Europa se ‘aferra’ a Grecia

Pese a la parálisis política, los expertos prevén que Atenas se mantenga en la eurozona; estiman que las autoridades europeas podrían moderar la severidad de sus exigencias.
grecia protesta  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Ben Rooney -

La parálisis política que vive Grecia ha acrecentado el temor de que la nación esté más cerca que nunca de abandonar la unión monetaria del euro.

Sin embargo, tal vez es demasiado pronto para decir que el gobierno griego -una vez formado- decidirá que abandonar el euro obedece al interés nacional.

Grecia ha caído en el caos político luego de que las elecciones del fin de semana pasado no le dieran a ningún partido la mayoría en el Parlamento.

La principal preocupación es que la falta de liderazgo en Atenas pueda poner en peligro el acuerdo de rescate pactado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Eso podría conducir a un desordenado default o incumplimiento por parte de Grecia, que se vería obligada a dejar la zona euro.

Al parecer, ninguno de los partidos es capaz de formar un gobierno de coalición, lo que significa que el presidente griego tendrá una oportunidad de negociar un acuerdo, pero se prevé que él también fracase en la labor. Ello implica que Grecia probablemente celebre una segunda elección el próximo mes.

Paul Christopher, jefe estratega internacional de Wells Fargo Advisors, no espera que la actual crisis política ocasione la salida de Grecia de la eurozona. En su opinión, los principales partidos helenos, que fueron castigados por los votantes por apoyar el plan de rescate, podrían registrar mejores resultados en la segunda votación.

"Si la elección no puede producir un gobierno de coalición, entonces el temor público por el caos puede beneficiar a los partidos pro-europeos más grandes en una nueva elección", señala Christopher. En cualquier caso, esos partidos controlan el 67% del Parlamento griego, agrega.

Otros líderes de la zona euro se han visto desbancados por votantes frustrados con la austeridad, la política consistente en aumentar los impuestos y recortar el gasto para reducir la deuda pública. Pero en muchos casos, los nuevos gobiernos han mantenido la línea austera.

"Los votantes españoles, irlandeses e italianos sacaron a los gobiernos que ofrecieron austeridad, sólo para ver que las administraciones sucesoras ofrecen más de lo mismo", explica Christopher.

Mientras tanto, para el resto de la zona euro hay mucho en juego. Todavía existe la amenaza de que un default griego arrastre a otros gobiernos atribulados de la zona, como España y Portugal, pese a los fortalecidos recursos contra la crisis. Además, la economía de la eurozona es frágil y cualquier conmoción financiera podría hundir la región en una profunda recesión.

Teniendo en cuenta estos riesgos, numerosos analistas piensan que las autoridades de la Unión Europea podrían estar dispuestas a moderar la severidad y darle a Grecia mayor libertad, si bien una renegociación completa del plan de rescate parece improbable.

Lo que es más, las naciones de la UE y el FMI ya han entregado a Grecia préstamos por 100,000 millones de euros y el propio Banco Central Europeo posee alrededor de 40,000 millones de euros en bonos griegos. En otras palabras, los llamados acreedores oficiales de Grecia tienen un gran interés financiero en ver resuelto el actual drama político y que se evite el default.

"Hay muchas señales que apuntan que los líderes europeos buscan mantener a Grecia en la zona euro", comenta Dimitri Papadimitriou, profesor de economía en el Bard College. "Preveo que habrá cierta flexibilidad en el cumplimiento de los objetivos del déficit presupuestario".

Mucho depende de la forma en que el recién electo presidente de Francia, Francois Hollande, interactúe con su contraparte alemana, Angela Merkel.

Hollande, líder del Partido Socialista, hizo campaña en contra de la austeridad excesiva y ha prometido impulsar medidas que favorezcan el crecimiento económico. Hollande tiene previsto reunirse con Merkel, la más abierta defensora de la disciplina fiscal en la zona euro, poco después de que jure el cargo a fines de este mes.

"Primero tenemos que ver cómo se asientan las cosas en Atenas y lo que acuerden Merkel y Hollande antes de saltar a conclusiones", apunta Holger Schmieding, jefe economista de Berenberg Bank.

Por su parte, Gillian Edgeworth, economista del banco italiano UniCredit, cree que los líderes de la UE podrían concederle a Grecia un año más para sacar adelante las reformas en materia tributaria. En una nota a sus clientes, Edgeworth dijo que se prevé que Grecia acumule una reserva de efectivo de 5,200 millones de euros, que podría ser utilizada para cubrir las insuficiencias presupuestarias de este año. Además, el plan de rescate asume que Grecia pagará 9,000 millones de euros en deuda a corto plazo este año y el próximo, de los cuales podría aplazarse una parte. "Aunque no es enorme, hay un cierto margen de maniobra," admite Edgeworth.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El miércoles, los directores de fondo de rescate europeo confirmaron que Grecia recibirá una entrega de 4,200 millones de euros el jueves. El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera también señaló que a finales de junio le otorgará 5,200 millones de euros correspondientes al primer tramo del nuevo programa de rescate.

Se espera que el próximo mes los funcionarios de la UE, el FMI y el BCE -la denominada ‘troika'- realicen su última revisión al programa de rescate de Grecia. El país tiene previsto recibir el próximo tramo de dinero del rescate en agosto.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×