Partidos griegos, cerca de una coalición

El partido Nueva Democracia espera formar un Gobierno con los socialistas del PASOK; hay expectativas de que una nueva administración negocie la flexibilización de la austeridad.
grecia luna  (Foto: AP)
ATENAS (CNN) -

Los partidos políticos griegos dijeron el martes que esperan formar un Gobierno de coalición pronto para luego buscar distender las dolorosas medidas de austeridad que plantea el rescate internacional que alejó al país de la bancarrota. El líder de la fuerza conservadora Nueva Democracia, Antonis Samaras, que ha prometido negociar mejores términos para el rescate, cuenta con el apoyo de su posible socio en el futuro Gobierno, el jefe del partido socialista PASOK Evangelos Venizelos.

"Grecia debe tener y tendrá un Gobierno lo antes posible", dijo Venizelos luego de reunirse con Fotis Kouvelis, jefe del pequeño partido Izquierda Democrática, en el marco de las conversaciones para armar un esquema multipartidario con Nueva Democracia.

"Hay una necesidad de formar un equipo negociador nacional que lidie con la revisión de los duros términos del acuerdo de rescate", agregó.

Sin embargo, las esperanzas de que hubiera un Gobierno al final del día parecieron desvanecerse cuando Kouvelis, cuyo partido se opuso al rescate durante la campaña, indicó que aún había que negociar varios puntos y que el acuerdo podría llevar más tiempo.

"Va a haber un Gobierno, pero no sé si va a estar formado para esta noche. Creo que llegaremos a un acuerdo hacia el final de la semana", declaró a periodistas.

Anteriormente, un funcionario de alto rango de Nueva Democracia dijo que esperaba un acuerdo sobre un nuevo gabinete con los socialistas del PASOK para el martes. Samaras, que tiene tres días para formar una coalición antes de que termine su mandato, seguirá manteniendo reuniones durante el día.

Nueva Democracia y PASOK se han alternado en el poder desde la caída de la dictadura militar en 1974 hasta el año pasado, cuando la crisis económica griega forzó a los partidos rivales a compartir el poder en un gobierno de unidad nacional favorable al rescate.

Pero el apoyo de PASOK se ha derrumbado este año, al punto que quedó en un distante tercer lugar detrás de Nueva Democracia y SYRIZA, un partido radical de izquierda que hizo campaña en favor de desechar por completo el pacto de austeridad.

Los socios europeos de Grecia no han descartado la posibilidad de extender algunos vencimientos, pero se han resistido a renegociar las condiciones básicas del acuerdo.

En la cumbre del G20, la canciller alemana Angela Merkel dijo que "el nuevo Gobierno debe respetar sus compromisos, los que ha aceptado el país".

Un destacado funcionario de la zona euro, hablando en condición de anonimato, señaló que el acuerdo era "negociable" y podía ser "adaptado", pero hubo diferentes opiniones en la región y en Grecia acerca de la posible magnitud de los cambios.

Más recortes

Dado que Nueva Democracia obtendría 50 escaños más al ser el partido más votado, una alianza Nueva Democracia-PASOK obtendría 162 escaños, y tendría la mayoría del parlamento de 300 miembros. Si se suma Izquierda Democrática, eso representaría 179 escaños.

Su victoria evitó el riesgo inmediato de la salida de Grecia de la zona euro, pero despertó dudas respecto de si el nuevo Gobierno puede imponer recortes de austeridad en una nación profundamente dividida por el precio pagado por el rescate.

A semanas de que Grecia se quede sin fondos y un nuevo Gobierno tenga que negociar la próxima llegada de dinero de los prestamistas internacionales, los dirigentes griegos parecían decididos a impedir el estancamiento que siguió a la votación no concluyente del 6 de mayo.

"Los dirigentes políticos deberían ser conscientes del hecho de que este Gobierno es la última oportunidad que tiene Grecia para permanecer en la zona euro", dijo el diario de centroizquierda Ta Nea en un editorial.

"El pueblo griego está preparado para recompensar a los partidos que gestionen un alivio a las medidas de austeridad", añadió.

Samaras, un economista formado en Estados Unidos, tiene un camino difícil por delante.

Hereda un país sumido en una profunda crisis económica y social, con una economía en su quinto año de una recesión que ha dejado a uno de cada cinco trabajadores sin empleo. Un creciente número de empresas están cerrando, el número de vagabundos en las calles crece y también la irritación frente a la austeridad.

El líder conservador prometió a los griegos y a sus posibles socios que diluiría los dolorosos términos del rescate. Durante la campaña, se comprometió a recortar impuestos y elevar las pagas por desempleo y las pensiones.

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×