Chipre aplica medida de emergencia

El Gobierno aprobó un fondo para aglutinar activos estatales como base para emitir un bono; ministros de la zona euro sostendrán diversas reuniones en torno a la crisis y su rescate.
chipre  (Foto: AP)
BRUSELAS (CNN) -

Chipre realizaría un dramático giro este sábado para evitar una inminente amenaza de un descalabro financiero, habiendo señalado que está dispuesto a imponer un gravamen a los grandes ahorristas en sus bancos para asegurar un rescate de la Unión Europea.

Los ministros de Finanzas de la zona euro programaron una reunión en Bruselas para el domingo, en una fuerte señal de que creen que una solución está cerca.

Mientras cientos de manifestantes se enfrentaron con la policía antidisturbios a las afueras del Parlamento la noche del viernes, los legisladores votaron por nacionalizar los fondos de pensiones, agrupar los activos del estado para la emisión de un bono y separar los activos buenos de los malos en los bancos afectados.

Funcionarios dijeron que era inminente un acuerdo para recaudar 5,800 millones de euros exigidos por la UE a cambio de un rescate por 10,000 millones de euros (13,000 millones de dólares), incluido algún tipo de impuesto a los depósitos bancarios, que podría ser votado tan pronto como el sábado.

Si no se logra un acuerdo antes del lunes, el Banco Central Europeo ha amenazado con cortar la liquidez a los bancos chipriotas, lo que significaría el colapso seguro del sistema financiero de la isla y su posible salida del bloque monetario.

Chipre se acercó previamente a la bancarrota cuando su Parlamento rechazó el martes el gravamen propuesto, con los chipriotas enfurecidos por planes de tocar las tenencias de los pequeños ahorristas así como las cuentas más grandes, muchas pertenecientes a inversores extranjeros.

Sin un impuesto bancario, Nicosia se acercó a Rusia, cuyos ciudadanos tienen miles de millones de euros en juego en el sector bancario chipriota. Pero el ministro de Finanzas Michael Sarris retornó desde Moscú con las manos vacías. El viernes aseguró que el impuesto bancario estaba de nuevo "sobre la mesa".

Funcionarios del partido gobernante dijeron a Reuters que las discusiones se centraban en un impuesto sobre los depósitos mayores a los 100,000 euros, sacando a los ahorristas más pequeños. Un funcionario dijo que el impuesto podría limitarse a las grandes cuentas en el mayor prestamista de la isla, Banco de Chipre, a una tasa del 20%.

Los legisladores aprobaron un proyecto de ley que pavimentaría el camino para que el Gobierno divida a sus prestamistas con problemas entre bancos buenos y malos.

La medida es probable que apunte a Banco de Chipre y al segundo prestamista del país, Banco Popular de Chipre, también conocido como Laiki, y haría más fácil para el Gobierno salvaguardar depósitos que poseen una garantía estatal de hasta los 100,000 euros.

"Con el proceso de consolidación, los depositantes sobre los 100.000 euros esperarán por muchos años para ver cuánto de sus depósitos pueden recaudar", dijo Averof Neophytou, vicepresidente del partido Democratic Rally.

"Al mismo tiempo, esta decisión política para apoyar esta severa ley salvaguarda 100% los depósitos de 361,000 ahorristas en el Banco Laiki", agregó, refiriéndose a los ahorros de hasta 100,000 euros.

El ritmo del drama ha sorprendido a los chipriotas, que hace apenas casi un mes eligieron al presidente conservador Nicos Anastasiades con un mandato para asegurar el rescate.

Pero los legisladores se resistieron a tocar a los pequeños ahorristas con el impuesto bancario, un rechazo frente al tipo de estrictas medidas de austeridad aceptadas por Portugal, Irlanda, Grecia, España e Italia en los últimos 3 años de crisis de deuda en Europa.

Alemania advirtió que Chipre estaba "jugando con fuego". Moody's rebajó la calificación crediticia sobre los depósitos en los bancos chipriotas a "Caa3", a solo dos escalones del último nivel de su escala de categoría basura.

La UE dijo que la única forma de encontrar los 5,800 millones de euros que Chipre necesita para contribuir al rescate de sus bancos es de los ahorristas que ponen dinero en su sistema bancario.

Los tambaleantes bancos mantienen 68,000 millones de euros en depósitos, incluyendo 38,000 millones en cuentas de más de 100,000 euros, una enorme cantidad para una isla de 1.1 millones de habitantes que nunca podría haber sostenido un sistema financiero tan grande por sí sola. Gran parte del capital de los bancos fue arrasado por las inversiones en Grecia.

Muchos de los más grandes depositantes son extranjeros, incluidos magnates rusos, y políticos europeos son reacios a gastar dinero de los contribuyentes en un rescate si los ahorristas no sufren pérdidas.

Al borde del abismo

Con los bancos en Chipre cerrados hasta el martes, los ciudadanos han estado asediando los cajeros automáticos toda la semana. Enfrentado una casi cierta corrida bancaria cuando los bancos reabran sus puertas, el Parlamento también le dio al Gobierno la autoridad para imponer controles de capital.

"Nuestros llamados amigos nos vendieron", dijo Marios Panayides, de 65 años. "Nos han abandonado completamente al borde del abismo", agregó.

El Banco de Chipre instó al Gobierno a adoptar inmediatamente la propuesta de la zona euro para gravar los depósitos superiores a los 100,000 euros, diciendo que la alternativa era el colapso del sistema bancario del país y la salida de la zona euro.

Dando el primer paso hacia la consolidación financiera, Chipre arregló el viernes que las unidades en Grecia de sus dos mayores prestamistas fueran adquiridas por un competidor griego.

Funcionarios de la UE criticaron a Chipre por inicialmente insistir en que cualquier depósito debía tener un impuesto, incluso los de los pequeños ahorristas. Los líderes chipriotas no quieren un cambio hacia una carga completa a los mayores depositantes, con la aparente esperanza de salvar a la industria bancaria extranjera de Chipre.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo a legisladores que aunque ella quería mantener a Chipre dentro de la zona euro, debe primero reconocer que no tiene futuro como un centro financiero externo, dijeron dos parlamentarios a Reuters.

Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, aseguró que la apagada reacción a la crisis en los mercados financieros mostraba que la zona euro era capaz de contener el problema de Chipre.

Jeroen Dijsselbloem, el holandés líder del Eurogrupo de ministros de Finanzas, dijo que el grupo quería que Chipre se mantuviera dentro de la unión monetaria. Pero al ser consultado, no descartó una salida.

"Todos los escenarios son posibles y los escenarios en los que nos estamos enfocando incluyen llegar a una solución conjunta en la cual Chipre se salva, pero en la que el sector bancario se mantiene en una forma sana pero más pequeña", dijo Dijsselbloem.

Ahora ve
El dramático video de un oso polar delgado que lucha por avanzar lejos del hielo
No te pierdas
×