¿La Fed debe cerrar la boca?

Bernanke es fanático de la transparencia, pero podría estar hablando demasiado, dice Paul La Monica; el mercado está obsesionado por las señales sobre la QE e ignora los fundamentos económicos.
bernanke boca tapada  (Foto: foto tomada de cnnmoney.com)
Paul R. La Monica*

Cuando el presidente de Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, abandone el Banco Central -quizás tan pronto como el próximo año- partirá dejando dos legados clave.

El primero es haber ayudado a salvar a la economía de Estados Unidos de un destino que podría haber sido mucho peor en 2008. La segunda es una mayor transparencia acerca del funcionamiento interno de la Fed, la idea de que una mayor comunicación sobre lo que piensa la Fed es algo bueno.

Todos debemos estar agradecidos a Bernanke por el primer logro. ¿Por el segundo? No tanto.

La Fed solía estar envuelta en el secretismo. Y aunque tal vez eso no era ideal, al menos significaba que los mercados financieros no estaban obsesionados por cada pequeña declaración de los miembros de la Fed.

El mercado funcionó normalmente durante décadas sin que la Fed diera a los operadores actualizaciones constantes sobre las perspectivas de la economía como si fueran reportes meteorológicos diarios o puntuaciones de juegos de béisbol.

Hoy en día, las acciones y los bonos cambian en un instante cada vez que un funcionario de la Fed dice algo que puede ser interpretado como una pista sobre la dirección de la política monetaria.

"Tenemos demasiada gente haciendo demasiada gimnasia mental acerca de la Fed todos los días", dijo John Norris, director gerente de Oakworth Capital Bank en Birmingham, Alabama.

No importa si los comentarios son obvios (¿Bernanke y la vicepresidenta de la Fed, Janet Yellen, todavía creen que es necesaria la flexibilización cuantitativa? ¡Imagina eso!) O en gran medida irrelevantes.

Basta con mirar lo que pasó con las acciones el lunes. Algunos atribuyen el repunte del mercado a los comentarios del presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, acerca de que la Fed ha respaldado en gran medida el estímulo a pesar de los debates entre los funcionarios de la Fed. Lockhart es un hombre inteligente... pero no tiene voto en la política monetaria de la Fed este año. Ni el siguiente año, de hecho.

A veces, ni siquiera importa si los comentarios son realizados por miembros verdaderos de la Fed.

¿Recuerdas cómo el mercado misteriosamente entró en modo de caída libre la tarde del viernes pasado en la última hora de operaciones? Nunca sabremos con certeza por qué las acciones cayeron bruscamente. Pero algunos atribuyen el descenso a la publicación de las minutas de una reunión del Federal Advisory Council (FAC).

Ese grupo incluye a un banquero de cada uno de los 12 distritos de la Fed; los presidentes ejecutivos de Morgan Stanley, State Street, PNC y BB&T fungen actualmente en el consejo. Estos banqueros se reúnen cuatro veces al año para celebrar consultas con la Reserva Federal. Las minutas de estas reuniones por lo general no provocan ningún tipo de ola en el mercado.

Pero de acuerdo con las más recientes minutas, algunos miembros expresaron su preocupación sobre el descomunal programa de compras de activos de la Fed. Fueron citadas preocupaciones acerca de una "burbuja insostenible" de acciones y bonos, así como los temores de cómo reaccionarán los mercados una vez que la Fed finalmente comience a vender parte de los bonos y otros títulos que ha comprado a través de los programas de flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) en los últimos años. Y eso podría haber ayudado a impulsar al mercado hacia abajo el viernes.

Por supuesto, ésa es una razón tonta para vender acciones. El consejo asesor no dijo nada nuevo. Estos riesgos han sido discutidos desde hace ya algún tiempo. (Aunque estoy seguro de que los teóricos de la conspiración de la Fed como Ron Paul podrían argumentar fácilmente que Bernanke recibe sus órdenes de 'peces gordos' de la banca).

Éste es ahora un mercado que se preocupa más por cuándo la Fed va a disipar (¡una de los primeras candidatas a la palabra del año!) la QE, que por la salud real de la economía y las ganancias. Y Wall Street es tan dependiente (¿debería decir adicto?) a la máquina mágica de liquidez de la Fed de que los operadores no se molestan en pensar acerca de qué significan los datos más allá de mirarlos a través del lente de las políticas de la Fed. Pero el alza de las tasas de interés podría no ser un signo de un apocalipsis mercado.

"No creo que la Fed vaya a hacer nada este año", dijo Jeffrey Saut, estratega en jefe de inversiones de Raymond James en St. Petersburg, Florida. "Disipar o no disipar, francamente no me importa. Y si las tasas suben, será por las razones correctas... porque la economía se está recuperando".

Tampoco ayuda que la Fed confunda más las cosas al decir después de su última reunión de política monetaria que estaba dispuesta a "aumentar o reducir" el ritmo de la compra de bonos en los próximos meses.

"El mercado está obsesionado con la Fed, porque hay mucha incertidumbre acerca de la economía y acerca de lo que la Fed va a hacer", dijo Daryl Jones, director de investigación en Hedgeye Risk Management. "La gente está olvidándose casi de los fundamentos corporativos. Esto no se resolverá hasta que la Fed finalmente ajuste (sus políticas)".

Echemos un vistazo a la actividad del mercado el lunes. El reporte del índice manufacturero fue malo: el sector se contrajo por primera vez desde noviembre. También hubo un informe sobre cómo el gasto en construcción aumentó a un ritmo más lento de lo esperado en abril. Pero las acciones subieron, en parte debido a este pensamiento perverso (aparentemente validado por Lockhart) de que la debilidad de las noticias económicas es algo bueno, ya que probablemente significa que la Fed no tendrá que retirar la QE este verano.

"La lección parece ser que los inversores estaban felices porque las malas noticias económicas pudieran provocar un mayor estímulo o porque la Fed dejará en vigor las políticas actuales", dijo Norris. "Es el mundo al revés".

Si el reporte de empleo del viernes es bueno, sinceramente espero que las acciones no bajen porque los operadores estén preocupados porque nos estemos acercando al final de la QE y al inicio de las alzas de las tasas de interés.

Gracias a la glásnost de la Fed bajo el mandato de Bernanke, ahora todos saben que hay una fórmula para cuando el banco central considere aumentar las tasas desde sus mínimos históricos. La tasa de desempleo tiene que llegar al 6.5%. En la actualidad es del 7.5%. Así que si llega a caer más cerca del 7%, es preocupante pensar que esto podría disparar las alarmas en Wall Street, en lugar de provocar gritos de celebración y alaridos.

"No hay pruebas tangibles de una mejora en la economía", dijo David Joy, estratega en jefe de mercado de Ameriprise Financial. "¿Y acaso no queremos que eventualmente la Fed salga del mapa si eso significa que la recuperación económica es autosuficiente? Entre más pronto suceda esto mejor".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Dicen que no se puede luchar contra la Fed. Y eso sigue siendo cierto. Sin embargo, podría ser el momento para que los inversores empiecen a ignorar gran parte del ruido que emite la Fed.

*Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente de Paul R. La Monica. Además de Time Warner, matriz de CNNMoney, y Abbott Laboratories y AbbVie, La Monica no tiene posiciones propias en acciones individuales.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×