El sol ilumina la economía de África

En los últimos años, el continente se ha convertido en un paraíso para las energías renovables; pequeñas firmas tecnológicas buscan capitalizar la necesidad de energía y ayudar a las comunidades.
energia solar  (Foto: Getty)
Keith Proctor

En el mundo desarrollado, la electricidad es barata y tan disponible como el enchufe más cercano. Pero en la desconectada África, la pobreza energética es endémica. Baterías de coches son utilizadas para cargar teléfonos móviles. El queroseno es una fuente de luz muy popular, así como peligrosa y sucia.

Con la expansión de la red eléctrica nacional muy rezagada ante el crecimiento de la demanda, cada vez más africanos están volteando no hacia las soluciones centralizadas basadas en combustibles fósiles, sino hacia el sol.

Hasta la fecha, la energía solar juega sólo un papel auxiliar en la mezcla energética de África, pero el crecimiento en el uso de energía solar es característico de un cambio regional hacia las energías renovables. En 2004, el sector de las energías renovables de África estaba valorado en 750 millones de dólares (mdd). Para 2011, alcanzó los 3,600 mdd. A finales del año pasado, la ONU pronosticó que para 2020 el valor del sector de las energías renovables de África alcanzará los 57,000 mdd.

La energía solar es particularmente acorde al soleado y ecuatorial centro y este de África, donde, en palabras de un empresario, "la energía está golpeando todos los días a la gente en la cabeza". En los últimos años, la región se ha convertido en un refugio para las energías renovables, encabezada por pequeñas empresas tecnológicas deseosas de capitalizar el hambre por energía de los países en desarrollo.

Fenix International, con sede en Silicon Valley, es una de esas empresas. La compañía desarrolló la unidad ReadySet, una batería lista para usarse, que puede ser cargada ya sea mediante paneles solares o en bicicleta. Aunque la ReadySet tiene una serie de funciones -USB y puertos de conexión eléctrica de automóvil- fue diseñada principalmente para ayudar a cargar los teléfonos móviles en los mercados fuera de la red de suministro.

Según la GSMA, la asociación comercial de operadores móviles, las conexiones móviles totales en África subsahariana superaron los 500 millones en el primer trimestre de este año. Se espera que ese número crezca en otros 250 millones durante los próximos cinco años.

En África, más personas tienen teléfono móvil que las que poseen electricidad. Son parte de una población mundial de usuarios de telefonía móvil fuera de la red de suministro que, en 2009, se estimaba en 500 millones. Sin acceso a la energía, eso significa una gran cantidad de baterías muertas.

"El crecimiento de las conexiones móviles en África es enorme", dijo Mike Lin, presidente ejecutivo y fundador de Fenix. "Éste es el canario enjaulado que estamos observando".

Hasta la fecha, Fenix ha vendido 3,000 unidades ReadySet en Uganda, donde la compañía tiene su mayor oficina de campo, y 5,000 en total en todo el mundo. Los usuarios tempranos son empresarios que usan la ReadySet para ofrecer telefonía local a cambio de una tarifa.

"Es casi como un mini-franquicia", dijo Lyndsay Handler, directora regional de la compañía en el este de África. "Es una solución simple que es escalable. Apenas al sacarla de la caja, la gente puede producir un ingreso constante a lo largo del año".

Lin, quien inicialmente financió estrechamente a la compañía con 100,000 dólares en deudas de tarjetas de crédito, concluyó recientemente una nueva ronda de recaudación de fondos, que atrajo a grandes inversionistas corporativos como Orange, la empresa de telecomunicaciones francesa, y Schneider Electric, una empresa de gestión energética. Lin espera que Fenix alcance la rentabilidad en los próximos dos o tres años.

El vasto poder del mercado de consumo en desarrollo

En ‘The Fortune at the Bottom of the Pyramid', el fallecido C.K. Prahalad, un destacado profesor de Administración, argumentó que las empresas pueden obtener beneficios y hacer el bien al diseñar productos y servicios para la "base de la pirámide", los cerca de 3,000 millones de personas que viven con 2.50 dólares o menos al día.

Donn Tice, presidente ejecutivo de d.Light fabricante solar, estudió en la Universidad de Michigan bajo la tutoría de Prahalad. d.Light, con sede en San Francisco -un fabricante de lámparas solares asequibles y de alta calidad- ha estado durante varios años a la vanguardia de la industria de la energía solar asequible. Ganadora del Premio Zayed Future Energy dotado con 1.5 millones de dólares en 2013, d.Light vende 400,000 lámparas al mes en todo el mundo.

Para Tice, los éxitos d.Light son la prueba de la tesis de Prahalad. "La energía solar es una oportunidad para hacer una gran diferencia en el mundo y para hacerlo de manera rentable y viendo por los propios intereses", dijo.

Entre los empresarios solares, la idea de que las soluciones basadas en el mercado pueden mejorar la vida es un principio rector. El tema del queroseno surge con frecuencia. Esta fuente de "luz sucia" deteriora la calidad del aire dentro de las casas y es cara. Los africanos más pobres gastan casi un tercio de sus ingresos en queroseno, el continente en su conjunto gasta anualmente cerca de 10,000 millones de dólares en él. El combustible también es peligroso. Uno de los fundadores de d.Light, Sam Goldman, pasó cuatro años en el Cuerpo de Paz en África Occidental y fue testigo de sus peligros al ver a un niño desfigurado por un incendio por queroseno. Del mismo modo, en 2009, Handler de Fenix estaba trabajando para una organización no lucrativa en la zona rural de Kenia, cuando un incendio por queroseno mató al bebé de un vecino.

Sin embargo, la dependencia local a combustibles como el queroseno no será aliviada por la expansión de la red, que está muy rezagada respecto a la demanda. Éste es un problema global. Las poblaciones en las economías en desarrollo son cada vez más ricas y están exigiendo más energía. Más personas con mayores ingresos son igual a un aumento en el consumo de energía.

"Esto crea un poderoso círculo de demanda generacional", dijo Tice. "La oferta no puede mantener el ritmo. El sistema de red de suministro centralizada está roto. La energía nuclear requiere de mucho capital y es de alto riesgo". La energía solar, dijo, ofrece medios escalables y asequibles para aliviar la pobreza energética.

Algunos obstáculos...

Sin embargo, en el corto plazo, una serie de retos limitarán esta ambición. La energía solar asequible está en una etapa incipiente. La adopción es todavía muy baja. De acuerdo con Tice, en la mayoría de los países en los que opera d.Light, el uso de la energía solar no supera el 5%. En ninguna parte es mayor de 10%.

Éste es un reto de negocios típico: ¿Cómo convencer a los clientes de probar algo nuevo? Para las empresas de energía solar en África, esto se agrava cuando los competidores deshonestos venden imitaciones baratas en el mercado. "Estamos viendo más genéricos chinos apareciendo", dijo Lin. "Hay baterías falsas y paneles solares falsos. Ese tipo de basura afecta al mercado".

Incluso cuando los clientes están dispuestos a comprar productos de energía solar, estas empresas enfrentan un desafío de ventas: los compradores pueden no tener suficiente dinero en efectivo. Por ejemplo, la ReadySet de Fenix cuesta alrededor de 150 dólares. Para un ugandés promedio, es una inversión seria. Según el Banco Mundial, el ingreso interno bruto per cápita de Uganda, ajustado por paridad de poder adquisitivo, fue de 1,320 dólares. En provincia, los niveles de ingresos son aún más bajos. En el norte rural, según los datos de 2009-2010 de la Oficina de Estadísticas de Uganda, el ingreso anual es menos de la mitad del promedio nacional.

Las empresas han respondido desarrollando planes de prepago o financiamiento interno. Fenix recientemente comenzó a ofrecer microcréditos a los clientes que compren el ReadySet. Según Lin, la compañía hasta la fecha ha extendido 50,000 dólares en crédito.

Para las empresas de energía solar en África subsahariana, la distribución se encuentra entre los problemas más acuciantes. En muchas zonas rurales, los clientes son difíciles de alcanzar y puede que hayan tenido poca exposición a la energía solar. Cuando las empresas solares pueden, hacen alianzas con minoristas establecidos. Pero esto tiene sus límites. Por ejemplo, aunque MTN, el proveedor de telecomunicaciones más grande de África, vende el ReadySet a través de sus sucursales, estos puntos de venta en su mayor parte están concentrados en las zonas urbanas.

"Sólo un porcentaje muy pequeño de clientes potenciales están usando energía solar", dijo Handler.

Al menos por el momento, dijo, las soluciones energéticas conocidas, como el queroseno, siguen siendo el rey.

"Vamos a tener que crear un nuevo mercado", dijo Tice, reconociendo el reto. "Estamos creando nuevos canales de distribución completamente desde cero".

¿Energía Solar con el método Avon?

Cuando Katherine Lucey fundó la organización sin fines de lucro Sister Solar, quería dar poder a mujeres empresarias en países como Uganda, mientras que al mismo tiempo distribuía productos solares asequibles en la provincia.

"Hace unos cinco o seis años, muchas empresas de energía solar comenzaron a diseñar para la base de la pirámide", dijo. Los precios bajaron, los productos eran cada vez mejores, más confiables, y había mucha oferta. El problema: no hay suficiente inversión en distribución.

Lucey es una ex banquera de inversiones de Nueva York especializada en el financiamiento de grandes proyectos de energía. Con Sister Solar, Lucey construyó una red de distribución mediante las bases, siguiendo el modelo de las empresas de venta directa, como Avon. Los vendedores ideales de los productos de energía solar, dijo Lucey, son las mujeres locales.

"En estas comunidades, las mujeres son los clientes de la energía, ellas manejan las necesidades de energía en el hogar... así que pueden evangelizar acerca del producto", dijo Lucey. Extensas redes personales de mujeres permiten a Sister Solar llegar más profundo en el sector de los minoristas tradicionales, y Sister Solar ofrece capacitación y financiamiento a emprendimientos.

"Este enfoque incorpora la distribución profundamente en la comunidad", dijo Lucey.

La organización recientemente se expandió de Uganda a Tanzania y Nigeria. En la actualidad, Sister Solar apoya a 400 mujeres empresarias. En tres años, Lucey planea aumentar esa cifra diez veces - aunque con más recursos, dijo, "podríamos explotar en un ciento".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Según Lucey, la demanda de energía solar entre los africanos fuera de las redes de suministro hace que África subsahariana sea un candidato natural para la expansión a gran escala de la energía alternativa.

"Buscamos ese punto de inflexión donde la energía verde compita económicamente con la red eléctrica", dijo Lucey. "En África, estamos mucho más allá de ese punto".

Ahora ve
Qué hacer si tú y tu pareja tienen líbidos incompatibles
No te pierdas
×