EU, con demasiados bancos en problemas

Las entidades en riesgo de quiebra son 11 veces más que las registradas antes de la crisis de 2008; las regulaciones destinadas a fortalecer al sector podrían estar afectando a los bancos pequeños.
banco letrero  (Foto: Thinkstock)
Stephen Gandel
FORTUNE -

El número de bancos en peligro de quebrar es el más bajo desde el inicio de la crisis financiera. Eso suena como una buena noticia, hasta que se considera esto: hay 11 veces más entidades con problemas en Estados Unidos que las que había a principios de 2007, antes de la crisis financiera. Y el número está disminuyendo lentamente.

El ligero descenso parece particularmente extraño considerando el hecho de que parece haber pocas señales de crisis financiera en otros lugares. El promedio industrial Dow Jones recientemente ha batido nuevos récords. Los canales en Wall Street para los tipos de préstamos de alto riesgo y productos estructurados que metieron a los bancos en problemas en primer lugar están empezando a abrirse de nuevo. Los fondos de cobertura están haciendo enormes ganancias con la compra y venta de hipotecas de alto riesgo. Y Fannie Mae y Freddie Mac son sólidamente rentables, y están devolviendo dinero al Tesoro.

Sin embargo, un gran número de bancos siguen languideciendo. El miércoles, la Corporación Federal de Seguros de Depósito (FDIC, por sus siglas en inglés) dijo que hay 612 bancos en Estados Unidos que están en peligro de quebrar. Ello representa una baja desde los 651 a finales del año pasado, pero aún así es mucho más que los 53 a principios de 2007.

A finales de 2009, ese número había aumentado hasta más de 700, y alcanzó un máximo de 884 al final de 2010. Sin embargo, aunque el camino hacia arriba era una pendiente pronunciada, el camino de vuelta hacia la recuperación ha sido más una cuesta suave y gradual en ese aspecto. La pregunta es ¿por qué han tardado tanto los bancos de Estados Unidos en recuperarse?

Y el ritmo de la recuperación de los bancos parece ser menor que en crisis anteriores. Por ejemplo, en la última crisis financiera importante en Estados Unidos, el número de bancos con problemas alcanzó su punto máximo en 1990, con 1,496. Dos años después de que la recesión terminó, a principios de 1991, la lista se redujo en más del 60% desde el máximo. La recesión más reciente terminó oficialmente hace casi cuatro años. Sin embargo, el número de bancos en problemas ha bajado solamente 30%.

Además del número total de bancos en su lista, la FDIC dice poco acerca de la lista de bancos en problemas. No dice cuáles bancos son, o dónde se encuentran. Un portavoz de la FDIC se negó a comentar sobre por qué la lista está reduciéndose tan lentamente.

La presunción es que la mayoría de los bancos en la lista son relativamente pequeños. El banco promedio en la lista de bancos problema tiene poco menos de 350 millones de dólares en activos. JPMorgan Chase, el banco más grande de Estados Unidos, tiene 2 billones de dólares en activos. Y el tamaño promedio de los bancos con problemas se ha reducido en los últimos dos años a partir de poco más de 450 millones de dólares. La FDIC también reportó el miércoles que las condiciones de los bancos más grandes del país siguen mejorando.

Así que parte del problema podría ser la enorme influencia de los grandes bancos. El gobierno parece menos interesado que en el pasado en ayudar a los bancos pequeños a recuperarse. Eso es probablemente porque ya no son tan importantes para la economía como solían ser. En la crisis de ahorros y préstamos, los reguladores lanzaron un esfuerzo de varios años para librar a los bancos de los activos tóxicos. Esta vez, los bancos pequeños que lo quisieron obtuvieron una rebanada de la ayuda. Pero el rescate a los bancos pequeños ha sido mayormente un desastre. El dinero parece haber hecho poco por ayudar a sus finanzas.

Un informe reciente de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO, por sus siglas en inglés) encontró que 107 de los bancos en la lista de problemas de la FDIC recibieron dinero por parte del gobierno federal. Es más, el Inspector General Especial el TARP (SIGTARP, por sus siglas en inglés), la agencia gubernamental asignada para vigilar el programa de rescate bancario, encontró que los bancos que recibieron ayuda del gobierno generalmente prestaron menos de los que no la recibieron. Peor aún, el gobierno se ha estado deshaciendo de sus participaciones en los bancos pequeños lo más rápido posible, a pesar de que muchos de los bancos aún están en problemas.

Una respuesta podría ser que la FDIC está siendo más dura con los pequeños bancos a raíz de la crisis financiera, dejando a muchos bancos en la lista de problemas a los que habrían dado un certificado de buena salud en el pasado. Eso es algo bueno.

Recientemente, ha habido cierto debate acerca de los bancos pequeños y los grandes bancos y la regulación. The Independent Community Bankers Association of America, que representa a los bancos pequeños, ha promovido la idea de que Estados Unidos tiene que hacer más para poner fin a la existencia de bancos 'Demasiado grandes como para quebrar', lo que significa una regulación mayor y más estricta sobre los grandes bancos. El presidente entrante de la organización, John Buhrmaster, dice que apoyaría el Brown-Vitter, el proyecto de ley que obligaría a las grandes entidades a mantener mucho más capital.

Pero Tom Brown, un veterano analista bancario que dirige Second Curve Capital, dice que los bancos pequeños siguen estando mucho más concentrados en los préstamos de bienes raíces comerciales locales que sus rivales más grandes y, por lo tanto, están en mayor riesgo de quebrar en la próxima crisis que aquellos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Si los grandes bancos mostraran el mismo tipo de concentraciones de préstamos que muchos de los bancos comunitarios, los reguladores echarían a sus administraciones", escribió Brown recientemente en una entrada de blog.

Es más, como señala Brown, el gran aumento de los préstamos a los pequeños negocios, el negocio fundamental de los bancos comunitarios, ha provenido en los últimos años de sus contrapartes más grandes. Los préstamos hipotecarios también solían ser una buena fuente de ganancias para los pequeños, pero los grandes bancos tomaron control de ese negocio hace más de una década. Una de las paradojas de la crisis financiera es que nos dejó con entidades aún mayores que antes. Los reguladores están enfocados en hacer todo lo posible por asegurarse de que estén a salvo de quiebras. Pero esas normas podrían estar prolongando el camino de la recuperación para los bancos pequeños. Ése es el sacrificio.

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×