El PRI regresará a manejar la economía

Los conteos rápidos del IFE dan la ventaja a Enrique Peña Nieto con una votación de 37.93% a 38.55%; analistas prevén que mantendrá la línea ortodoxa que caracterizó a las últimas 3 administraciones.
Peña, de este tamaño  (Foto: Dayan Jiménez)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Gobierno del candidato al que favorecen las tendencias del voto según el conteo rápido del IFE, Enrique Peña Nieto, mantendrá la misma línea ortodoxa en materia económica que ha caracterizado a las tres últimas administraciones y que le ha dado al país estabilidad, coinciden expertos.

Este domingo, el Instituto Federal Electoral dio a conocer que Peña Nieto logró una votación de 37.93% a 38.55%; en segundo lugar ubicó a Andrés Manuel López Obrador, con 30.90% a 31.86%; en tercera posición a Josefina Vázquez Mota, con 25.10% a 26.03%, y en último lugar a Gabriel Quadri, con 2.27% a 2.57%.

En tanto, el candidato de la Coalición Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, dijo también el domingo por la noche que esperará a que se conozcan los resultados totales de la votación antes de pronunciarse sobre sus próximas acciones.

"Tenemos que impulsar una economía de libre mercado pero con sentido social", dijo a su vez Peña Nieto en un mensaje luego de que el IFE dio a conocer los conteos rápidos. "Aprovecharé los meses de la transición para preparar las reformas a las que me he comprometido, reitero mi compromiso de impulsar las reformas para logar la modernización del país".

El abanderado del partido tricolor primero tendrá que enfrentar el reto de conseguir los recursos suficientes para financiar sus promesas de campaña y después deberá implementarlas, dicen los especialistas.

La que sería su principal propuesta económica, dotar de seguridad social universal, "implicaría un costo mayor a 900,000 millones de pesos anuales (mdp)", estima José Luis de la Cruz Gallegos, director del Departamento de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México.

"La única manera de financiar la propuesta de seguridad social universal, -que incluye salud, pensión (de) dos salarios mínimos y seguro del desempleo- sería con el IVA", dice el director de la División de Economía del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), Fausto Hernández Trillo.

Precisa que aplicar más impuestos a las personas físicas, con la dicotomía que hay en el país entre los formales e informales, sería difícil porque "se estarían cargando sobre el contribuyente cautivo, por lo que generalizar el IVA y eliminar subsidios como el de la gasolina, es la única forma en cómo se podría financiar".

El planteamiento económico de Peña Nieto requiere, por lo menos, de una reforma fiscal que contemple un IVA de 33.3%, explica el catedrático del Tec, si se toma en cuenta que ofreció eliminar las cuotas obrero-patronales del IMSS (que implicaría 170,000 mdp anuales); seguro de desempleo (104,000 mdp cada año); 900,000 mdp del sistema de seguridad social universal; y 217,000 mdp en pensión para la vejez (costo a cinco años).

"Lo anterior es propuesto en un México en el que 51.3% de la población se encuentra en pobreza por ingresos (57.7 millones de mexicanos)", subraya De la Cruz Gallegos.

El investigador del CIDE, Fausto Hernández, puntualiza que otra de las propuestas de campaña del virtual presidente electo de México es aumentar de forma importante la oferta hospitalaria y eso tiene un gran reto, "porque de la noche a la mañana le dará el servicio a toda la población".

"Desconocemos cómo le vayan a hacer, si será con un solo sistema de salud o si van a fusionar el ISSSTE, el IMSS y los hospitales de seguro abierto como el popular; ¿van a formar un solo sindicato? ¿Qué leyes van a tener que modificar? Cómo lo van a implementar en el sentido de que a todos los mexicanos les lleguen los dos salarios mínimos, porque hay gente perdida en la sierra".

Hernández considera que Peña Nieto enfrentará una serie de retos para concretar su propuesta de seguridad social, pero "será complicado implantarla porque incluye la parte social, de seguro de desempleo, salud y pensión universal".

Preservará la estabilidad macroeconómica

Para Raymundo Tenorio Aguilar, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey Campus Santa Fe, el virtual presidente electo mantendrá la estabilidad macroeconómica y de finanzas públicas, lo que deberá ser un sexenio sin sobresaltos.

"Otra de las particulares que ofrece su programa económico, que todavía estaría por verse, es combatir a los monopolios. Me parece que es una ley a posteriori, porque los cambios que ya se dieron en la Ley de Competencia Económica han demostrado en estos últimos meses que los dientes con los cuales fue provista están funcionando".

Sin embargo, Tenorio Aguilar manifiesta dudas en que se combata frontalmente a los monopolios, aun cuando en ese particular puede cumplirse otra propuesta de campaña, que es mejorar el ingreso de las familias.

"Si se diera verdaderamente un combate frontal a prácticas monopólicas en el país, el poder adquisitivo de los mexicanos mejoraría en 33%, y combatirlos no en términos de castigarlos, sino de abrir la competencia en sectores donde dominan y que haya una mejora paulatina en el poder adquisitivo de las personas", señala.

Destaca que otra propuesta es la apertura de Pemex, a través de alianzas estratégicas con la iniciativa privada, y si logra mayoría en la Cámara de Diputados "esa propuesta y otras sí las sacaría adelante", dice.

Tener un Congreso que apoye al presidente "sería una ventaja, y es sobre la cual está sentando justamente el propósito de su plan económico, el tener un amplio apoyo de los legisladores", dice Tenorio Aguilar.

Algunas de las medidas de política económica que impulsará sobre todo al arranque de su sexenio sería conseguir una reforma fiscal, agrega, "que ha sido entorpecida por él mismo y su partido en estos años, pero ahora con una ventaja relativa en la Cámara de Diputados puede favorecer sacarla adelante".

Así lograría conseguir recursos para cumplir con las promesas de campaña, como fue bajar tarifas eléctricas y mantener subsidiadas las gasolinas, ya que "sin reforma fiscal, nada más veremos más deuda", dice el catedrático del Tec de Monterrey.

El sexenio mantendrá un formato de política económica ortodoxa. "Nada de grandes saltos cualitativos; me parece que estaríamos hablando de un modelo económico un tanto continuista, pero sí con sus 'cerezas en el pastel' como sacar adelante la reforma fiscal, una parcial reforma energética y una eventual mayor apertura en sectores dominantes en monopolios", señala Tenorio Aguilar.

Standard and Poor's prevé economía estable

Para la calificadora de valores Standard and Poor's (S&P), México se encamina a un nuevo "sexenio", con una economía relativamente estable a pesar de la incertidumbre económica global, que en buena medida no emana de los mercados emergentes, sino de los países industrializados.

Su pronóstico para México en 2012 incluye alguna desaceleración en el crecimiento económico a 3.8% desde 3.9% en 2011, y espera que el crecimiento anual promedie entre 3% y 3.5% durante los próximos años.

El déficit de cuenta corriente de México proyectado en 1% del PIB y la deuda externa de 30% (neta de activos líquidos como una participación de los pagares de cuenta corriente) reflejan la ausencia de desequilibrios de las grandes economías.

Así, los indicadores fiscales incluyen un déficit general del Gobierno mexicano de alrededor de 2.5% del PIB y una deuda neta general del Gobierno que la calificadora considera que permanecerá alrededor de 35% del PIB en 2012-2013.

S&P indica que los crecientes niveles de violencia relacionada con el narcotráfico no parecen explícitamente haber reducido la tasa de crecimiento o inversión de México. Sin embargo, aunque es difícil cuantificarla, ésta representa un costo de oportunidad que es probable que frene un crecimiento más robusto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La agencia espera que el ganador de esta contienda electoral mantenga una administración macroeconómica cautelosa. Durante los últimos 15 años, dice S&P, "hemos visto un compromiso con las políticas económicas prudentes de la secretaría de Hacienda, el Banco de México y el Congreso".

El tema será cómo impulsar y sostener un crecimiento económico más alto en México, especialmente conforme la economía global continúa cambiando. El crecimiento del PIB de México ha sido más bajo que el de sus pares durante la década pasada, en promedio, pero S&P espera que supere al de las economías avanzadas en los próximos años.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×