Precipicio fiscal en EU: ¿otra recesión?

La incertidumbre pegará en la creación de empleos y a las ganancias corporativas, alertó el BofA; el economista Ethan Harris urgió a revertir los recortes fiscales antes de las elecciones.
Harris  (Foto: Cortesía Fortune)
Stephen Gandel
NUEVA YORK -

El precipicio fiscal podría llevarnos a una recesión y la caída sucedería antes de lo que muchos piensan. Al menos ése es el punto de vista del principal economista para Estados Unidos de Bank of America, Ethan Harris.

La mayoría de los economistas se han enfocado en el impacto directo que la serie de aumentos de impuestos y recortes en el gasto público programados para iniciar el primero de enero podría tener sobre la economía. El mes pasado, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) advirtió que el precipicio fiscal podría hacer que el PIB se redujera 1.3% en el primer semestre de 2013.

Sin embargo, muchos economistas creen que Washington finalmente llegará a un acuerdo para posponer lo peor del golpe. Otros dicen que los efectos de los aumentos de impuestos y recortes al gasto podrían tardar meses en producirse. Como consecuencia, muchos han concluido que el precipicio fiscal podría ser apenas un bache en el camino.

Harris no está de acuerdo y dice que los demás están ignorando el punto. Él cree que el impacto del precipicio golpeará a la economía mucho antes de que lleguemos al borde teórico. Él dice que el crecimiento de las ganancias corporativas se desacelerará en la segunda mitad del año, el crecimiento del empleo podría caer a cerca de cero en octubre y el país podría dirigirse hacia otra recesión.

"Si estás dirigiendo una empresa, ¿por qué te comprometerías a contratar a una persona o gastar dinero si sabes que hay una muy buena posibilidad de que el precipicio fiscal pueda causar una recesión?", dice Harris. "En términos de incertidumbre y confianza, esto es el verano pasado multiplicado por cuatro".

En el pasado, Harris ha demostrado que vale la pena escucharlo. Durante mucho tiempo ha hecho un mejor trabajo pronosticando la economía que sus pares, y este año no ha sido la excepción. Harris comenzó el año emitiendo la estimación más baja de crecimiento del PIB para el segundo semestre del año que cualquier otro economista de una importante firma de Wall Street. En ese momento, la economía estaba mejorando, y muchos economistas estaban pronosticado una mejora sostenida en el crecimiento.

Harris, sin embargo, dijo que eso era temporal y que Estados Unidos podría estar dirigiéndose hacia una "triple recesión", con base a lo experimentado el verano pasado. Y dijo que una recesión en Europa seguramente ralentizaría la economía de Estados Unidos a mediados de año. Y así es como las cosas se han desarrollado. El consenso en Wall Street es que la economía de Estados Unidos crecerá 2.3% este año, lo cual está ahora casi en línea con la predicción de 1.9% de Harris.

Sorprendentemente, Harris ahora prevé que la economía mejorará ligeramente durante el próximo par de meses. El suave invierno recorrió las contrataciones de primavera más tarde en el año. Eso ha provocado las débiles cifras de empleo recientes. Harris dice que el efecto del clima se está desvaneciendo ahora. Es más, él piensa que el lastre de Europa sobre Estados Unidos no empeorará. En conjunto, señala, Europa tiene un menor problema de deuda que Estados Unidos. Sin embargo, a diferencia de Estados Unidos, la deuda no está centralizada. No obstante, para Harris, el nivel de deuda relativa de Europa significa que sus problemas son manejables.

Pero Harris dice que Europa fue sólo la mitad de la causa de su pronóstico pesimista. La otra es el precipicio fiscal. El economista dice que a menos que Washington llegue a un acuerdo para revertir algunos de los recortes pronto, casi no importará si se evita el precipicio fiscal o no.  Pues al colocar una serie de opciones sobre la mesa de un presidente ejecutivo y una de ellas es una recesión, actuará con cautela. Cuanto más se acerque el 1 de enero, los presidentes ejecutivos serán más cautelosos. Para el momento en que Washington llegue a un acuerdo, lo cual muchos suponen que no sucederá sino hasta después de las elecciones, la economía probablemente que ya se haya estancado.

¿Provocará eso una nueva recesión? Harris dice que probablemente no, aunque él piensa que es una posibilidad fuerte. Dice que, a finales de año, la Reserva Federal lanzará un nuevo programa de estímulo, tal vez una QE3, lo suficientemente grande como para evitar que la economía caiga. Y él tiene la esperanza de que eventualmente Washington, aunque sea demasiado tarde, revierta algunos de los aumentos de impuestos y recortes de gastos del próximo año.

Aún así, cree que una prolongada lucha por el precipicio fiscal debilitará aún más la fe de la mayoría de los estadounidenses en el Gobierno, que seguirá siendo un lastre para la economía. Todo esto hará que la recuperación de por sí débil se alargue mucho más tiempo. Harris cree que, incluso el año próximo, la economía de Estados Unidos crecerá un anémico 1.4%, y que podría no ser sino hasta mediados de 2015 cuando la Reserva Federal aumente las tasas de interés. Lo peor, dice Harris, es el hecho de que Wall Street aún no ve los problemas del precipicio fiscal que se acerca.

"La expectativa es que el crecimiento va a repuntar en el segundo trimestre, y yo creo que lo más probable es que la economía sea plana o caiga", dice Harris. "¿Por qué repuntarían las ganancias a final del año. No tiene ningún sentido".

Ahora ve
Con esta tecnología, la NASA analiza el impacto de los incendios en California
No te pierdas
×