Sin un estímulo, la Fed reta al mercado

El presidente de la reserva, Ben Bernanke, no dio indicios de que una QE3 sea inminente; durante meses los inversores han apostado a una nueva ronda de flexibilización cuantitativa.
Bernanke  (Foto: AP)
Michael Mackenzie
Financial Times -

Los bancos centrales se encuentran en un ánimo de flexibilización, mientras la economía global se desacelera y la crisis de la eurozona con toda su incertidumbre enfría la confianza de los inversores y los mercados.

En Estados Unidos, Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal (Fed), estuvo bajo los reflectores este martes durante su reporte semestral sobre política económica ante el Congreso.

Después de haber reducido las tasas hasta el suelo y haber desatado dos rondas de flexibilización cuantitativa, además de la reciente ampliación de la Operación Twist, es difícil adivinar qué más puede hacer la Reserva Federal en esta etapa. De ahí la reciente especulación de que podría reducir el escaso interés pagado sobre el exceso de reservas a un porcentaje más cercano a cero.

Pero, justo como Oliver Twist extendía un cuenco vacío, los inversores quieren más; sobre todo después del reporte del lunes que indicó que las ventas minoristas cayeron en junio, marcando el tercer descenso mensual consecutivo. Esto coloca la tasa de crecimiento de la economía estadounidense para el segundo trimestre en cerca de un anémico 1%, pero todavía fuera de la zona roja de una recesión.

Por eso, mientras Bernanke hablaba, los mercados buscaban cualquier señal de un cambio en la política preventiva de la Reserva Federal.

En Estados Unidos, los títulos hipotecarios han registrado una fuerte escalada de precios desde marzo, ya que los inversores han estado apostando a que una QE3 (tercera ronda de flexibilización cuantitativa o quantitative easing) es inevitable.

La historia es un poco diferente en los valores de renta variable, donde la recuperación del mercado desde principios de junio ha sido golpeada por señales de que la Fed podría no hacer ningún movimiento sino hasta septiembre, salvo que se presente un impactante reporte laboral a principios de agosto.

Después de haber ampliado recientemente la Operación Twist, es poco probable que el Presidente de la Fed dé una señal de que la QE es inminente cuando los funcionarios se reúnan a finales de mes. Además, las expectativas de inflación están disminuyendo, pero aún no llegan al nivel que plantea problemas de deflación, los cuales en el pasado han justificado una nueva ronda de compras abiertas de bonos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con las ganancias corporativas bajo presión, los valores de renta variable enfrentarán un periodo potencialmente desafiante luego de que Bernanke expresó su preocupación por la economía, pero se abstuvo de arrojar otra porción de liquidez a los mercados.

 

Ahora ve
La estatua de Diego Armando Maradona que provocó burlas en internet
No te pierdas
×