibidas por los súper PAC en este ciclo de elecciones presidenciales en Estados Unidos. La pertenencia a este selecto grupo exige una donación mínima de 500,000 dólares.

¿Y quiénes son estas personas?

Los donantes que han dado más de 500,000 dólares son un grupo bastante homogéneo que representa reducidas franjas del empresariado estadounidense. Los titanes de la industria de servicios financieros están bien representados, al igual que los ejecutivos de la energía y los hoteleros. Casi todos son hombres. Las minorías raciales son escasas. Hasta ahora, la gran mayoría de sus contribuciones se han realizado a favor de grupos conservadores.

"Estamos viendo un fenómeno singularmente extraño," señala John Dunbar, editor de Política en el Center for Public Integrity. Dunbar sostiene que los donantes de los supercomités se pueden agrupar en categorías generales de acuerdo con el aspirante presidencial que apoyan.

El súper PAC que respalda el ex CEO de Bain Capital, Mitt Romney, atrae principalmente a los grandes donantes de Wall Street, en particular a quienes dirigen fondos hedge y de capital riesgo.

John Paulson, el gestor de fondos hedge que generó retornos de hasta 600% al apostar en contra de las hipotecas en 2008, ha donado un millón de dólares al súper PAC Restore Our Future, partidario de Romney.

Los ejecutivos de Tiger Management, Bain Capital, y un puñado de otras firmas también han hecho considerables contribuciones.

"El sector financiero es uno donde hay mucho de dinero, y es un sector con el cual Romney está muy familiarizado, por lo que no es de extrañar que sea una gran fuente de contribuciones", comentó Viveca Novak, del Center for Responsive Politics.

Las donaciones a favor del súper PAC pro-Romney totalizan alrededor de un millón de dólares. Sin embargo, donativos individuales de mayor envergadura han ido a los súper PAC que respaldan a los precandidatos Newt Gingrich, Rick Santorum y Ron Paul.

Por ejemplo, el CEO de Las Vegas Sands, Sheldon Adelson y su familia han gastado más de 15 mdd para apoyar al supercomité pro-Gingrich Winning Our Future. Adelson y su esposa Miriam donaron 5 mdd el mes pasado, o casi el 90% de lo recaudado por ese PAC en febrero. Dado que el comité de campaña de Gingrich está sufriendo para recaudar fondos, no es exagerado decir que la generosidad de Adelson ha mantenido viva la candidatura del otrora vocero de la Cámara de Representantes.

Peter Thiel, inversor de Silicon Valley y co-fundador de PayPal, ha donado 2.6 mdd al súper PAC de Ron Paul. Una cifra que representa el 70% de todo el dinero que el grupo ha recaudado. Mientras que Rick Santorum tiene sus propios partidarios.

"Un pequeño grupo de donantes han mantenido la viabilidad de ciertos candidatos. Es una situación de Alicia en el País de las Maravillas. Es un desafío a la lógica," expresa Paul S. Ryan, un abogado del Campaign Legal Center, un organismo independiente que apoya las reformas a la ley electoral.

Los críticos argumentan que el espectacular tamaño de las donaciones de particulares plantea importantes preguntas acerca de sus motivaciones y la capacidad de los ricos para influir en los candidatos y en las elecciones.

"Las elecciones estadounidenses están financiadas por un margen muy estrecho de intereses especiales, y eso tiene el efecto de hacer que nuestra democracia parezca más una plutocracia", advirtió Ryan.

Las compuertas de ese gasto ilimitado fueron abiertas por el fallo ‘Citizens United' de la Suprema Corte, que colocaba a los individuos y a las empresas en igualdad de condiciones para gozar del derecho de "libertad de expresión" cuando se trata de gastos de campaña.

La decisión del alto tribunal permitió a los supercomités recaudar sumas ilimitadas de dinero de corporaciones, sindicatos, asociaciones y particulares, y después gastar sumas ilimitadas para promover abiertamente o atacar a candidatos políticos.

Thomas Mann, investigador del Brookings Institution, indicó que es difícil discernir las motivaciones de los donantes ultra-ricos. ¿Les motiva la ideología, los intereses económicos o alguna combinación de ambos?

Harold Simmons, quien jugó un papel central en el desarrollo de las compras apalancadas y las fusiones empresariales, arrojó cierta luz sobre esa pregunta la semana pasada.

Simmons ha donado 18 mdd a supercomités conservadores en este ciclo electoral, y ha prometido entregar más millones. En una entrevista con el Wall Street Journal, expresó un profundo descontento con el presidente Obama, llamándolo "socialista". Al mismo tiempo, los actuales intereses empresariales de Simmons se beneficiarían considerablemente de una menor regulación del gobierno sobre ciertas industrias, y el millonario dijo al Wall Street Journal que si los republicanos salen victoriosos en noviembre, "podemos bloquear esa mierda [regulatoria]".

"Entonces, ¿cuál de los dos motivos es?" cuestionó Thomas Mann ante las declaraciones de Simmons.  "Él tal vez sea un buen hombre de negocios, pero si puede hacer un comentario como ese sobre Obama, yo diría que su ideología prevalece sobre su interés propio".

Hasta la fecha, los supercomités conservadores han superado con creces los esfuerzos recaudatorios de los demócratas. "El grupo de multimillonarios que pueden arrojar al juego decenas de millones de dólares - y que están dispuestos a hacerlo - se concentra en la derecha política", afirma Mann.

Los demócratas intentan cerrar esa brecha. En un giro repentino, la campaña de reelección de Obama ha dado señales de que comenzarán a utilizar a asistentes de la administración y de la campaña para recaudar fondos para el súper PAC que respalda al presidente, llamado Priorities USA Action.

El director de la campaña de Obama, Jim Messina, dijo que la decisión fue una reacción a la masiva recaudación de fondos registrada por los supercomités que apuntalan a aspirantes presidenciales del partido Republicano.

Después de registrar una anémica recaudación de fondos durante meses, la estrategia parece estar funcionando para el PAC Priorities USA Action, ya que el grupo atrajo un donativo de 2 mdd de Jeffrey Katzenberg,  CEO de DreamWorks Animation, y 1 mdd del comediante Bill Maher.

Los analistas prevén que las donaciones de los demócratas repuntarán a medida que se acerquen las elecciones generales y los republicanos acuerden quién será su candidato.

Al final, la influencia más notable de los súper PAC podría no estar en la carrera presidencial, sino más bien en las elecciones al Congreso.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Tanto Mann como Dunbar expresaron su preocupación por el uso del dinero de los supercomités en las elecciones de la Cámara baja y el Senado, donde cantidades relativamente pequeñas de dinero pueden tener un enorme impacto.

"Un donante individual y un supercomité podrían ir a algún distrito en Kentucky y destruir por completo a un candidato simplemente porque éste no apoya los intereses de tu negocio", alertó Dunbar.

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×