Flujos de capital, en la mira de Banxico

La Junta de Gobierno está preocupada por la entrada masiva de inversión especulativa: expertos; si lo que se busca es contener el ingreso de esos recursos, una nueva baja en tasas no se descarta.
DOLARES  (Foto: Getty)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La fuerte entrada de flujos de capital especulativo al país será ahora un tema obligado en las reuniones de política monetaria del Banco de México (Banxico) por el efecto que pueda tener no sólo en la inflación, sino también en la futura estabilidad financiera del país, advierten economistas.

El objetivo prioritario del banco central es procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda mediante el control de la inflación, pero en sus minutas del viernes pasado se observa preocupación de la Junta de Gobierno por la fuerte entrada de recursos al país

Advierten sobre la posibilidad de volver a observar otro recorte a la tasa de referencia, ya que las condiciones de alta liquidez global no se modificarán en el futuro cercano y la entrada de capitales muy probablemente continuará ante la expectativa que ha generado un posible aumento en la calificación de la deuda soberana mexicana.

"Banxico está preocupado por temas adicionales a la inflación, especialmente por las distorsiones que puede generar internamente la política monetaria ultra-expansiva de los bancos centrales más grandes del mundo", dice el economista en jefe de Scotiabank México, Mario Correa.

En las minutas del banco central, la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno enfatizó que si el Banco de México mantiene su tasa de referencia en su nivel actual, dado el considerable relajamiento monetario adicional esperado en un gran número de economías, se observaría un endurecimiento innecesario de las condiciones monetarias.

Ello "podría propiciar una entrada desproporcionada de flujos de capital que a su vez podría generar distorsiones en los precios de los activos, incluyendo una apreciación del tipo de cambio", destacan las minutas.

Al 12 de marzo pasado, día en el que Standard and Poor's aumentó la perspectiva de México de estable a positiva, la tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros alcanzó una nueva cifra histórica en un billón 660,977.18 millones de pesos (equivalente a 133,261 millones de dólares), según el último reporte de Banxico.

En un mes, el crecimiento ha sido de 4.78%, mientras que con relación al último día de diciembre de 2012 se registra un aumento de 5.74%, lo que implica que ingresaron 90,168.8 millones de pesos al mercado de deuda mexicana denominada en pesos.

Las cifras del banco central reflejan que de los cinco instrumentos en los que participan los extranjeros, en dos se concentra prácticamente la totalidad de su tenencia. En Cetes detentan 30%, mientras que en bonos está 64%.

"La entrada de capitales está siendo un factor de preocupación", indica el director de la Carrera de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey (ITESM), Campus Santa Fe, Raymundo Tenorio Aguilar.

"A 15 días de distancia de haber bajado la tasa de referencia, uno de los miembros dijo que esperaría que esto desestimulara la entrada de capitales y no fue así; sin embargo, esto se debe a la fuerte liquidez internacional y al diferencial entre la tasa de interés que pagan instrumento en Estados Unidos y los de México", detalla.

El catedrático menciona además que el cambio en la perspectiva de la calificación de la deuda soberana mexicana por parte de S&P aumenta la posibilidad de que ingresen más capitales a México, por esos puntos base de diferencia tan altos.

El miedo por la entrada de capital especulativo

Los especialistas consideran que en la baja de medio punto que aplicó Banxico a su tasa de referencia, jugó más la posibilidad de tratar de inhibir la entrada del flujo de capitales, ya que se esperaba un aumento en la inflación que tendría a disiparse en el transcurso del año.

"No habrá problemas en la medida en que esta entrada de capitales se produzca en un crecimiento real de la productividad y e inversión física", destaca la subdirectora de Estrategia Económica del Grupo Financiero Ve por Más, Janneth Quiroz Zamora.

Advierte que el temor es que cuando las cosas empiecen a mejorar en Europa o comiencen a subir su tasa, ya que puede propiciar que salgan los capitales de México para regresar a ese Continente o a Estados Unidos.

La apuesta es que en México efectivamente se hagan cambios estructurales y tenga un potencial de crecimiento a futuro y detenga una salida masiva de capital.

En opinión de la estratega de Ve por Más, con el cambio en las reformas estructurales México se ubica también con potencial de crecimiento a futuro, en la medida en que los mercados tengan en la cabeza que va a crecer a tasas elevadas y con buenos fundamentales, mucho mejores a los que hay en Europa, seguirá siendo un mercado potencial y el dinero se quedaría.

"La llegada de capital especulativo a México es un riesgo a futuro, porque las tasas tarde o temprano van a subir cuando la economía de Estados Unidos salga del bache y los capitales van a empezar a regresar a ese mercado que, como sea, significan mucha más protección", añade Raymundo Tenorio, del ITESM.

La ventaja para México es que está comprando tiempo con este proceso de reformas, con esta posibilidad de que se modifique la calificación, es tiempo que está ganando para que esos capitales, llegado el momento, no salgan abruptamente.

Para Mario Correa, de Scotiabank, la entrada de capitales en principio debería ser un efecto positivo, porque al apreciarse el tipo de cambio baja el precio de los bienes importados y esto permitiría tener un menor nivel de inflación.

"El problema es que pueden generar una serie de complicaciones, sobre todo si hay una reversión en los flujos que es una de las preocupaciones que tiene Banxico, si algo sale mal en el entorno global se revierten esos flujos y se tendría el efecto opuesto", menciona.

Este efecto contrario, dice, es una presión significativa sobre el tipo de cambio y eventualmente sobre los precios de los bienes importados y comerciables, esto generaría una mayor inflación en el tiempo, además del desorden que pueden producir en el funcionamiento de los mercados, tanto en tasas como tipo de cambio.

¿Tasas a la baja, otra vez?

No hay que descartar la posibilidad de que más adelante Banxico vuelva a bajar su tasa, subraya Correa. "Ya vimos que reaccionaron, entre otras cosas, a este entorno global de alta liquidez, a la afectación que nos está generando con estas fuertes entradas de capital, parece que fue un factor de peso en la decisión por lo que se ve en las minutas".

Esa situación de alta liquidez global, de flujos fuertes hacia el país muy probablemente va a continuar. ¿Qué va a hacer Banxico en el futuro si continúa esta situación? "No sabemos, dependerá de muchos otros factores, pero creo que lo que vimos con esta decisión es que existe la posibilidad de que se pueda a tener un rebote en la tasa de interés si este tipo de factores persisten y Banxico lo juzga necesario, no habría que descartar creo yo la posibilidad de una baja en tasas", agrega.

Para el catedrático del ITESM, el mercado podría estar anticipando otra baja más. De hecho, el que Banxico haya dicho que el recorte sería de una vez por todas, esto habría significado bajar la tasa en 100 puntos base y no en 50 puntos como sucedió.

"Si en los próximos 30 días llega a bajar de nuevo la tasa de referencia, le restaría credibilidad al banco central y otra posibilidad es que para parar la apreciación de la moneda tendría que comprar dólares y elevar mas la reserva y subir la cotización a 12.70 pesos", indica.

El tipo de cambio se está apreciando porque no hay intervención en el mercado y está ingresando mucho capital al país, lo que representa un subsidio a las importaciones; es decir, le pega al comercio exterior porque se abarata la moneda y permite comprar más importaciones, quitando un incentivo a las exportaciones.

"El tipo de cambio teórico -que se calcula comparando la tasa de interés interna y externa y los índices de precios interno y externo- , debería ser de 12.61 pesos por dólar, pero al estar en este momento en 12.40  estamos comprando más barata una mercancía en el mercado que su precio real. Lo que se estimula es que la tasa de interés debiera bajar y no baja".

"Si está generando distorsiones esta entrada de capitales, o la puede generar, se seguirá tomando acciones para evitar que se convierta en un problema mayor", puntualiza Janneth Quiroz, de Ve por Más.

"Pensamos que al recortar las tasas de alguna manera va a  limitar una entrada mayor de inversión de cartera, habrá eventos en el futuro, por ejemplo, el aumento en la calificación que, frente a la volatilidad mundial, México seguirá siendo visto como un lugar de refugio de esos capitales y de no haberse tomado esta medida (de bajar la tasa) la entrada de capitales de cartera habría sido mayor", subraya.

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×