Obama y Romney ante el precipicio fiscal

El Congreso de EU espera los resultados electorales para enfrentar los aumentos y recortes; las posturas de los candidatos difieren sobre las exenciones de la era Bush y otras reducciones.
Obama Romney  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

Una de las decisiones más importantes que enfrenta el Congreso estadounidense es qué hacer con el precipicio fiscal, la serie de aumentos impositivos y recortes al gasto por valor de 7 billones de dólares que entrarán en vigor el próximo año.

Hay dos grandes puntos conflictivos: si ampliar solamente algunos o todos los recortes fiscales de la era Bush y cómo sustituir el billón de dólares que desaparecerá en los recortes automáticos de gastos.

Si el tema se maneja mal, las cosas serán un desastre. Si se maneja con inteligencia... bueno, es probable que haya sólo diferentes grados de desastre. Ello se debe a que el Congreso se ha quedado prácticamente sin tiempo para llegar a una resolución bipartidista bien pensada antes de que los cambios entren en vigor.

Los legisladores están demasiado ocupados en espera de los resultados de las elecciones de noviembre antes de atajar la cuestión con seriedad.

Entonces, ¿cómo manejarán el problema en 2013 los dos hombres que compiten por la Casa Blanca?

Barack Obama: La clave son los impuestos sobre los ricos

Al igual que muchos demócratas y republicanos, al presidente no le gustan los recortes generalizados al gasto que se darán bajo el llamado secuestro automático del presupuesto. Él quiere reemplazarlos con "un enfoque equilibrado de la reducción del déficit y la deuda a largo plazo", ha señalado el vocero del presidente, Jay Carney.

Al mismo tiempo, la oficina de presupuesto de la Casa Blanca indicó que los principales asesores del presidente "recomendarían" que vetara cualquier proyecto de ley que busque evitar los recortes en defensa, dejando intactas las reducciones en todos los rubros que no sean defensa o que pretenda evitar el alza fiscal, esto es, "no pedir que los estadounidenses más afortunados paguen su justa parte".

Además, Carney ha dicho que Obama vetará cualquier paquete enviado por el Congreso que extienda o prorrogue los recortes fiscales de Bush que aplican exclusivamente a los hogares de altos ingresos, como las dos principales tasas impositivas sobre la renta.

El propio presidente, sin embargo, no ha utilizado la palabra "veto". En su lugar, ha instado al Congreso a "trabajar en lo que podemos estar de acuerdo", a saber, ratificar los recortes fiscales de Bush para la mayoría de los estadounidenses.

Por otra parte, Obama no ha presionado a favor de una extensión de otra pieza clave del precipicio fiscal: la reducción fiscal temporal del 2% sobre el impuesto a la nómina aprobada a finales de 2010. Pero eso no significa que no lo hará.

"Evaluaremos la cuestión de si hay que extenderla al final del año, cuando sopesemos toda una serie de temas", dijo Carney a principios de este mes.

Mitt Romney: Denme 90 días

En una entrevista efectuada en mayo con Mark Halperin de la revista Time, Romney dijo que si es elegido, él y el Congreso pospondrían las alzas tributarias y los recortes al gasto hasta por 90 días. Eso le daría a su nuevo Gobierno y al Congreso entrante tiempo para resolver los problemas.

"Me gustaría poder lidiar con estos problemas de manera estructural, de una manera permanente -en lugar de un esfuerzo provisional- que requeriría dilucidarlos y reevaluarlos", indicó.

Desde entonces, el candidato republicano a la presidencia ha dejado claro muchas veces que él no favorece los recortes por casi 500,000 millones de dólares al presupuesto de defensa que se aplicarán en la próxima década bajo el llamado secuestro presupuestario. De hecho, no es partidario de ningún recorte en el gasto de defensa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Romney también dejó en claro que él no quiere que los recortes fiscales de la era Bush expiren para nadie.

Al mismo tiempo, se ha comprometido a equilibrar el presupuesto en ocho años sin tocar el presupuesto destinado a defensa o aumentar los impuestos.

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×