Gasto de campaña de Romney suma 76 mdd

Cada uno de los votos que ha conseguido el aspirante equivalen a 18.50 dólares; el ex gobernador de Massachusetts ha gastado más dinero que sus adversarios, incluído Barack Obama.
Mitt Romney  (Foto: AP)
Charles Riley
NUEVA YORK -

Bueno, se acabó. Mitt Romney ha acumulado una ventaja casi insuperable entre los delegados y está en camino de convertirse en el candidato de su partido a la presidencia.

El camino a la victoria no ha sido fácil para el ex gobernador de Massachusetts. Su campaña en las primarias se extendió durante meses, y al menos diez diferentes candidatos encabezaron las encuestas nacionales en algún momento.

Entonces, ¿cuánto le costó la victoria?

Romney gastó un total de 76.6 millones de dólares, mucho más que cualquier otra campaña. Ese total es, por ejemplo, mayor al gasto combinado de Ron Paul, Rick Santorum y Newt Gingrich.

El dinero no lo es todo en la política; pero ciertamente no hace daño. Y en este campo, Romney dominó.

"El equipo de Romney estaba poniendo mucho dinero allá afuera", dijo un asesor de Santorum a CNN, cuando el ex senador de Pennsylvania dio por terminada su lucha a principios de este mes. "El presupuesto fue un factor importante".

A finales de marzo, la campaña de Romney había captado a 607 delegados y 4.1 millones de votos. Eso significa que el candidato, que ha cultivado una reputación de ser tacaño, gastó 18.50 dólares por voto, y 126,000 dólares por delegado.

El dinero fue utilizado para cubrir diversos gastos como hoteles, alimentos, equipos, servicios de contabilidad, renta de autos, viajes aéreos, asesores de eventos y anunciantes en línea.

Por ejemplo, en marzo, la campaña gastó 871 en agua Poland Spring, 1,966 dólares en suministros de oficina de Apple, más de 50 dólares en Applebee's, 48 dólares en Arby's, 9.57 dólares en Panda Express, 11,000 dólares en pagos al hotel Waldorf Astoria y 70,165 dólares en el bufete y firma de cabildeo Patton Boggs.

Pero al menos dos de los contendientes de Romney tuvieron una mejor relación voto-gasto.

Gingrich, por ejemplo, gastó 21 millones de dólares hasta finales de marzo, captando a 141 delegados y 2.2 millones de votos. Esto equivale a poco menos de 10 dólares por voto y alrededor de 150,000 dólares por delegado.

Santorum gastó 18.7 millones de dólares en 264 delegados y 2.9 millones de votos para un gasto por voto apenas mayor a 6.50 dólares y un costo por delegado de alrededor de 71,000 dólares.

Ron Paul, por su parte, obtuvo el peor rendimiento para su dinero entre los candidatos finales. El congresista de Texas gastó cerca de 35 millones de dólares, pero sólo recibió alrededor de 1.1 millones de votos y 72 delegados. Las cuentas arrojan 32.40 dólares por voto y alrededor de 485,500 dólares por delegado.

Y eso es sólo el gasto oficial de campaña. Este ciclo, la influencia de los súper comités de acción política (súper PAC) no debe ser ignorada. Aunque técnicamente tienen prohibido coordinarse con las campañas, estos nuevos vehículos de gasto actuaron como un suplemento, y en algunos casos, se convirtieron en los ejes de la campaña.

Cuando el dinero de los súper PAC es tomado en cuenta, el gasto global a nombre de Romney salta a 122 millones de dólares, llevando su costo por voto a casi 30 dólares. Con esta medida, cada delegado costó más de 200,000 dólares.

Gingrich también registra un salto significativo cuando se incluye el dinero de los súper PAC. Al sumar los 18 millones de dólares gastados por el súper PAC Winning Our Future, el gasto por voto del ex presidente de la Cámara de Representantes aumenta a más de 17.75 dólares, mientras que su gasto por delegado asciende a 275,000 dólares.

El súper PAC de Santorum añadió alrededor de 8 millones de dólares al gasto. Eso lo impulsó a casi 9.50 dólares por voto y 101,500 dólares por delegado. Al ser menos dependiente del gasto de los súper PAC, las cifras de Paul cambiaron poco.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mirando hacia el futuro, Romney enfrenta el reto de redoblar los esfuerzos de recaudación de fondos, mientras invierte un buen porcentaje de ese dinero en el tipo de estrategia que podrá conseguirle votos en noviembre.

Uno de los candidatos tiene una ventaja sobre Romney en esa categoría: el presidente Barack Obama. La campaña de reelección de Obama ha recaudado 191 millones de dólares, y ya ha gastado poco menos de la mitad -o 89 millones de dólares- de ese total.

Ahora ve
Fiscal general de EU culpa a migración por pandillas y terrorismo en el país
No te pierdas
×