La CE rechaza negociar el pacto europeo

Durao Barroso descartó poner a discusión el acuerdo fiscal, como propone Francois Hollande; el Grupo de los 27 acordará en las próximas semanas un pacto político por el crecimiento, reiteró.
barroso  (Foto: AP)
BRUSELAS (Notimex) -

Los presidentes de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, y de la Eurocámara, Martin Schulz, rechazaron este miércoles una eventual renegociación del pacto fiscal europeo, prometida por el electo presidente francés Francois Hollande.

Al ser cuestionados al respecto durante un foro sobre el futuro de la Unión Europea (UE), organizado por la cadena de radiotelevisión alemana WDR, ambos políticos respondieron con un rotundo "no", sin entrar en explicaciones.

El pacto, firmado por 25 países de la UE y en proceso de ratificación, establece compromisos de austeridad destinados a combatir la actual crisis de la deuda soberana y evitar que vuelva a ocurrir en el futuro.

Durao Barroso volvió a decir que el Grupo de los 27 acordará en las próximas semanas un "pacto político por el crecimiento", pero que se sumará al pacto fiscal y no implicará en el abandono de la política de austeridad y de reformas estructurales ya acordada.

Las medidas que se incluirán en ese plan de crecimiento "no serán financiadas mediante un nuevo endeudamiento", aseguraron tanto Durao Barroso como Schulz, repitiendo un mensaje enviado por diversos políticos europeos en los últimos días.

Durao Barroso pidió nuevamente a los líderes políticos de Grecia que cumplan los compromisos asumidos por su país con sus socios de la zona del euro respecto a la democracia.

"Tenemos que respetar la democracia en Grecia, pero también la democracia en los otros 16 países de la zona del euro, que se han comprometido y ahora no están dispuestos a cambiar ese compromiso", señaló durante un foro sobre el futuro de la Unión Europea organizado por la cadena de radiotelevisión alemana WDR.

"Es una cuestión de credibilidad no solamente para Grecia, sino para la zona del euro en su conjunto", añadió.

Durao Barroso recordó que el programa económico para sacar al país heleno de la crisis fue elaborado conjuntamente con Atenas y sometido a consenso entre todos los países de la unión monetaria, por lo que no debería responsabilizarse exclusivamente a Bruselas por la austeridad.

Por otra parte, sostuvo que el Gobierno griego necesita las medidas que se le han impuesto para evitar que el impacto de la crisis recaiga sobre la población más vulnerable.

"Si no se reducen los niveles de déficit y deuda, los intereses que tiene que pagar a sus acreedores aumentarán, lo que dificultará la financiación de servicios sociales, como la educación y el sanitario (salud)", señaló.

Asimismo, destacó que Bruselas ha facilitado la concesión de los fondos estructurales griegos que aún no se han utilizado y ha creado un grupo especial de trabajo para ayudar al gobierno heleno a utilizar esos recursos de manera más eficiente, con el objetivo de fomentar la competitividad, el crecimiento y la creación de empleos.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×