Ayuda de Rusia, costosa para Chipre

El Gobierno chipriota podría recibir el apoyo a cambio de una parte de su reserva de gas: expertos; otra opción para el país es imponer un gravamen sólo a grandes cuentas bancarias: analistas.
EURO ROTO  (Foto: Getty)
Mark Thompson
LONDRES -

¿Y ahora qué hará Chipre? El camino por delante es muy incierto. La pequeña nación con gigantescos bancos y una aplastante deuda gubernamental ha rechazado con firmeza el ofrecimiento de un rescate por 10,000 millones de euros hecho por la Unión Europea (UE) debido a la repulsión pública ante la principal condición del salvataje: un impuesto sobre los depósitos bancarios.

Hace apenas unos días, el recién elegido presidente del país había negociado el acuerdo de rescate. Pero el martes no pudo ni siquiera convencer a su propio partido en el parlamento para que respaldaran el impopular e inédito gravamen sobre los depósitos bancarios que el acuerdo exigía.

Al tratar de convencer a los chipriotas de apoyar el acuerdo de la UE, alcanzado en las primeras horas del sábado pasado, el presidente Nicos Anastasiades advirtió que la alternativa (la quiebra, la salida del euro y la devaluación) sería aún más dolorosa.

Anastasiades y los líderes de los partidos políticos chipriotas se reunirán este miércoles, y tendrán que llegar a una solución viable sin tardanza.

Los bancos abrirán el jueves tras haber permanecido cerrados al público esta semana y la posibilidad de una estampida bancaria (una retirada masiva de depósitos) es alta.

¿Cuáles son las alternativas?

El Gobierno todavía podría presentar una propuesta revisada al parlamento chipriota, posiblemente salvaguardando todos los depósitos inferiores a los 100,000 euros. Pero eso significaría una tasa mucho mayor al 9.9% para las cuentas más grandes y podría provocar que los depositantes extranjeros -muchos de ellos rusos- retiraran su dinero.

El objetivo del impuesto era que ayudara a financiar el rescate. Así que Chipre podría mantener el gravamen propuesto para las grandes cuentas en 9.9% y buscar la forma de compensar el déficit de financiación en otros lugares. Pero, ¿dónde? Tal vez con ayuda de Rusia, que ha mantenido a flote a Chipre durante los dos últimos años.

El ministro chipriota de finanzas, Michalis Sarris acudió a Moscú este miércoles para sostener conversaciones sobre el tema. Pero cualquier tipo de impuesto sobre las cuentas bancarias, incluso mitigado por un préstamo de Rusia, aún conlleva el riesgo de una peligrosa fuga de capital.

Los ministros de finanzas de la zona euro, aunque dispuestos a aceptar cambios en la forma en que se aplicaría el impuesto, no están preparados para aportar más de 10,000 millones de euros e insisten en que los grandes depositantes deberían ayudar a Chipre a encarar una crisis que tiene sus raíces en un sector bancario extraterritorial (offshore) de dimensiones descomunales. A la UE también le preocupa que el dinero de los contribuyentes se utilice para rescatar a los lavadores de dinero.

El ministro alemán de finanzas lo puso en términos escuetos el martes después de la votación. "Chipre tiene un sector bancario que es demasiado grande y son insolventes con ese modelo y nadie fuera de Chipre tiene la culpa de eso", declaró Wolfgang Schaeuble en la emisora ​​pública germana ZDF. "Este modelo de negocio no es sostenible, no hay alternativa".

Mientras tanto, las medidas de financiación adoptadas en otros rescates de la eurozona no están disponibles para Chipre.

En el rescate de Grecia, los ministros de finanzas de la zona euro prometieron que la quita que se impuso a los bonos del Gobierno sería un hecho aislado. Pero los bancos chipriotas están fuertemente financiados por depositantes, por lo que pasarle parte del costo a los titulares de bonos no recaudará lo suficiente.

Asimismo, la austeridad tampoco parecería una solución. El plan de la UE ya incluye un aumento de los impuestos a las sociedades, así que aumentos impositivos adicionales y recortes de gastos parece ser una causa perdida de antemano.

La economía de Chipre está en una profunda recesión, y se prevé que siga así durante los próximos dos años. Su contribución de 5,800 millones de euros al programa de rescate de la UE equivale a alrededor de un tercio de su PIB. Tratar de cubrir una fracción de ese monto con un programa de austeridad hundiría a la economía aún más, reduciría los ingresos y aumentaría el endeudamiento.

Chipre tendrá que ser creativo para salir del bache.

[Chipre pidió este miércoles un préstamo a Rusia. El ministro de Finanzas de Chipre, Michael Sarris, dijo que no había alcanzado un acuerdo en su primera reunión con su contraparte rusa, Anton Siluanov, en Moscú, pero que las conversaciones continuarán.]

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Esta opción representa un apoyo  mayor para Chipre que la simple mejora de los términos de su préstamo existente. Cerca de un tercio de todos los depósitos en los bancos chipriotas pertenecen a rusos, y los bancos rusos han otorgado fuertes préstamos a las empresas de la isla.

Pero la ayuda llegaría a un precio, posiblemente una importante participación en las reservas de gas no desarrolladas que Chipre posee mar adentro.

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×