Merkel pide calma ante crisis en Chipre

La canciller alemana aseguró que se trabajará para mantener la estabilidad de la zona euro; un plan para rescatar a Chipre revivió los temores de la crisis, y tiró al euro y a los mercados.
BERLÍN (CNN) -

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo este lunes que trabajará con otros líderes de Europa para asegurar la estabilidad de la zona euro, después de que un plan del fin de semana para rescatar a Chipre imponiendo un impuesto a los depósitos bancarios sacudió al bloque monetario. "Hemos trabajado para asegurar la estabilidad de la zona euro como un todo", dijo Merkel, junto al francés, Francois Hollande; y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso; antes de reunirse con industriales europeos para discutir cómo el apuntalar el crecimiento, el empleo y la competitividad.

"Lo hemos hecho en los últimos años y lo continuaremos haciendo, como ha sido estos días con Chipre. Aquí también queremos asegurar que el euro permanezca estable en general".

La medida provocó temores en todo el bloque, derivando en un desplome del euro y de los mercados bursátiles.

Este lunes, el Eurogrupo decidió otorgar a Chipre más flexibilidad sobre un impuesto bancario, central para los términos de su rescate, dijo una fuente del Ministerio de Finanzas griego después de una teleconferencia de los funcionarios de la zona euro.

El Eurogrupo accedió a que los depositantes con menos de 100,000 euros (129,000 dólares) en los bancos estén protegidos, sostuvo el funcionario, que hizo declaraciones bajo condición de anonimato.

Indicó que Chipre de todas formas deberá recaudar 5,800 millones de euros a partir del impuesto único a los depósitos, tal como estaba planeado, y que el Parlamento de la isla sometería a votación el paquete de rescate el martes.

Los impuestos originalmente propuestos sobre los depósitos ascienden al 9.9% para los ahorros que excedan los 100,000 euros y del 6.7% a cualquier suma inferior.

Los ministros chipriotas se apresuraban este lunes para revisar un plan que busca recaudar dinero de los depósitos bancarios como parte de un rescate de la Unión Europea (UE), en un esfuerzo para asegurar que los legisladores lo respalden.

El anuncio del fin de semana, de que Chipre establecería un impuesto a las cuentas bancarias como parte de un rescate de 10,000 millones de euros (13,000 millones de dólares), rompió las prácticas anteriores en las que los ahorros de los depositantes eran sacrosantos.

Antes de la votación en el Parlamento, el Gobierno estaba trabajando en un plan para aliviar el golpe a los pequeños ahorristas, haciendo que la carga del impuesto se vuelque más hacia aquellos con depósitos mayores a 100,000 euros.

El Gobierno dice que Chipre no tiene otra opción que aceptar el rescate con el impuesto a los depósitos, o caer en la bancarrota.

Una fuente del Gobierno chipriota dijo a Reuters que la introducción de un umbral libre de impuestos para los depósitos bancarios menores estaba en discusión, pero aun no se había acordado.

La zona euro ha indicado que los cambios serían aceptables siempre que se mantenga el retorno de unos 6,000 millones de euros.

Si el Parlamento chipriota rechaza el acuerdo, la zona euro enfrentaría un riesgo real de recaer en la crisis.

Los residentes de la isla vaciaron sus cajeros automáticos para obtener sus fondos el sábado y el domingo. La medida también asustó a los depositantes en las economías más débiles de la zona euro y a los inversores que temen un precedente que podría reavivar la turbulencia del mercado.

Alertan peligro

Una propuesta para incluir un impuesto a los depósitos bancarios asegurados en Chipre crea un "precedente increíblemente peligroso" y socava la confianza en el manejo de Europa de la crisis de deuda de la zona euro, dijo este lunes el jefe de una asociación bancaria global.

Tim Adams, director gerente del Instituto de Finanzas Internacionales, dijo que el anuncio del fin de semana sobre que Chipre impondría un impuesto extraordinario a las cuentas bancarias como parte de un paquete de rescate de 10,000 millones de euros de la Unión Europea reavivó las preocupaciones sobre la crisis de la zona euro.

"Cruzar el límite de tratar los depósitos garantizados y socavar las garantías explícitas -puedes llamarlo impuesto o lo que quieras- esencialmente la garantía rota abre muchas posibilidades diferentes de efectos desestabilizadores en el corto, mediano y largo plazo", dijo Adams a Reuters en una entrevista.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La próxima vez que haya una crisis en cualquiera de esos países, los depositantes van a preguntarse, ¿por qué me voy a quedar para ver si se aplican o no las mismas reglas? Creo que es un precedente increíblemente peligroso, sin dudas", agregó.

El IFI es el mayor grupo de presión internacional de firmas financieras, con más de 450 miembros. Fue en principal negociador de los acreedores del sector privado durante la amortización de deuda griega el año pasado.

Ahora ve
Millones de devotos llevan peticiones y agradecimientos a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×