EU pierde batalla contra atún mexicano

La OMC dijo que el etiquetado que pide el país para ese producto es inconsistente con las normas; la Organización Mundial del Comercio asegura que la medida daña el comercio.
atun  (Foto: Thinkstock)
GINEBRA (CNN) -

Las normas de Estados Unidos sobre el etiquetado del atún son inconsistentes con las reglas internacionales, dijo este miércoles el tribunal de apelaciones de la Organización Mundial del Comercio, en un fallo que respalda en gran parte una queja de México contra el etiquetado "amigable con los delfines" que exige Estados Unidos. El tribunal de apelaciones determinó que las normas de etiquetado vigentes en Estados Unidos perjudican a los productos de atún mexicanos en el mercado estadounidense.

Estados Unidos detuvo las importaciones de atún mexicano en 1991, debido a quejas de que las técnicas de pesca usadas por su vecino del sur estaban dañando a la población de delfines.

La etiqueta es reglamentaria desde 1990, como respuesta a las decenas de miles delfines que mueren durante la pesca del atún con redes.

México llevó la disputa a la OMC y el panel para resolverla se estableció en abril del 2009, tras negociaciones infructuosas entre ambas partes a finales del 2008. 

La queja argumentó que la reglamentación, que prohíbe portar la etiqueta al atún pescado en el océano Pacifico Oriental, creaba obstáculos innecesarios al comercio e incentiva depredar los ecosistemas. A pesar de que desde la década pasada México redujo las muertes accidentales de esa especie a niveles "biológicamente insignificantes" con un programa internacional de pesca del atún y conservación del delfín-, según la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT).

El 19 de julio de 2011 la OMC resolvió que ese país debe permitir la entrada del atún mexicano a su territorio, pero el 20 de enero de 2012, Estados Unidos apeló el fallo en su contra.

La determinó este miércoles que Estados Unidos discriminó a México al excluir la entrada de su atún bajo las reglas de "Dolphin Safe", mientras que permitió el acceso del atún de otros países.

"El panel de apelaciones encontró que la medida (de Estados Unidos de excluir el atún mexicano pescado con lance de redes sobre delfines) no es justa en la manera en que encara el riesgo derivado de otras técnicas de pesca en diferentes océanos", señaló el organismo.

Aunque los embargos atuneros iniciados en 1991 fueron abrogados en 1997, la reglamentación estadunidense "Dolphin Safe" (Delfín a Salvo) impide la comercialización plena del producto en Estados Unidos.

El representante en Washington de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) de México, Mario Aguilar, consideró el fallo del panel de apelaciones de la OMC como una reivindicación para México y un triunfo para los delfines y otras especies, así como para el medio ambiente.

"No sólo avala como sustentable la pesca de atún con delfines, sino que cuestiona severamente otras pesquería porque no tienen las mismas medidas de protección como nosotros", dijo en entrevista con Notimex.

"En contraste se mostró que la pesca que Estados Unidos denomina Dolphin Safe es discriminatoria, porque no cuida ni a los delfines y no atiende la mortalidad que hay en otros mares contra otras especies", señaló.

En 2008 el 92% de los lances sobre atunes asociados con delfines no ocasionó mortalidad ni heridas graves a éstos últimos y la mortalidad total de ellos en la pesquería ha disminuido de 132,000 en 1986 a 1,200 en 2008 -un 0.01% de la población-.

El Instituto Isla de la Tierra de San Francisco, promotor de los embargos atuneros, reaccionó con cautela ante el fallo, aunque dijo no estar contento con la determinación de que Estados Unidos discriminó a México.

El portavoz de Isla de la Tierra, Mark Palmer, dijo a Notimex que su organización buscará estar involucrada en el proceso de arbitraje entre Estados Unidos y México, y realizando consultas con la Casa Blanca y el Congreso.

Con la emisión del fallo, Estados Unidos debe presentar una propuesta para resolver las inconsistencias encontradas por el panel de apelaciones de la OMC, a fin de que sea avalado por México.

Aunque legalmente ese proceso puede demorar 14 meses, fuentes cercanas al proceso dijeron a Notimex que no hay impedimento para que pueda arreglarse en cuestión de semanas.

Hasta que no exista un acuerdo mutuamente satisfactorio entre México y Estados Unidos, el atún enlatado de exportación a Estados Unidos se seguirá vendiendo sin la etiqueta Dolphin Safe.

Hasta el momento ese atún ha sido excluido por las grandes comercializadoras como Starkist y Bumble Bee, por lo que el atún de marcas mexicanas se expende mayoritariamente en mercados étnicos de la comunidad hispana de Estados Unidos.

 

Ahora ve
Esta fotógrafa quiere romper el estereotipo de los hombres árabes
No te pierdas
×