España, el nuevo epicentro de la crisis

Los mercados temen que un rescate a la banca merme las ya golpeadas finanzas del país; además, España enfrenta la deuda de las comunidades autónomas y un creciente costo de su deuda.
bancos españa  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Ben Rooney

España se está convirtiendo en la mayor amenaza a la moneda común de Europa, toda vez que su Gobierno, con un diezmado presupuesto, lucha por contener una crisis bancaria. La profundidad de la crisis bancaria española quedó al descubierto la semana pasada luego de que las autoridades anunciaran un rescate de 19,000 millones de euros (mde) a uno de los principales prestamistas del país: Bankia.

La medida despertó la preocupación de que los bancos españoles se enfrentan a pérdidas mayores a las previstas en los préstamos incobrables derivados del colapso de la burbuja de la vivienda. Pero el Gobierno español no tiene la suficiente liquidez para rescatar a todo el sector bancario, un salvataje que los analistas creen podría ascender a 100,000 mde. Madrid ya ha advertido que no podrá cumplir sus objetivos para la reducción del déficit este año.

La combinación de las crecientes pérdidas en el sector bancario y los limitados recursos financieros del Gobierno han avivado los temores de que España necesite ser rescatada.

"Según parece, España va hoy inexorablemente encaminada a un rescate de un modo u otro", señala Emily Nicol, economista de Daiwa Capital Markets.

En los mercados, los rendimientos de los bonos españoles se han elevado conforme los inversionistas exigen tasas de interés más altas para asumir el riesgo de crédito. El rendimiento de la nota española a 10 años subió a un máximo de 6.68% esta semana. Esa tasa se acerca al nivel que en última instancia condujo a los rescates de otras naciones atribuladas de la zona euro, como Grecia, Irlanda y Portugal.

Aunque España no está al borde de la quiebra, el Gobierno no puede costear el pago de las tasas de interés en los niveles actuales durante mucho tiempo.

El propio ministro de Economía español, Luis de Guindos, advirtió la semana pasada que los actuales rendimientos "no son sostenibles en el largo plazo", según relató la prensa.

Además de los problemas de los bancos, España también enfrenta una dificultad potencial por las deudas de varios gobiernos regionales. El jueves, la agencia de calificación Fitch degradó la calificación de ocho comunidades autónomas españolas, citando déficits más grandes de los esperados y crecientes costos de endeudamiento.

La Unión Europea, por su parte, ha incrementado los recursos para atajar la crisis, pero el costo de rescatar a España podría agotar rápidamente el ‘cortafuegos' de la región. El Mecanismo Europeo de Estabilidad, un fondo de rescate que entrará en vigor este verano, estará equipado con 500,000 mde.

No obstante, el Gobierno español tiene una deuda pendiente de alrededor de 800,000 mde, explica Jay Bryson, economista global de Wells Fargo Securities.

"La disyuntiva en España es si ayudar a reforzar a los bancos o rescatar la deuda soberana," señala Bryson. "Probablemente no exista la suficiente voluntad política en Europa para hacer ambas cosas".

Las autoridades de la UE podrían permitir que el Mecanismo Europeo de Estabilidad otorgue préstamos directamente a bancos, lo que aliviaría parte de la presión del Gobierno español para recapitalizar a los bancos. Pero queda por ver si Alemania, país que se ha opuesto a ampliar las facultades del fondo de rescate, respalda la idea.

A su vez, el Banco Central Europeo también está bajo presión para intervenir a favor de España.

El jueves, el presidente del BCE, Mario Draghi, criticó a los políticos de España por subestimar los problemas en el sector bancario, en particular el costo de rescatar a Bankia.

Draghi declaró que las autoridades españolas se mostraron reacias a admitir la verdadera magnitud de la crisis bancaria, lo que empeoró las cosas. "Hay una primera evaluación, luego una segunda, una tercera, una cuarta", indicó Draghi. "Esta es la peor manera posible de hacer las cosas. Todo el mundo acaba haciendo lo correcto, pero al más alto costo". El BCE ya ha inyectado más de 1 billón de euros en el sistema bancario al ofrecer préstamos de bajo costo a largo plazo.

La inyección de liquidez ayudó a reducir los costos de endeudamiento de algunos gobiernos de la zona euro, entre ellos España e Italia, toda vez que los bancos en esos países compraron deuda pública por valor de miles de millones de euros.

Sin embargo, algunos analistas dicen que la política del Banco Central ha expuesto a los bancos en España a potenciales pérdidas si el Gobierno se ve obligado a reestructurar sus deudas.

Al mismo tiempo, España está luchando por superar profundos desafíos económicos luego de que el  Gobierno impusiera medidas de austeridad adicionales. La nación volvió a caer en recesión en el primer trimestre, y el desempleo se sitúa en casi el 25% a nivel nacional.

La tasa de desempleo en España equivale a la que registró Estados Unidos en el clímax de la Gran Depresión, advierte Steven Kyle, profesor de economía en la Universidad de Cornell.

"Incluso si España tuviera un sistema financiero sano y funcional, todavía estaría en medio de una Gran Depresión", apunta Kyle

Ahora ve
Pese a Trump, las personas transgénero podrán enlistarse en el ejército de EU
No te pierdas
×