Morelos, ‘rehén’ de la delincuencia

Bajos salarios, pocas inversiones y falta de transparencia azotan a esta entidad, dicen expertos; las principales apuestas económicas del estado están en sectores como el automotriz y turismo.
Operativo en Cuernavaca para captura de Beltrán  (Foto: AP)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Catalogado  como el "estado balneario" del Distrito Federal, Morelos es otra de las entidades que padece la violencia de la delincuencia organizada y cuyo desarrollo se ha estancado, coinciden expertos.

Esta pequeña entidad de 4,879 kilómetros cuadrados, colindante con la ciudad de México, celebrará elecciones el domingo 1 de julio y, al igual que Jalisco, podría cambiar de color después de dos gobiernos panistas.

La falta de seguridad será el reclamo principal al que se enfrentarán Adrián Rivera Pérez, por el PAN; José Amado Orihuela Trejo, de la coalición Compromiso por México (PRI-Partido Verde), y Graco Ramírez del Movimiento Progresista (PRD, PT, Movimiento Ciudadano).

"En los últimos 12 años, Morelos ha tenido dos gobiernos panistas; el mismo periodo que tiene el PAN en el Gobierno federal. Pero su desprestigio y las acusaciones de corrupción de las autoridades, están impactando en la gente, además de la ola Enrique Peña Nieto, por así decirlo", opina el investigador Virgilio Bravo.

El profesor del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México dice que esa situación es propiciada por el rezago de sus condiciones socioeconómicas, que se reflejan en los bajos salarios, reducidas inversiones gubernamentales, falta de gobernabilidad, transparencia, y calidad de sus instituciones.

Las principales actividad económicas de Morelos están ligadas al descanso de los habitantes del Distrito Federal y el tránsito hacia Guerrero. La producción de azúcar se ha estancado al igual que su desarrollo económico, el cual es dispar, pues mientras las poblaciones altamente turísticas generan recursos importantes, sus serranías y comunidades apartadas viven la complejidad y problemas parecidos a los de Guerrero, considera el investigador.

Con una población de casi 1.8 millones de habitantes, Morelos enfrenta un grado medio de competitividad. De acuerdo con la medición de la firma de análisis Aregional, se ubica en el sitio 17del país y apenas contribuye con el 1.1% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional; son las actividades terciarias (hoteles, restaurantes, comercio, entre otros) la que más contribuye al PIB estatal.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) considera que las principales apuestas del estado provienen de sectores como el automotriz, la industria químico-farmacéutica, turismo y servicios especializados de salud. Estas actividades obligan al estado a controlar problemas como la violencia (los homicidios se han incrementado en  50%), la informalidad (lugar 30 a nivel nacional) y el cobro por trámites para hacer atractiva a la entidad para los futuros inversionistas.

En su índice sobre Competitividad estatal 2010, IMCO menciona que las principales debilidades que posee el estado se centran en la baja proporción de población que tiene una capacitación adecuada, lo que lo ubica en el sitio 25 a nivel nacional, y por consecuencia el poco valor agregado que ofrece la  industria manufacturera del estado.

El estado ocupa el sitio 9 del país en cuanto a la Población Económicamente Activa que goza de estudios superiores, pero no ha sido capaz de retener su capital humano y muestra de esto es que el número de empresas grandes son insuficientes para brindar oportunidades de desarrollo a los morelenses.

Por su ubicación y orografía, Morelos no tiene mayor desarrollo económico aparte de la infraestructura turística y de servicios, agrega el catedrático del Tec. Sin embargo, "al ser un lugar de paso entre Guerrero y la zona metropolitana se convierte en algo mucho muy atractivo para la delincuencia organizada".

"Es el centro de operaciones de algunas organizaciones criminales. Lo grave es que se ha despertado un incipiente consumo de drogas entre los jóvenes y el narcomenudeo también está impactando en el estado", añade.

El problema, expone Virgilio Bravo, es el involucramiento de las diversas instancias de Gobierno con la delincuencia organizada y "Podríamos decir que ya es histórico. En el caso de Morelos data de unos 30 o 40 años, ya que ahí tenían sus residencias los jefes de la delincuencia; incluso hace 20 o 30 años hubo una época fuerte de secuestros".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El principal reto de la entidad es combatir la inseguridad, agrega Maritza Rosales de Aregional; mejorar la calidad de sus instituciones y en términos de finanzas públicas tiene que hacer un esfuerzo grande para recaudar más y canalizar más recursos a la inversión. 

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×