Mercados castigarán retraso en reformas

La suerte de la iniciativa laboral marcará pauta sobre lo que se puede esperar de otras discusiones; diferencias entre fuerzas políticas en el Congreso obstaculizan el desarrollo del país: analistas.
PIB mexico crisis terapia intensiva  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El limbo legislativo en el que podría caer la iniciativa de reforma laboral no sólo tendrá un efecto sobre el sector, sino que también enviará señales a los mercados sobre lo que se puede esperar con la discusión de otras reformas estructurales pendientes en México, advierten analistas.

Si no hay reforma laboral "sin duda es un escenario muy negativo, porque muchos (participantes en los mercados financieros) a nivel global le apostaban a que con el nuevo sexenio se podían instrumentar cambios estructurales que impulsaran a la economía hacia otras ligas", dice la economista senior del Grupo Financiero BX+, Janneth Quiroz Zamora.

Este martes el pleno de la Cámara de Diputados turnó la minuta de la reforma laboral a la Comisión de Trabajo y Previsión Social, sin darle tratamiento preferente y dictaminarla como una iniciativa ordinaria, de acuerdo con observaciones de legisladores del PAN.

El director de Programas de Derecho en el Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, Gerardo Palomar, asegura que esto es una mala señal. "Da inseguridad jurídica, porque en las reformas no solo intervienen diputados y senadores, sino otros actores como el sector privado y cámaras", advierte.

La discusión de la reforma se convirtió en un tema político, que chocó con las expectativas que se tenían sobre la iniciativa, añade Janneth Quiroz Zamora.

"Muchos asumíamos que esta negociación iba a marcar la pauta para las próximas reformas (...) pero vimos que no se podían superar estos temas. Podríamos esperar que para el próximo sexenio esta sea la tónica", recalcó la economista de BX+.

Para el diputado del partido Verde Ecologista de México (PVEM), Tomás Torres Mercado no se ha mandado ninguna mala señal sobre el tema. "No se va a detener ésta ni otras reformas; en todo caso es una señal positiva. El Congreso se sitúa en la dinámica política de un nuevo gobierno y no de uno que puso a discusión en el último tramo un asunto que no pudo hacer en 11 periodos ordinarios anteriores".

La iniciativa que reforma la Ley laboral se turnó a la Comisión de Trabajo y Previsión Social y significa someterse al proceso de discusión y análisis de una minuta como cualquier otra, ya sin el sello de ser preferente, agregó el legislador, que confía en que sí saldrá la reforma.

El diputado del PAN, Ricardo Anaya destacó que el hecho de sacar adelante la reforma laboral "sería una extraordinaria señal a los mercados nacionales e internacionales; nos haría un país más competitivo y más atractivo a la inversión productiva".

Es un hecho que en una serie de indicadores internacionales como es el índice de competitividad del Foro Económico Mundial, México avanzaría una cantidad importante de lugares particularmente en la categoría de eficiencia laboral si sacamos adelante esta reforma, indica el legislador panista.

"Hacemos un llamado al PRI que recuerde que el presidente electo Enrique Peña Nieto tendrá la oportunidad de presentar hasta 24 iniciativas preferentes, no vaya a ser que por esta fobia a la democracia sindical estén ellos mismos desgastando o minando un procedimiento que podría ser útil para sacar reformas importantes para el país", recalcó.

Anaya sostiene que el trámite no pierde el carácter de preferente y por eso seguirán insistiendo en cualquiera de los escenarios para que se vote en el pleno a la brevedad. La reforma enfrenta el desacuerdo de los legisladores en ocho artículos, todos ellos relacionados con la transparencia y rendición de cuentas de los sindicatos con sus miembros.

El legislador explicó que si la reforma laboral se aprueba en Cámara de Diputados en los mismos términos que fue enviada por el Senado, se turnaría directamente al Ejecutivo para su publicación y entrada en vigor, pero si los diputados rechazan las modificaciones que hicieron los senadores sí tendría que regresar al Senado para que defina si insisten o no en esto cambios.

En este segundo supuesto, si el Senado ya no insistiera en los cambios la enviarían al Ejecutivo para que se publique y pueda entrar en vigor. Si el senado insistiera en los cambios, la reforma se desecharía y ya no podría presentarse sino hasta el próximo periodo de sesiones.

Gerardo Palomar, del Tecnológico de Monterrey, considera que la iniciativa no pierde su categoría de preferente, pero como no hay una reglamentación el proceso como tal la convierte en una iniciativa común y habría que solventar esas cuestiones.

"Es como darle la vuelta a cualquier reforma preferente y bajo este esquema sentamos un pésimo precedente para efectos de que -en subsiguientes ocasiones donde haya una iniciativa preferente- un cierto grupo parlamentario se ponga de acuerdo y la bloquee para convertirla en una iniciativa común, perdiendo en la práctica la preferencia que tiene y se tendría el camino listo para quitar la preferencia a esta y otras iniciativas", advirtió.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin acuerdos en el Congreso, el país puede seguir en el estancamiento, advierte la economista de BX+. En particular esta reforma es importante, pero hay otras como energética y fiscal que también tendrían repercusiones importantes al no avanzar.

"Al PRI le conviene que se aprueben estas reformas, porque es ahora el partido que le toca gobernar y el que no haya cedido en esta negociación en un futuro el PAN puede asumir la misma postura de no ceder a iniciativas del PRI, pero la economía se mantendría estancada mientras no se lleguen a estos acuerdos", añade y considera que sería lamentable que ahora que México se ha puesto de moda no se logre avanzar por estas diferencias políticas.

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×