Recortes en EU ‘perdonan’ a inspectores

La industria de la carne y las aves en EU cabildeó para evitar paros obligados de los trabajadores; casi un millón de empleados federales tomarán descansos sin paga por los recortes en el país.
carne  (Foto: Getty)
Jennifer Liberto
WASHINGTON (CNNMoney) -

Al menos un tipo de trabajador del Gobierno de Estados Unidos tiene amigos en los grandes negocios.

Más de 9,000 inspectores federales no enfrentarán licencias laborales obligatorias después de que las principales empresas de las industrias de la carne y aves de corral se pronunciaron a favor de ellos.

En un proyecto de ley aprobado por ambas cámaras del Congreso estadounidense y enviado al presidente Barack Obama el jueves, los trabajadores de la seguridad e inspección alimentaria evitaron 11 días de licencia, o un día a la semana desde julio hasta septiembre.

Hasta el momento, son los únicos trabajadores federales que el Congreso ha acordado exceptuar de las licencias obligatorias. Cerca de un millón de trabajadores federales se verán obligados a quedarse en casa sin sueldo de tres a 22 días, dependiendo de la agencia, debido a los 85,000 millones en recortes presupuestarios obligados que entraron en vigor el 1 de marzo.

Los pesos pesados de la carne y las aves de corral, entre ellos la firma con sede en Arkansas Tyson Foods y el poderoso grupo de presión de la industria ganadera, la Asociación Nacional de Ganaderos de Carne, cabildearon con los legisladores, especialmente con los republicanos, algunos de los cuales no estaban de humor para mitigar ninguna parte de los recortes automáticos o 'secuestro', según asesores del Congreso.

La semana pasada, el Consejo Nacional del Pollo envío agentes de procesamiento del producto a varios estados, entre ellos Georgia, Mississippi, Arkansas y California, quienes se reunieron cara a cara con los legisladores en el Capitolio.

Las organizaciones sostienen que, a diferencia de otras industrias que enfrentarían sólo una perturbación menor, las licencias obligatorias darían lugar a un cierre total de las plantas empacadoras de carne de aves de corral durante los días en que los inspectores del gobierno permanecieran en casa.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) había estimado que 15 días de licencias obligatorias para los inspectores de carne provocarían una pérdida de 10,000 millones de dólares y reducirían la producción en 2,000 millones de libras (907 millones de kilogramos) de carne, 3,000 millones de libras (1,360 millones de kilogramos) de pollo, y 200 millones de libras (90 millones de kilogramos) de huevos. La gente previó que esto causaría escasez de alimentos y posiblemente alza de precios en el supermercado.

"Ésta era una tormenta perfecta, porque habría clausurado el suministro de alimentos y habría afectado a todos los que comen", dijo Chase Adams, portavoz del grupo de los ganaderos, que instó a sus miembros a escribir a sus legisladores y al USDA para mantener a los inspectores en sus puestos.

El senador Mark Pryor, un demócrata de Arkansas, patrocinó la enmienda que exceptuó a los inspectores de alimentos. Fue añadida a un proyecto de ley que mantendrá al gobierno en operaciones hasta el 30 de septiembre.

Una de las razones por la que los republicanos acordaron salvar a los inspectores de alimentos es que la medida no gastaba dinero nuevo, dicen asesores del Congreso. Provino de un intercambio de financiamiento de 55 millones de dólares -un recorte de 30 millones de dólares a un programa para mantener los edificios del USDA y 25 millones de dólares de un nuevo programa del USDA para mejorar el equipo de la escuela de cocina.

Pryor y su copatrocinador de la enmienda, el senador Roy Blunt, un republicano de Missouri, representan áreas con grandes plantas de procesamiento de carne. Arkansas por sí solo tiene 91 mataderos y plantas de procesamiento de carne de aves de corral que emplean a 44,000 trabajadores.

No es raro que la industria de la carne y el pollo gane en grande en el Capitolio. Los procesadores de carne y aves de corral han gastado más de 28 millones de dólares en cabildeo cada año desde 2008, según el Center for Responsive Politics.

El vocero de Tyson Foodsm Gary Mickelson, confirmó que la compañía estaba entre aquellas que presionaron por el financiamiento de los inspectores. Llamaron a la aprobación del proyecto de ley "una buena noticia para los consumidores, agricultores, tiendas de comestibles, restaurantes y empresas de la carne".

Tony Corbo, un cabildero principal en el grupo de consumidores Food and Water Watch de Washington, dijo que la industria cárnica y avícola trabajó muy duro en la ley de financiamiento. A pesar de que su grupo está generalmente en el lado opuesto de la industria en los temas que abordan, esta vez apoyó la excepción de los inspectores de alimentos de las licencias obligatorias.

"Estamos hablando de seguridad alimentaria, y esto va a llamar la atención de todos, porque todo el mundo tiene que comer", dijo Corbo.

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×