EU, ¿dependiente del ‘outsourcing’?

El Gobierno otorgó contratos a privados en diversas áreas por 500,000 mdd en el último año fiscal; la polémica creció porque un empleado externo de seguridad ventiló las prácticas de espionaje de EU.
dolareu.jpg  (Foto: Getty)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

"El Tío Sam" otorgó más de 500,000 millones de dólares en contratos de outsourcing en el año fiscal más reciente como pago de todo, desde submarinos hasta contratos de servicios de limpieza.

El gasto erogado a cuentas de empresas externas representó alrededor de uno de cada tres dólares de gasto público discrecional, que incluye todo con excepción de los programas de ayuda social, cupones de alimentos, seguridad médica o los intereses sobre la deuda estadounidense.

La cifra de gasto proviene del sitio web de la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB, por sus siglas en inglés), USASpending.gov.

El gasto en outsourcing (servicios de externalización) del Gobierno estadounidense atrajo la atención pública el lunes después de que Edward Snowden, quien recientemente trabajó para la firma de consultoría Booz Allen Hamilton, reveló que él fue la fuente de una filtración a la prensa acerca de un programa de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) para recopilar datos a través de los clientes de telefonía de Verizon.

La revelación arrojó luz sobre el hecho de que el 99% de los 5,800 millones de dólares en ingresos anuales de Booz Allen provienen de contratos con varios departamentos del Gobierno Federal, convirtiéndolo en el decimocuarto mayor contratista del Gobierno.

La cifra de 517,000 millones de dólares ni siquiera incluye muchos contratos adjudicados por la NSA y otras agencias de inteligencia, ya que gran parte del gasto público en esos departamentos es clasificado. Por ejemplo, las cifras muestran sólo 4,000 millones de dólares destinados a Booz Allen, aunque la propia declaración financiera de la empresa revela que prácticamente la totalidad de sus 5,800 millones de dólares en ingresos proviene de contratos con el Gobierno.

Booz Allen se enfoca en proveer seguridad cibernética y apoyo técnico para computadoras y redes gubernamentales. Además del sector de defensa y los servicios de inteligencia, trabaja para agencias civiles como el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS, por sus siglas en inglés) y el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés), para asegurarse de que sus redes y sistemas informáticos sean a la vez seguros y eficientes.

Los 517,000 millones de dólares gastados de hecho son la cifra más baja desde el año fiscal que terminó en septiembre de 2007. El récord fue de 540,800 millones de dólares en contratos en el año fiscal 2008. El gasto en contratos externos permaneció cerca de ese nivel durante los siguientes tres años antes de la más reciente caída, pero incluso la cifra actual es casi el doble del gasto en contratos en el año fiscal 2002.

"Hay constantes fluctuaciones. Continúa el debate sobre qué trabajo debe ser hecho dentro del gobierno federal y cual subcontratado", dijo Nick Palatiello, director de relaciones con medios de la Business Coalition for Fair Competition, un grupo comercial para contratistas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Nick Schwellenbach, analista senior de políticas fiscales para el Center for Effective Government, dijo que la mayor parte del alza en la contratación en la última década se debe a la aceleración en el gasto de defensa e inteligencia después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, y en servicios de apoyo que esas agencias necesitaban.

Dijo que el reciente retroceso en el gasto se debe principalmente a la retirada de las fuerzas militares estadounidenses de Irak, así como a un ligero cambio hacia el trabajo gubernamental interno y a un mayor uso de los contratos de costo fijo bajo el gobierno de Barack Obama.

Ahora ve
En 2018, los smartphones serán 10% más caros en México y te decimos por qué
No te pierdas
×