Euro, un riesgo de tercer mundo: Soros

Algunos países están atados a riesgos típicos de aquellos que usan una moneda prestada, dice; el multimillonario afirma que China tiene dos años para evitar una posible crisis financiera.
soros  (Foto: AP)
PEKÍN, (Reuters) -

En la Unión Europea (UE) algunos países han quedado relegados al estado de países del tercer mundo,  un hecho que los mercados financieros no acaban de entender, afirmó el financiero estadounidense George Soros en el Foro de Boao, China. Destacó que antes del euro, los países desarrollados nunca corrían riesgo de declararse en suspensión de pagos, pues siempre podían depreciar su moneda o emitir moneda, pero con una moneda única asumen un riesgo "típico de países del tercer mundo que toman prestada una divisa, como el dólar".

El séptimo hombre más rico del mundo según Forbes analizó la historia económica reciente de Europa y señaló que la unión monetaria que el euro introdujo sin una unión fiscal conllevó "un perverso incentivo para que los bancos comerciales acumularan bonos de miembros más débiles de la Unión Europea, que pagaban tasas más altas".

Ello derivó en burbujas inmobiliarias en países como Irlanda o España, "lo que los hizo menos competitivos, mientras Alemania, para combatir el coste de su reunificación, se centró en liberalizar su mercado y otras reformas que aumentaron su competitividad".

Soros opinó este lunes que los ingenieros del euro ya sabían que era un cambio incompleto, y pensaban que, como en anteriores reformas del bloque, provocaría cambios necesarios como una unión política, que sin embargo no llega cuando la esperan.

"Cuando la necesidad de una unión política ha llegado ha faltado voluntad política. La canciller alemana, Angela Merkel, dejó claro que cada país debía preocuparse de sus propias instituciones financieras individualmente", subrayó.

La comparación con Japón

Soros comparó la situación actual de Europa con la vivida por Japón, que tras 35 años de estancamiento económico ha decidido tomar la aventurada decisión de adoptar una flexibilización cuantitativa.

"En contraste, la eurozona sigue comprometida con una política económica ortodoxa (...), se está dirigiendo a la misma situación de la que Japón quiere desesperadamente escapar", aseguró.

Subrayó que la decisión tomada por Japón es "un arriesgado experimento" que quizá no podría extrapolarse luego a Europa, al no ser una sola economía sino una federación de varias.

Advirtió que el intento nipón por revitalizar su economía podría aumentar los intereses "hasta convertir la deuda en insostenible".

China ante una posible crisis de subprimes

George Soros advirtió que la actual situación financiera de este país, con un "boom" de la banca informal, le recuerda a la de las hipotecas "subprime" que provocaron la crisis financiera en Estados Unidos.

Previó que Pekín tiene sólo dos años para cortar este problema a tiempo.

Según Soros, las medidas del régimen comunista para evitar un "aterrizaje forzoso" de la economía nacional (que han restringido el crédito) han creado un sistema bancario "en la sombra" (prestamistas ajenos a la banca formal) que "es parecido al mercado subprime que causó la crisis de 2008".

"Si la experiencia americana sirve de ejemplo, las autoridades chinas tienen dos años para recuperar el control de la banca, pues ése fue el tiempo que tardaron las subprimes en producir la crisis de 2008", subrayó.

Afirmó que atajar este problema es "de enorme importancia para China y para el mundo".

Soros se mostró optimista y destacó que "las autoridades de China, estoy seguro, se dan cuenta de estos peligros, y tienen la capacidad y los recursos para frenar gradualmente la burbuja".

Declaró que ante la persistencia de la crisis en los países desarrollados, China "ha sido el principal motor de crecimiento de la economía global", pero matizó que "es un motor más pequeño que el que suponían los consumidores estadounidenses en los años del 'boom".

"Ésa es una de las razones por las que el crecimiento mundial ha sido tan anémico", afirmó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Soros apoyó la visión de economistas chinos y de otros países al destacar que China ha de cambiar su modelo de crecimiento y que no puede depender ya más de las exportaciones, porque el mundo no puede absorber un superávit comercial crónico chino.

"Puede seguir así un año o dos, pero no una década", aseguró el hombre que en 1992 puso en aprietos a toda la economía británica en el "miércoles negro".

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×