Republicanos van por recortes en nómina

El legislador Paul Ryan busca reducir el déficit federal despidiendo a 210,000 empleados públicos; los sindicatos han acusado al ex candidato a la vicepresidencia de buscar una venganza contra ellos.
Jennifer Liberto
WASHINGTON -

El presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara, el republicano Paul Ryan, quiere reducir la nómina del Gobierno federal en un 10% -unos 210,000 puestos de trabajo- congelando las contrataciones durante dos años.

Esta idea forma parte de su propuesta de presupuesto divulgada el martes. La medida podría ahorrar 49,000 millones de dólares en su plan más extensivo para eliminar los déficits federales para 2023. Ryan propone también que los trabajadores federales aporten más a sus pensiones, ahorrando otros 132,000 millones de dólares en 10 años.

Estas propuestas no son nuevas, son las mismas que Ryan expuso el año pasado. La diferencia ahora es que no son una idea tan descabellada, en particular en un momento en que severos recortes gubernamentales ya están en marcha.

Los recortes al presupuesto federal que arrancaron el 1 de marzo están obligando a cientos de miles de funcionarios a asumir una reducción salarial de 20% durante cinco meses. Muchas agencias federales han instituido una congelación de la contratación, en tanto que el Pentágono ha despedido a unos 46,000 trabajadores contratados. Todo esto supondrá un ahorro en el presupuesto federal de 85,000 millones de dólares para septiembre.

Y se suma a los 33,000 puestos de trabajo que las agencias federales han perdido por deserción y despidos desde enero de 2012.

Los republicanos de la Cámara han argumentado durante años que los trabajadores federales son una de las causas detrás del enorme déficit. Los republicanos sugieren que los salarios y las prestaciones de los funcionarios públicos son más generosos que los del sector privado.

Un informe de 2012 de la Oficina de Presupuesto del Congreso reveló que los empleados federales obtienen en promedio beneficios 46% superiores o mejores en comparación con el sector privado.

En cuanto al salario, no es tan simple. Los empleados federales, en promedio, ganan 77,414 dólares al año en sueldos, 44% más que los 53,463 dólares de los empleados del sector privado, según el Buró de Análisis Económico. La diferencia en la paga se debe a los mayores niveles educativos de la fuerza laboral federal, más empleos de cuello blanco, y la concentración de puestos de trabajo ubicados en Washington, un lugar más caro para vivir que otras zonas del país.

Lo más probable es que la propuesta de Ryan tenga el mismo destino que los presupuestos anteriores: ninguno. Pero los elementos de la propuesta podrían influir en los debates venideros conforme los legisladores se apresuren otra vez a evitar una parálisis de los servicios gubernamentales cuando el presupuesto actual expire el 27 de marzo.

Los sindicatos se oponen frontalmente al presupuesto de Ryan, acusándolo de una vendetta en contra de los trabajadores federales.

"Es la misma basura que ha propuesto antes: meter tijera a los empleados federales y aumentar el número de contratistas que hagan el trabajo de los empleados federales", opina Jeffrey David Cox Sr., presidente nacional de la Federación Americana de Empleados Gubernamentales. "Es porque no quiere subir los impuestos a los millonarios y multimillonarios de este país."

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para los trabajadores federales, es más de lo mismo. Su salario ha sido congelado a los niveles de 2010, una medida apoyada por el presidente Obama para ahorrar 60,000 millones de dólares del déficit en un lapso de 10 años. Los trabajadores no han tenido incrementos anuales por costo de vida y la única manera de que su salario aumente es a través de ascensos.

En enero, el presidente Obama ordenó un aumento salarial de 0.5% para los empleados federales cuando el presupuesto actual se agote. Empero, parece que en estos días los funcionarios federales tienen cada vez menos amigos. Los legisladores de ambos partidos están proponiendo extender la congelación salarial, lo que podría incluso anular ese insignificante aumento salarial.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×