México tiene un ‘negro’ futuro petrolero

El descenso acelerado en la producción haría que el país sea en un importador neto en sólo 8 años; Pemex es vital para el Gobierno mexicano, pues el 32% de su presupuesto proviene del petróleo.
Terminales.  La petrolera cuenta con una capacidad de almacenaje de 17.3 millones de barriles.  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Steve Hargreaves

México, uno de los mayores proveedores de petróleo de Estados Unidos, tiene un gran problema: su producción de crudo está cayendo rápidamente. En 2008, la producción del país alcanzó un máximo de 3.2 millones de barriles por día, según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA). El año pasado, ni siquiera produjo 3 millones de barriles al día.

La razón: el envejecimiento de los yacimientos petrolíferos y años de infrainversión.

Expertos de la industria dicen que México podría reactivar la producción si permitiera una mayor inversión de compañías petroleras internacionales. Pero bajo la política actual, la EIA considera que México tendrá que empezar a importar petróleo en 2020.

Para Estados Unidos, el declive de la industria petrolera de México significa que probablemente comprará más petróleo de Canadá y Arabia Saudita, la primera y la segunda fuente de importación de petróleo para Estados Unidos. México ocupa hoy el tercer puesto.

Y dado que el petróleo es un mercado global, cualquier descenso en la producción de una nación podría significar precios más altos a nivel mundial.

La pérdida de las exportaciones actuales de México de alrededor de 1 millón de barriles diarios sería superior a la cantidad que se pierde debido a las sanciones contra Irán, si bien en un período de tiempo más largo.

Muchos expertos achacan el descenso a la estructura de la industria petrolera de México.

México nacionalizó su sector petrolero en 1938. Desde entonces, compañías como Exxon Mobil, Royal Dutch Shell y BP tienen prohibido asumir una participación significativa en las operaciones petroleras del país. El gigante petrolero estatal, Petróleos Mexicanos (Pemex), ha dirigido el espectáculo.

Pemex es una de las compañías más grandes del mundo, y sus aportaciones representan el 32% de los ingresos presupuestarios del Gobierno mexicano, según la EIA.

Pero la exploración petrolífera requiere de grandes inversiones y los legisladores mexicanos se han opuesto durante mucho tiempo a conferirle a la empresa paraestatal el dinero que necesita para salir y encontrar nuevos yacimientos de crudo.

La diferencia entre la exploración petrolífera en Estados Unidos y en México es sorprendente, señala José Valera, especialista en energía del bufete de abogados Mayer Brown.

El número de pozos perforados en la parte estadounidense del Golfo de México y en la formación de esquisto Eagle Ford en Texas supera en razón de "varios cientos a uno" al lado mexicano.

De hecho, Estados Unidos ha experimentado un resurgimiento en la producción de petróleo, en gran parte gracias a estas dos áreas.

"No hay absolutamente ninguna razón geológica para creer que Eagle Ford termina en la frontera, o que a los mexicanos les tocó el lado seco del Golfo", comenta Valera. "Existe un considerable potencial que no se ha desarrollado".

En los últimos años, México ha hecho algunos pequeños avances para liberalizar su industria petrolera, entre ellos permitir que las empresas extranjeras participen en la licitación de contratos con Pemex.

Una portavoz de Pemex indicó que estos esfuerzos, junto con una reciente duplicación de su presupuesto, permitirán que la compañía pronto aumente la producción.

Sin embargo, los analistas del sector creen que a menos de que las empresas internacionales puedan adquirir participaciones de propiedad en los campos petroleros, la inversión seguirá siendo baja y la producción continuará disminuyendo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En fechas recientes también se ha hablado de una mayor liberalización del sector, pero la medida enfrenta una fuerte oposición de los sindicatos de trabajadores petroleros del país, los organismos gubernamentales cuyos ingresos dependen de Pemex y de los consumidores mexicanos, quienes se benefician de subsidios a la gasolina.

Como apunta Alejandra León, analista de la industria en la firma consultora IHS CERA en la Ciudad de México, el petróleo "sigue siendo un tema sensible y la política juega un papel fundamental".

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×