Impacto de Grexit, en mercado mexicano

Los mercados cambiarios y de capitales serían los afectados con la salida de Grecia de la eurozona; el próximo 17 de junio habrá elecciones en Grecia, donde podrían decidir su permanencia en el euro.
grecia gris  (Foto: AP)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

La salida de Grecia de la zona euro parece ser inevitable a pesar de las consecuencias que tendrá, y en caso de darse afectaciones para México, éstas serían principalmente en los mercados cambiarios y de capitales, consideró Banco Base. La directora de Análisis Económico y Financiero de la institución, Gabriela Siller, estima que en la reunión del G8 probablemente se hable de la permanencia de Grecia en la eurozona.

Sin embargo, considera, la salida de Grecia parece ser la única salida ante la incapacidad de poner medidas de austeridad en ese país.

Expone que la salida griega eventualmente podría beneficiar a los demás miembros del euro, al tomarse como un cierre de la crisis de los altos déficit fiscales.

De hecho, dijo, el 17 de junio serán las elecciones en Grecia, en lo que parece ser realmente un referéndum en donde decidirán su permanencia en el euro.

Pero en la medida que se acerque la fecha, las especulaciones provocarán incertidumbre mientras el mercado se encuentra dividido en las expectativas, ya que algunos creen que ya está "descontado" y otros califican al Grexit como la posible madre de todas las crisis.

"Grexit es el término que en los últimos días se le ha dado a la posible salida de Grecia de la zona euro", refiere.

Para Gabriela Siller, bajo cualquier escenario el efecto en México sería principalmente en los mercados cambiarios y de capitales, ya que no se tiene un comercio significativo con Grecia.

La especialista refiere que el caso de Grecia no tiene un antecedente histórico, por lo que los efectos no pueden cuantificarse, pero saltan a la vista dos consecuencias inmediatas.

Una de ellas, detalla, es que si Grecia sale de la eurozona tendrá que regresar al dracma como su moneda nacional o crear una nueva, pero en ambos casos implica desligarse de la política monetaria, pero también del cobijo y seguridad que representa el euro.

En Grecia, como en el resto del mundo, las empresas se endeudan y estos pasivos se multiplicarán al convertirlos a la nueva divisa o al dracma que tendría un tipo de cambio "devaluado" respecto al euro.

Como consecuencia, la morosidad se incrementará poniendo en riesgo la liquidez de los bancos, no sólo de los griegos sino del resto del mundo, que luego de haber pasado por una crisis financiera recientemente parece ser una prueba de fuego para el sistema financiero global que aún se encuentra vulnerable, explicó.

Además, en Grecia se ha empezado a dar una fuga de capitales y de depósitos lo cual podría contagiarse a otras economías ante la incertidumbre de quien sería el siguiente en dejar el euro. España, Italia, Portugal e Irlanda verían subir sus rendimientos en el mercado secundario, obligándolos a necesitar recursos externos.

Evidentemente, dijo, la aversión al riesgo se incrementaría aún más, provocando alzas en el precio del oro y de los bonos del Tesoro, que son considerados activos seguros y disminuiría los precios de acciones y bonos en el mundo; las divisas perderían valor respecto al dólar y la volatilidad se acercaría a la de 2008.

En su opinión, el beneficio para Grecia sería limitado al ser el turismo la principal partida de las exportaciones, por lo que una devaluación del dracma sólo traería inflación a ese país y no un mayor crecimiento económico en el corto plazo.

Asimismo, añade, estaría incapacitado para pedir préstamos al exterior por lo que la salida funcionaría, si y sólo si, el gobierno pudiera administrarse bien para cumplir con su gasto primario, lo cual es difícil ante la inestabilidad política prevaleciente en ese país.

México tiene ‘blindaje'

Si la situación actual en la zona euro no se resuelve, en particular la crisis en Grecia, ninguna economía estaría aislada de sus efectos, pues la globalización tiene costos, afirmó Consultores Internacionales S.C. (CISC).

En el caso de México, estimó, sus reservas internacionales por más de 150,000 millones de dólares le permiten cierto blindaje, "pero este es de bajo calibre, no aguantaríamos un choque externo de la magnitud que se podría gestar si las cosas fallan en Europa".

En los últimos meses hablar de lo que pasa en Europa es hablar de la crisis en Grecia, cuyo endeudamiento en sólo un par de años pasó del ya por si elevado 113% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2008 al 165% en 2011, señaló la empresa de consultoría.

En el análisis titulado "El drama helénico", detalló que para rescatar a Grecia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) orquestaron el mayor paquete de ayuda financiera otorgado a un país, para lo cual hasta ahora se ha ofrecido 245,000 millones de euros.

Explicó que este rescate vino acompañado de una serie de obligaciones de austeridad entre lo que destaca el recorte del déficit vía despidos, reducción de gastos, recorte a pensiones y venta de activos del estado.

Sin embargo, afirmó que más que austeridad ha significado verdadero sacrificio del pueblo griego, que ha salido a las calles a protestar y ahora amenaza con castigar a los partidos que apoyaron el rescate, y las condiciones impuestas, votando por alternativas radicales que podrán llevar a acciones drásticas como moratoria o incluso abandono del euro.

La firma consultora estimó que ante los fallidos resultados en el manejo de la deuda griega vale la pena preguntarse si están bien gastados los recursos de rescate o es echarle dinero bueno al malo.

A la luz de la actual crisis griega, comparó que el rescate hecho en la década de los 90 a diversos países, durante los episodios de crisis nacionales que se transmitieron al contexto mundial, permitió a éstas economías salir pronto de la crisis y con costos menores.

Por ejemplo, mencionó que el rescate de México por el llamado "efecto tequila" de 1995, costó tan sólo 50 millones de dólares, ayuda con la cual el país estabilizó rápido el dólar y retomó el crecimiento.

En cambio, los griegos ya llevan 214,000 millones de dólares y las expectativas de crecimiento son nulas, toda vez que la economía griega se ha contraído 14% en los últimos tres años y el FMI pronostica un decremento de 6.5% para este año.

Destacó que después de este episodio, los gobiernos mexicanos tomaron conciencia de lo severo que puede ser endeudar en exceso a la economía.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

CISC indicó que la disciplina fiscal que México sigue le ha permitido tener niveles de endeudamiento del alrededor de 40% del PIB lo que es manejable.

"Ante ello podemos de reconocer que el gobierno ha hecho bien su trabajo, sin embargo, no es suficiente. Nuestra economía ha podido crecer gracias a la exportación, pero depende de un único mercado lo que la hace vulnerable", subrayó.

Ahora ve
EU está dispuesto a dialogar con Corea del Norte “sin condiciones previas”
No te pierdas
×