Certeza jurídica, base para más créditos

Fortalecer el Estado de Derecho derivará en mayores flujos de financiamiento: Javier Arrigunaga; una mayor expansión del PIB se reflejará en menores costos del crédito, dice el CEO de Banamex.
arrigunaga  (Foto: Archivo)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las medidas que fortalezcan el Estado de Derecho en el sistema bancario y den mayor certeza jurídica a la inversión serán las correctas para lograr un mayor crecimiento en el otorgamiento del crédito en México, asegura el director general de Grupo Financiero Banamex, Javier Arrigunaga.

"La combinación de un Estado de Derecho más fuerte, mayor crecimiento económico, más competencia, certeza jurídica a la inversión, pero que también los jugadores sepan que la inversión está protegida y que tienen la posibilidad de ver hacia adelante cuáles van a ser las reglas del juego, son factores que permiten lograr una mayor expansión del crédito", aseguró el directivo en entrevista con CNNExpansión.

Arrigunaga, quien se hará cargo de la presidencia de la Asociación Mexicana de Bancos (ABM) en el marco de la Convención Bancaria que inicia este jueves, comenta que con una banca sana, usualmente el crédito es una función del crecimiento económico. Si se logra incrementar la tasa de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) a 5 o 6%, la expansión del crédito podría darse a tasas de entre 10 y 18%.

La iniciativa a la reforma del sector financiero -cuya presentación fue cancelada este martes por la Presidencia de México- busca asegurar mayor crecimiento sostenido para el país y forma parte de una agenda de reformas ambiciosas del presidente Enrique Peña Nieto.

El proyecto de reforma, que requiere el aval de la Cámara de Diputados y de la de Senadores, se enfoca en la conservadora banca comercial, que tiene elevados niveles de capital, pero presta poco en comparación con sus pares regionales, según un borrador previo.  

Con relación a la baja penetración del crédito, Arrigunaga subraya que se está partiendo de una base baja, por el efecto de las crisis macroeconómicas que ha vivido el país y por el nivel que representa el sector informal en la economía mexicana.

Pero sin duda, el directivo reconoce que es uno de los desafíos vigentes: continuar con la profundización del crédito, pero en condiciones similares a las actuales, es decir con niveles sanos de cartera vencida, que para se ubican en alrededor de 2.6%.

La reforma en voz de la banca

El concepto que debe ser el adecuado para la reforma al sistema financiero es uno en el que la regulación esté enfocada a darle solidez, a definir un ‘campo de juego' parejo y asegurar que los bancos cumplan con los compromisos de transparencia y claridad con los usuarios, así como con las disposiciones para la prevención del lavado de dinero, indica.

Arrigunaga destaca que se ha avanzado de manera importante en la regulación prudencial, que es la del fortalecimiento de la banca, como los acuerdos de Basilea 3, pero también hay avances importantes en las normas de protección al consumidor y, fundamentalmente, en la transparencia del sector financiero.

"¿Qué se ha buscado y es un elemento importante de la competencia? Claridad en la información que se les otorga a los usuarios de servicios financieros, facilidades para comparar los costos de los distintos servicios; se ha trabajado y se tendrá que seguir trabajando en facilitar la movilidad de clientes entre instituciones. Creo que son otros componentes que veríamos que también generan más competencia y que por tanto lo que producen es un mayor abaratamiento del precio de los servicios de la banca".

Cuestionado sobre el riesgo de caer en una sobrerregulación, el directivo de Banamex destaca que siempre hay que buscar un avance y la industria financiera de por sí un sector muy regulado, nacional e internacionalmente se ha estado revisando la regulación y en México se ha llevado un buen ritmo, incluso adelantándose a las reglas establecidas en el ámbito global.

"Tenemos el frente la regulación global y la doméstica, en campos distintos", dijo e directivo, quien además destacó la regulación para la prevención contra el lavado de dinero, donde confió en que se seguirá avanzando.

En la operación hay que tener flexibilidad, indicó Arrigunaga. En la medida en que las reglas no intervengan con la flexibilidad que cada banco tiene para operar, adoptar sus propios modelos de negocio y competir, "me parece que tendremos la combinación más saludable", afirmó.

Los elementos que considera deben incluirse en la reforma al sector financiero, además del rol que tenga la banca de desarrollo, es la profundización del crédito y abaratamiento de los precios que cobran las instituciones bancarias. Lo que plantea el Pacto por México es facilitar la ejecución de garantías, pero respetando los derechos de los acreditados, hecho que apunta a un fortalecimiento del Estado de Derecho.

"Este es un trabajo que la Asociación de Bancos de México ha impulsado desde 1998 con los gobiernos de los estados, lo que vemos es cuál es el nivel de eficiencia del aparato de administración de justicia en las distintas entidades; no lo hemos hecho activamente, pero nos permite hacer una diferenciación del riesgo", expone Arrigunaga.

¿Bajar o no las tasas? El dilema

Para el próximo presidente de la ABM, el nivel de las tasas de interés que cobran los bancos habría que verlo por segmento. Asegura que se han reducido los márgenes y también el nivel de las comisiones por los servicios que presta la banca, mismos que representan una proporción relativamente baja en la comparación internacional. Es difícil hablar de un nivel exacto, lo importante es la tendencia.

La mejor forma de provocar un abaratamiento del costo del crédito es la fórmula que se ha venido adoptando, promover una competencia intensa, afirma.

Si los banqueros aceptan la crítica de que aun cuando los bancos son sólidos no prestan lo suficiente, Javier Arrigunaga menciona que el nivel del crédito al sector privado es bajo, pero no quiere decir que estemos prestando poco, los ritmos de crecimiento del crédito son sanos y habría que verlos por segmentos.

El crédito al sector formal en los extremos crece a un muy buen ritmo. El crédito al consumo en el que probablemente el segmento en el que estemos prestando más es ese segmento formal de los consumidores de la economía, el crédito a las empresas también ha venido creciendo de manera importante.

"Una parte del problema está en el crédito a las pequeñas y medianas empresas que aun cuando crece a ritmos muy importantes viene de una base chica y eso probablemente es un reflejo de la estructura de la economía".

Ahí, añade, el nivel de informalidad es mayor, el nivel de información que se tiene es menor, y parece que el Gobierno tiene el enfoque correcto de promoción de la formalidad. "Nosotros compartimos ese objetivo y también me parece que tiene el enfoque correcto respecto a la complementariedad de la labor entre la banca comercial y la banca de desarrollo".

De hecho, ven con muy buenos ojos el nuevo modelo de subastas que está implementado Nacional Financiera, el cual básicamente les impulsa es a prestarle a empresas que hoy en día no son acreditados de los bancos, dando el nivel de garantías que se requieran para comenzar a incursionar en ese proceso y que también, por otro lado, para abaratar el costo les pone a competir en precio para reducir la tasa de interés a los clientes recurrentes de la banca.

Más bancos, ¿competencia bienvenida?

En la medida en que pueda haber jugadores que cuentan con la solvencia económica y moral, además de los conocimientos, el presidente de los banqueros no motivos para que se cierren las licencias, aunque recomienda que haya un balance entre los objetivos que se tienen que cumplir al mismo tiempo.

Existen diferentes modelos en el ámbito internacional, no necesariamente una proliferación muy grande de bancos significa un sistema más sólido y más competido, asevera, pero que le corresponderá a las autoridades definir cuál es el balance idóneo.

Arrigunaga dice que hay una intensa competencia entre los bancos. Los usuarios del crédito tienen que evaluar muy bien los productos que se ofrecen y ver exactamente cómo funcionan las tasas a lo largo de la vida del crédito, pero esta competencia se ha venido dando de manera muy intensa y por supuesto también es en calidad de servicio y en precio que es algo que se continuará dando.

También hay otros beneficios como es la innovación que les obliga a estar buscando siempre nuevos productos, nuevos esquemas, y pone el caso del servicio Transfer de Banamex que es una buena muestra de la innovación que genera la competencia y otro es un beneficio evidentemente de precios que les obliga a ser más eficientes en costos.

El sector, en el camino correcto

Destaca que la estabilidad del sistema financiero, bancario, contrasta con lo que existe en otros países que tienen un sistema financiero que es una carga para las finanzas públicas, mientras que en México el sector está en condiciones de expandir el crédito.

Parte del diagnóstico que hace el funcionario con relación al sector, es que hay un bajo nivel de penetración del crédito al sector privado como proporción del tamaño de la economía, incluso en comparación con países de desarrollo económico similar, pero eso no quiere decir que estén prestando poco, aclara.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En 2012 el crédito creció 12%, que es un ritmo adecuado y se compara favorablemente en el entorno internacional particularmente en este episodio en que otros sistemas financieros lo que están haciendo es disminuir el monto del crédito, pero se ha observado un ritmo de alrededor tres veces el crecimiento del PIB y es bueno.

Otro punto que menciona es la inclusión financiera, que sigue siendo parte de la agenda y es fundamental para el desarrollo de México y también del propio sistema bancario para que un mayor número de mexicanos que hoy no tienen acceso a los servicios bancarios lo tengan.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×