Rescate europeo, en manos de Alemania

La ratificación del MEDE se definirá esta semana con la decisión de la Corte Suprema teutona; el programa enfrenta la oposición de grupos de legisladores y de sectores de la población.
alemania mede  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

El destino del último fondo de rescate europeo lo decidirá una Corte Suprema en Alemania esta semana.

Lo que está en juego es la emisión de un recurso de amparo que podría impedir que el parlamento alemán ratifique el tratado internacional que rige el Mecanismo Europeo de Estabilidad, o MEDE.

El MEDE es un componente clave del acuerdo anunciado en junio por los líderes de la zona euro, incluida la canciller alemana Angela Merkel, que tiene como propósito estabilizar los mercados financieros y fortalecer el sistema bancario de la región. Se prevé que el Tribunal Constitucional alemán se pronuncie sobre el tema el miércoles.

Los riesgos son potencialmente altos para España, pues se espera que el país recurra al MEDE a fin de calificar para el nuevo programa de compra de bonos del Banco Central Europeo. España ya ha solicitado 100,000 millones de euros (mde) en préstamos de rescate para recapitalizar su sector bancario.

Italia también podría estar bajo presión si el tribunal falla en contra del MEDE, ya que muchos inversionistas ven el fondo como un respaldo fundamental para el mercado de bonos de la nación, que mueve 1 billón de euros.

Hace unos meses, un grupo de legisladores conservadores alemanes que buscan tener mayor influencia sobre la forma en que se gastaría la contribución alemana al MEDE pidió a la Corte que emitiera una orden cautelar. El MEDE también se enfrenta a desafíos legales interpuestos por juristas alemanes, y a una demanda colectiva.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, ha dicho que espera que el tribunal permita que el tratado MEDE sea ratificado. Pero los analistas dicen que la Corte Suprema podría exigir cambios que lograrían potencialmente obstaculizar la capacidad del fondo para responder rápidamente a una crisis.

"Cualquier condicionamiento que se le encadene a la operación del MEDE sería visto por los mercados como un factor negativo", señala Timo Klein, economista de IHS Global Insight en Frankfurt.

El MEDE, con el tiempo, será provisto con un capital de 500,000 mde, aportados por los gobiernos durante un período de varios años, que servirá para proporcionar préstamos a los miembros atribulados de la unión monetaria compuesta por 17 naciones. Está diseñado para reemplazar al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), que ha financiado los rescates para Grecia, Portugal e Irlanda.

Sin embargo, muchos alemanes se oponen a la idea de entregar más dinero a naciones que han sido criticadas por su falta de disciplina fiscal.

El año pasado, la Corte escuchó argumentos similares referentes al FEEF, que finalmente consiguieron que el parlamento alemán asumiera poderes que habían estado anteriormente en manos de un comité especial.

Henning Berger, abogado del bufete jurídico berlinés White & Case, estima que hay una probabilidad del 60% de que la Corte deniegue la concesión del recurso de amparo, lo que sería una "luz verde" para el MEDE. Pero también indica que hay una probabilidad del 40% de que el tribunal conceda la medida cautelar e incorpore condiciones que darían al parlamento alemán "derechos más estrictos para decidir ciertas medidas de financiación dispuestas por el MEDE".

Además, Berger advierte que la Corte podría insistir en que el techo del MEDE no pueda elevarse sin el consentimiento del representante alemán en el fondo, lo que le da a Alemania "un poder de veto" sobre el MEDE.

El fallo de esta semana es sobre una medida judicial preliminar. La Corte no tomará una decisión definitiva sobre la legalidad del MEDE hasta finales de año, pero los analistas dicen que es poco probable que el tribunal cambie de rumbo.

Pues a pesar de la retórica política que afirma lo contrario, a Alemania le interesa ver que el MEDE sea ratificado y prevenir una ruptura desordenada de la unión monetaria del euro, señala Michelle Gibley, director de la investigación internacional en Charles Schwab.

"Existe un incentivo para los alemanes de mantenerlo (el tratado) intacto. Ellos no quieren que el euro se fracture porque el costo sería muy grande", apunta.

Ahora ve
México es la cuna de la nochebuena, la flor de la Navidad
No te pierdas
×