El mal hábito presupuestario de EU

El Congreso estadounidense acostumbra recurrir a soluciones temporales sobre su gasto fiscal; pero las llamadas resoluciones continuas afectan la productividad de las agencias gubernamentales.
dolar  (Foto: Getty)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El Congreso estadounidense tiene previsto firmar pronto un proyecto de ley para seguir financiando al Gobierno federal hasta el final del año fiscal. Eso es bueno, porque si no lo hacen, el financiamiento se terminaría el 27 de marzo. Por desgracia, la solución de último minuto de los legisladores refleja un problema mayor: la adicción a los proyectos de ley de financiamiento bipartidistas temporales en lugar de aprobar proyectos de ley para todo el año.

El Congreso ha recurrido al uso de las ‘resoluciones continuas' (continuing resolutions) en todos excepto en tres de los últimos 30 años, según la Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO, por sus siglas en inglés). Entre 1999 y 2012, el Congreso aprobó 87 de ellas. Otras dos se agregarán a la cuenta para este año.

Al igual que con todos los malos hábitos, puede haber consecuencias negativas para lo que en Washington llaman ‘CR'.

En cualquier año determinado, las agencias federales pueden llegar a operar bajo múltiples CR de diferentes extensiones. Desde 1999, han autorizado financiar desde un día hasta 227 días.

La GAO destacó varios problemas creados por las agencias que operan bajo CR. Entre ellos:

Incapacidad para avanzar: A menos que el Congreso incluya específicamente el permiso para hacerlo, una CR puede impedir que una agencia inicie nuevas actividades y proyectos.

Retrasos en la contratación y en la emisión de contratos: Eso puede dar lugar a un aumento de costos en los proyectos, demoras en los servicios y un menor número de candidatos de alta calidad.

Gastos distorsionados: Una CR podría no dejar tiempo suficiente para gastar dinero en las necesidades más prioritarias, como la contratación de nuevo personal. Así que las agencias podrían terminar gastando el dinero en menores prioridades que se pueden comprar o lograr más rápidamente.

Pérdida de productividad, tiempo desperdiciado: "Las agencias reportaron realizar trabajo adicional para operar dentro de las limitaciones de las CR, como emitir subsidios de más corta duración y contratos emitidos varias veces", indicó el reporte de la GAO.

En otras palabras, una CR de 30 días podría significar la emisión de un contrato de 30 días o un subsidio que luego tiene que ser emitido cada vez que una nueva CR se aprueba.

La Administración de Salud de Veteranos (VHA, por sus siglas en inglés), por ejemplo, estima que una CR de 30 días "resultó en más de 1 millón de dólares en pérdidas de productividad en los servicios médicos del Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) y más de 140,000 dólares en trabajo adicional para la oficina de contratación central de la agencia", según la GAO.

Entonces, ¿por qué los legisladores siguen minando la eficiencia del gobierno peleando perpetuamente sobre el gasto?

Técnicamente, aprueban una CR cuando no logran aprobar cualquiera o la totalidad de los 12 proyectos de ley de egresos requeridos antes del inicio del año fiscal el 1 de octubre. Esos proyectos de ley autorizan lo que las agencias gubernamentales pueden gastar durante el siguiente año.

Y usualmente fracasan en promulgar las leyes de presupuesto a tiempo, si es que las aprueban. Para 2013, ninguna ley de egresos del presupuesto ha sido promulgada desde mediados de marzo hasta mediados del año fiscal.

La historia podría no ser muy diferente para 2014, año fiscal que el Congreso ha comenzado a abordar.

Es probable que cada cámara apruebe su propia resolución de presupuesto de 2014 para el 15 de abril. Dicha resolución establece los límites principales de gasto y las prioridades presupuestarias. Sin embargo, las resoluciones de la Cámara y del Senado son tan diferentes entre sí, que será muy difícil conciliarlas.

Eso significa que los comités de egresos de cada cámara revisarán la Ley de Control de Presupuesto, que establece los niveles de gasto desde 2014 hasta 2021. Y esos niveles asumen que los recortes de gastos discrecionales que entraron en vigor el 1 de marzo permanecerán en vigor.

Así que "las cosas van a estar muy, muy apretadas", dijo Rudolph Penner, ex director de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés).

Eso significa que habrán fuertes desacuerdos sobre quién debe ser más exprimido, señaló el experto en presupuestos Charles Konigsberg.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Esas peleas podrían seguir hasta el último momento, en el cual los legisladores podrían decidir de nuevo aprobar una CR temporal para el inicio del año fiscal 2014.

Lave, enjuague y repita.

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×