La Fed y el BCE acaparan los reflectores

Expertos prevén que en su reunión la Reserva Federal retrase medidas más agresivas como un QE3; se espera que el BCE reanude la compra de bonos o implemente otra inyección de liquidez a la banca.
mario draghi  (Foto: CNN)
Ben Rooney

Mientras los bancos centrales de Europa y Estados Unidos se reúnen esta semana, los inversionistas de todo el mundo se preguntan qué harán las autoridades monetarias para apoyar a la economía global.

La primera en congregarse es la Reserva Federal estadounidense (Fed), que inició una reunión de dos días el martes. El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) celebrará el jueves su encuentro mensual para discutir la política monetaria de la zona euro.

Los funcionarios de la Fed se reúnen en un momento en que la economía del país parece haber empeorado, con una desaceleración en el crecimiento del empleo que está afectando el gasto del consumidor.

Aunque pocos esperan que la Fed emprenda acciones esta semana, el Banco Central podría ampliar su plan para mantener las tasas de interés cercanas a cero más allá de su actual previsión del 2014. La Fed también podría elevar la tasa de las reservas bancarias en un esfuerzo por mantener la inflación bajo control, atrayendo a los bancos para que éstos almacenen una mayor cantidad de sus fondos excedentes en la Fed en lugar de prestarlos a terceros.

Sin embargo, los analistas opinan que la Fed probablemente opte por retrasar las medidas más agresivas, como por ejemplo una tercera ronda de compras de activos, o QE3.

"No espero ningún cambio importante en la política", adelanta Jeffrey Bergstrand, ex economista de la Fed que hoy es profesor de finanzas en la Universidad de Notre Dame. "La Fed se cuidará de hacer cualquier cosa a menos que vea una desaceleración más sustantiva".

Dependiendo de cómo se desempeñe la economía, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, podría sugerir más medidas de estímulo adicionales en el simposio anual del Banco Central en Jackson Hole, Wyoming, a fines de agosto. Pero los expertos creen que la Fed tal vez no actuará hasta su reunión de septiembre, una vez que haya tenido más tiempo para evaluar la economía.

Cuando Bernanke dé por terminada la reunión en curso, el BCE y su presidente, Mario Draghi, serán los siguientes en saltar a los reflectores.

"Creo que la reunión más importante es, con mucho, la del BCE", señala Kathy Jones, analista de renta fija en Charles Schwab. "Si la Fed envía una señal estaría bien, pero los mercados de aquí no se están rebelando en la forma en que lo están haciendo en Europa".

Draghi subió las apuestas la semana pasada cuando dijo que el banco está dispuesto a hacer "lo que sea necesario" para salvar al euro. Esos comentarios detonaron un rally en los mercados bursátiles mundiales y redujeron los costos de endeudamiento para los gobiernos de España e Italia, que habían subido a niveles récord a principios de esta semana.

Se espera que el BCE reanude las compras de bonos soberanos para aliviar la presión que sufren España e Italia. Algunos dicen que el BCE podría también ofrecer a los bancos europeos una nueva ronda de préstamos de bajo costo mediante la implementación de una tercera operación de refinanciamiento a largo plazo, conocida como LTRO (Long-Term Refinancing Operation).

Algunos dicen que Draghi y otros funcionarios de la Unión Europea están trabajando en un plan para utilizar los fondos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera para comprar bonos directamente de los gobiernos en el mercado primario, mientras que el BCE realiza operaciones en el mercado secundario.

Asimismo, se especula que el Mecanismo Europeo de Estabilidad, un fondo de rescate que aún no ha sido plenamente establecido, podría recibir una licencia para operar como banco. En teoría, eso permitiría al MEDE pedir dinero prestado al BCE, dándole así una fuente de financiación ilimitada para comprar bonos.

Los críticos, empero, sostienen que proporcionar liquidez adicional no haría sino reforzar el círculo vicioso entre los bancos y los gobiernos, una dinámica en la que los bancos son los principales compradores de la deuda soberana doméstica incluso cuando ellos mismos se han vuelto dependientes del financiamiento del BCE.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Dadas las altas expectativas, existe un riesgo importante de que los inversionistas se sientan decepcionados.

"El patrón que hemos visto en el pasado es que tienden a prometer de más y cumplir de menos", resume Jones.

Ahora ve
Apple creó un sistema que sirve como un ‘botón de pánico’ para el iPhone
No te pierdas
×