El crecimiento chino no acelera

El PMI, uno de los primeros indicadores de la economía, cayó más de lo esperado; el sector manufacturero ha estado muy afectado por la desaceleración de nuevos pedidos.
chinabandera  (Foto: AP)
PEKÍN (CNN) -

El vasto sector manufacturero de China ha estado muy afectado por la desaceleración de nuevos pedidos, de acuerdo a una encuesta difundida el fin de semana. Lo anterior es una señal de que el ritmo de crecimiento en la segunda mayor economía del mundo se debilitará hasta bien entrado el tercer trimestre.

El índice industrial oficial de gerentes de compra de China (PMI), uno de los primeros indicadores de la situación de la economía, cayó más de lo esperado a 49.2 en agosto, informó el sábado la Oficina Nacional de Estadísticas.

Esta fue la primera vez desde noviembre del 2011 que el número se ubica por debajo de 50, el cual separa la expansión de la contracción. Los economistas consultados por Reuters la semana pasada esperaban una baja a 50 desde los 50.1 de julio.

Los nuevos pedidos cayeron por cuarto mes consecutivo, a 48.7, mientras que las órdenes de exportación se estabilizaron en 46.6.

Los datos del Gobierno están en línea con una caída mostrada en un avance del PMI publicado el mes pasado por HSBC.

Este índice descendió a un mínimo de nueve meses de 47.8 en agosto, debido a que disminuyeron los nuevos pedidos de exportación y los inventarios aumentaron.

Los resultados finales de la encuesta de HSBC, que es un mejor reflejo de los productores más pequeños y de propiedad privada, serán divulgados el lunes.

En conjunto, los resultados podrían reforzar la necesidad de medidas políticas adicionales para impulsar el crecimiento, pero analistas están empezando a dudar de que pueda estar por venir una acción dramática.

"Creemos que están sucediendo cuatro cosas. Primero, el Gobierno ha subestimado el ritmo de la desaceleración y está detrás de la curva. Segundo, hay un elemento de cautela aún muy alto, con un miedo bastante razonable a revivir los excesos de 2009-2010", escribieron Xianfeng Ren y Alistair Thornton, de IHS Global, en Pekín.

En su comentario, hicieron referencia a la herencia de la deuda después de los estímulos masivos de China durante la crisis financiera global de esos años.

Además, los instrumentos de política están perdiendo eficacia mientras hay flujos de capitales saliendo de China y la demanda de préstamos sigue siendo débil, agregaron.

"Finalmente (...) en el próximo par de meses habrá un cambio completo de liderazgo que ocurre una vez cada década, las mentes no están concentradas sólo en la economía", agregaron.

Una serie de datos más débiles de lo esperado en julio han ido enfriando las expectativas del mercado de una rápida recuperación económica en China.

El banco central destaca una "prudente" orientación de la política ante los riesgos inflacionarios, pero los analistas creen que aún puede adoptar pasos adicionales.

China recortó las tasas de interés en junio y julio y ha inyectado liquidez en los mercados monetarios para aliviar las condiciones crediticias para apoyar a la economía después de que registró un sexto trimestre consecutivo de crecimiento más lento en el periodo abril-junio.

Pero, teniendo en cuenta los datos más recientes, parece dudoso que eso será suficiente para detener la desaceleración en el ritmo de crecimiento.

Ahora ve
Cómo se prepara y se come una pizza en el espacio
No te pierdas
×