Portugal enciende las alarmas en Europa

La renuncia de dos ministros y el rechazo a la austeridad agravan las preocupaciones en la zona; una nueva elección podría prolongar la dependencia del país a los fondos de rescate.
portugal  (Foto: Cortesía de CNNMoney)
Mark Thompson
LONDRES -

La inestabilidad política en Portugal amenaza con reavivar la crisis de deuda en Europa después de un año de relativa calma. Tras haber cosechado elogios por adoptar medidas drásticas para restablecer la salud financiera del país miembro de la zona euro, el Gobierno de Portugal se ha visto sacudido esta semana por la renuncia de dos ministros que dimitieron debido al menguante apoyo público a su programa de austeridad.

El primer ministro, Pedro Passos Coelho, se ha negado a aceptar la dimisión de su ministro de Relaciones Exteriores, líder del Centro Democrático Social Partido Popular (CDS-PP), socio minoritario en la coalición gobernante de centroderecha. Pero este miércoles los inversionistas vendieron copiosamente acciones y bonos por temores de que el Gobierno pueda derrumbarse.

La prensa portuguesa señaló que otros dos ministros podrían seguir el ejemplo de su líder de partido y presentar su dimisión el miércoles. Las nuevas elecciones podrían retrasar las reformas económicas y prolongar la dependencia de Portugal en los fondos de rescate.

Los rendimientos de los bonos del Estado a 10 años subieron por encima del 7% por primera vez este año y hubo un momento en que alcanzaron el 8%. Las acciones del índice bursátil de referencia del país registraron una caída de cerca de 5.5%, siendo los bancos los más afectados. Las principales bolsas europeas y los bonos soberanos de otros estados periféricos de la eurozona también sufrieron pérdidas.

"Creemos que el riesgo es que la combinación de estos mayores rendimientos y la incertidumbre política reduce la posibilidad de que Portugal recupere el pleno acceso al mercado en los próximos años, y por lo tanto acarrea expectativas de que requiera un nuevo programa de rescate", señaló Bank of America Merrill Lynch en un informe de investigación.

Portugal alcanzó un acuerdo para un rescate financiero de 78,000 millones de euros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional en 2011, y tenía la esperanza de finalizar el programa a mediados de 2014.

Su economía ha pagado un alto precio por los recortes presupuestarios y las reformas estructurales exigidas a cambio de los préstamos de rescate. Se prevé que el producto interno bruto se contraiga un 2.3% en 2013, un tercer año consecutivo de recesión, en tanto que el desempleo ha alcanzado una tasa récord cercana al 18%.

Al Gobierno le ha resultado cada vez más difícil cumplir con los términos de su rescate -algunas medidas han sido derogadas por el Tribunal Constitucional- por lo que en este año se le concedió más tiempo para alcanzar las normas comunitarias sobre déficit presupuestario.

Si Portugal vuelve a incumplir los compromisos pactados ello podría incitar a otros estados rescatados como Grecia y Chipre a buscar concesiones de los prestamistas en su lucha por cumplir las condiciones.

"Portugal ha surgido como un nuevo riesgo grave para el gran pacto político en la zona del euro que avala el apoyo del núcleo y las reformas en la periferia", señaló Christian Schulz, economista senior del Berenberg Bank.

Grecia tiene hasta el lunes para convencer a los funcionarios de la Unión Europea y del FMI de que sus reformas van por buen camino o se arriesga a perder el último tramo de dinero de rescate.

Los ministros de Finanzas de la eurozona examinarán el lunes un informe de los progresos hechos por Grecia. Fuentes de la UE dicen que todavía hay "una serie de cuestiones pendientes" -como la pérdida de empleo en el sector público, los ingresos procedentes de las privatizaciones y la reforma del sector salud- por resolver antes de que los ministros autoricen la entrega del último tramo.

Ahora ve
Kate del Castillo y otros famosos huyen de los incendios en California
No te pierdas
×