El costo de ser una promesa olímpica

Tres mexicanos que compitieron en Londres detallan la inversión económica y personal de un atleta; la búsqueda de apoyos económicos es básica, pero buena parte del gasto recae en la familia, señalan.
Elsa García  (Foto: CNN)
Rodolfo Zapata
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Les costó llegar a los Juegos  Olímpicos de Londres 2012, no sólo con esfuerzo físico, sino también con gastos, planeación económica y búsqueda de apoyos financieros. 

"No quiero hablar de dinero", dice la gimnasta Elsa García Rodríguez a CNNExpansión, precavida ante la inseguridad en el país. La deportista de Nuevo León cuenta que su primera beca fue de 400 pesos al mes, a los 10 años de edad.

"Cuando empecé a dar resultados internacionales recibí una beca por parte de mi Federación, fui subiendo mi nivel y esa beca estatal se convirtió en un fideicomiso para los atletas de alto rendimiento que hay en Nuevo León; luego entré al fideicomiso Cima (Compromiso Integral de México con sus Atletas)", narró.

La búsqueda de apoyos es constante entre los atletas de alto rendimiento, aunque la familia tiene un papel fundamental en el proceso de formación, asume los costos y financia los sueños de sus hijos.

"Mi familia me apoya, pero con bendiciones", dijo en entrevista Lino Montes Góngora,  halterista que terminó su participación en Londres en sexto lugar de la categoría de 56 kilogramos.

Su preparación rumbo a los Juegos Olímpicos requirió abandonar Yucatán. "Estuve en la Ciudad de México, Monterrey, San Luis Potosí y después en Europa, en Bulgaria". El transporte, el hospedaje y la comida fueron cubiertos por la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas.

"Como yo apoyo a mi familia porque mis padres son campesinos, a veces es un poco difícil; busco darles algo mejor", comenta Lino.

Montes Góngora se reunió con la gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, a quien le externó una de sus principales preocupaciones: "quiero conseguir una casa cómoda cerca de la unidad donde entreno, le pedí si me podía ayudar a sacar un crédito para comprar la casa".  

Por su parte, el representante mexicano en el tiro con arco Luis ‘El Abuelo' Álvarez  no recibe becas, aunque cuenta con apoyo del Instituto del Deporte de Baja California, su estado natal.

"Este año no recibí (apoyos económicos) por parte de la Federación, pero se podría decir que sí porque nos llevó a todos los eventos y nos dio material". Tras su participación en la justa olímpica, el gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán, le entregó un reconocimiento y un apoyo de 50,000 pesos.

El equipo no es ‘de a gratis'

"La gimnasia es un deporte caro, una competencia te puede costar 2,000 pesos más los grips, las muñequeras -ahí son como 1,500 por los dos- la magnesia y los viajes... ¡sí es caro!", afirma en entrevista Elsa García, quien asistió a Londres a competir en viga y piso, pues una lesión la dejo fuera de las barras asimétricas y del salto de caballo. 

De forma risueña y poniendo énfasis en sus habilidades deportivas y no como administradora, Elsa explicó que "contar con un gimnasio de entrenamiento es muy caro, se necesita un espacio muy grande, ya que casi todos los gimnasios son bodegas".

Mientras ella piensa en vigas, caballo y magnesia, Lino Montes suma a sus requerimientos vitaminas, proteínas, rehidratantes, fajas y zapatillas especiales.

"(La halterofilia) parece un deporte barato, pero en mi caso sí me cuesta porque a mi unas zapatillas me salen en 3,000 pesos y yo las costeo. En vitaminas gasto aproximadamente 7,000 pesos, o a veces un poquito más, cada dos meses", indica.

Para el pesista, el transporte también representa un gasto semanal. "El moverme también, porque mi municipio está como a dos horas de la ciudad de Mérida. Aproximadamente gasto 300 o 350 pesos en ir los lunes y regresar los sábados".

En tono serio y respetuoso, ‘El Abuelo' cuenta a CNNExpansión que cada arquero necesita sus aditamentos, especificaciones y flechas. "Desafortunadamente dos atletas no pueden tirar con el mismo arco porque cada quien es diferente".

Los arcos que se utilizan en los Juegos Olímpicos son de primer nivel, lo que los hace más costosos. "El equipo completo -arco, estabilizadores, flechas, la mira- sale como en 40,000 pesos más o menos", dice Luis Álvarez, quien donde pone el ojo pone la flecha.

Cada seis meses los arqueros cambian de flechas, pues es lo que más se desgasta. Cada paquete cuesta aproximadamente entre 6,000 y 8,000 pesos, ya que su punta está hecha de tungsteno, un material escaso y caro. 

No todo acabó en Londres

Las miras están puestas en Río 2016 para los tres atletas mexicanos. "¡Claro!, esto apenas inició", respondió efusivamente el halterista Lino Montes.

Sin embargo, combinar la escuela con el deporte no es fácil. El arquero Luis Álvarez estudia actualmente Ingeniería Mecánica. "Afortunadamente tengo la facilidad de tener una carga de materias menor a la que normalmente debería llevar, y gracias a eso puedo entrenar e ir a la escuela al mismo tiempo".

Para la gimnasta Elsa García el apoyo escolar es igual de indispensable que el económico. "Desde la secundaria pudieron ayudarme para poder cursar cuatro materias, cuando fui a prepa estuvo más difícil, me metí a un sistema en línea, ahí ya fue un poco más pesado porque los entrenamientos eran con mucha más exigencia".

"Ahora voy a retomar mis estudios en la carrera", cuenta la regiomontana, quien dejó la escuela un año con el objetivo de preparase rumbo a las competencias en territorio británico. "Voy a empezar en diseño de modas", dijo emocionada.

Ahora ve
Sierra Leona vende ‘el diamante de la paz’ en 6.5 millones de dólares
No te pierdas
×