¿Adiós al refugio seguro del oro?

El metal era considerado una buena apuesta en tiempos de agitación, hasta ahora, dice Moshe Silver; pese a las crisis en Egipto, Brasil o Turquía, el oro ha perdido atractivo entre los inversores.
oro, metal,  (Foto: CNN)
Moshe Silver

El oro ha caído más de 25% desde sus máximos recientes, lo que ha llevado a algunos observadores a declararlo en camino a su mayor caída trimestral desde que el sistema Bretton Woods se derrumbó en 1971.

Esto es un poco engañoso: el precio promedio del oro en 1971 fue de alrededor de 40 dólares la onza. Al año siguiente fue de 58 dólares. En 1974, el año del embargo petrolero árabe, el oro promedió 154 dólares la onza. Al sacar al dólar del patrón oro en 1971, el presidente Nixon inició uno de los grandes mercados de riesgo en la historia, permitiendo a los especuladores huir de lo ocasionalmente inútil (la moneda) a lo absolutamente inútil (oro) cada vez que los precios de las cosas realmente útiles (petróleo, alimentos) subían.

El dólar se desplomó después de que Nixon lo retiró del patrón oro. El secretario del Tesoro John Connally aprobó la medida diciendo que Estados Unidos "se hizo cargo", precipitando el desmembramiento del sistema de tipo de cambio Bretton Woods. Nixon apareció en televisión nacional y dijo que cerrar la ventana del oro estabilizaría y fortalecería al dólar. Al día siguiente -un lunes-, el Dow tuvo su mayor ganancia diaria en la historia (33 puntos ¡qué tiempos aquellos!).

De vuelta en el presente, el precio del oro se debilita, incluso a medida que la agitación global continúa. Estas son cuatro noticias a tener en cuenta al evaluar el declive del oro:

Egipto. Mientras que los expertos de los medios de comunicación se preguntan qué efecto pueden tener los disturbios en Egipto sobre los mercados mundiales, creemos que es probable que el impacto en Estados Unidos sea leve. Con menos de 2,000 millones de dólares (mdd), el importe de ayuda externa que EU otorga anualmente a Egipto no es un factor relevante en discusiones sobre presupuestos y déficits.

Donde esto podría capturar nuestra atención es en los productos básicos. Egipto no es un productor de petróleo, pero el temor de que los disturbios puedan cerrar el Canal de Suez tiene a los especuladores vigilando los precios.

El analista senior de finanzas de Hedgeye Jonathan Casteleyn dice que el diferencial de los precios del Brent (una referencia de la demanda europea y asiática) sobre el crudo West Texas (WTI, una medida de la demanda en América del Norte) descendió recientemente a medida que una nueva capacidad de gasoducto aceleró el flujo del WTI hacia la refinación. Lo que solía ser una prima de alrededor de 20 dólares se redujo a cerca de cinco dólares, lo que indica que los especuladores están ahora fuera de esa operación.

Casteleyn dice que los especuladores petroleros corren tras los precios, y un poco de agitación podría elevar de nuevo el diferencial Brent/WTI si la tensión aumenta. Los estadounidenses sentirían eso en las gasolineras, pero no pronosticamos un alza de precios concertada por la OPEP si eso llegara a ocurrir.

Brasil. La relajada nación, que actualmente disfruta de sus niveles más bajos de desempleo y altos niveles de prosperidad general en la historia, ha estallado en manifestaciones con más de un millón de personas marchando y cantando en más de 100 ciudades de todo el país.

Pese a su "credibilidad callejera" como una exguerrillera que fue encarcelada y torturada durante la dictadura militar -y a pesar de los elogios que se ha ganado por su despido sin precedentes de media docena de ministros del gabinete por corrupción- la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, no ha sido capaz de convencer a los manifestantes. No parece probable que la intranquilidad sea puesta bajo control en el corto plazo. Así que, ¿por qué no está subiendo el oro, con esta inquietud en nuestro patio trasero?

Turquía. Respecto al dinero, este es un juego con apuestas más altas que el que se está jugando en Egipto. El primer ministro, Erdogan, ha dicho que su paciencia se está terminando, a manera de sutil advertencia a los manifestantes. Turquía, donde el ejército es conocido por haber mantenido el fundamentalismo religioso en jaque durante décadas, está experimentando fricciones sociales graves a medida que Erdogan ha encarcelado a altos oficiales militares y a miembros de la prensa.

Las recientes protestas fueron provocadas por el plan del Gobierno para desenterrar un popular parque en el corazón de Estambul, lugar de la celebración anual del legado de Kemal Ataturk, el fundador del Estado turco moderno y secular. Los turcos de mentalidad secular, entre ellos muchos musulmanes devotos que apoyan la separación de la mezquita y el Estado, temen una intrusión de la religión en la política a medida que Erdogan toma acciones para controlar la vida privada de sus ciudadanos.

Snowden. Se supone que el gobierno debe presionar los límites de lo que encontramos aceptable y se supone que la prensa debe revelar y desafiar. Puede que Edward Snowden no haya hecho un daño duradero a la capacidad de inteligencia de Estados Unidos; sospechamos que un efecto secundario de hecho podría ser revelar escondrijos insospechados a medida que los malos actores tratan de enterrarse más profundamente.

Sin embargo, lo que el gobierno hace no es nada comparado con lo que alegremente permitimos que se nos haga por diversión (y ni siquiera por dinero). ¿O estás realmente cómodo con la idea de que Facebook conozca tu información personal? Es una compañía global con información personal de más de 1,000 millones de personas, que obtiene más de 5,000 millones de dólares en ingresos anuales (nada de los cuales llega a tus manos, y que incluso son generados mediante la venta de tu información personal), y controlados por una persona responsable ante nadie y que ni siquiera necesita una orden judicial.

Así que, ¿por qué está cayendo el oro? Con toda esta incertidumbre e inestabilidad en el aire, sería de esperar que el metal sea el único activo visto como un refugio seguro.

El Financial Times informó recientemente que la demanda de oro probablemente se debilitará aún más "a medida que los inversores ven menos necesidad de asegurarse contra la QE (flexibilización cuantitativa, por sus siglas en inglés)".

Los fondos de cobertura están deshaciéndose del oro que compraron porque era una decisión inteligente en ese momento.

Ellos "sabían" que era inteligente, porque se enteraron de que la leyenda de los fondos de cobertura John Paulson estaba comprando oro. Y en caso de que no te hayas enterado, el fondo de oro de Paulson ha bajado 54%, pero al menos él comete sus propios errores, a diferencia de todos los fondos 'yo también' cuyo impulso principal de investigación es saber ¿Qué va a comprar Paulson ahora?

El director de investigación de Hedgeye Daryl Jones recientemente regresó de una gira por Canadá, donde encontró administradores de dinero cerrando exitosas coberturas de materias primas. "En el corto plazo", dice Jones, "eso significa diversificar más en renta variable de Estados Unidos" y esperando montar la corriente ascendente de la fortaleza del dólar estadounidense.

n administrador canadiense dice que las grandes compañías de oro del país están sobrevaloradas en el mercado actual y que sus coberturas sobreextendidas podrían afectarlas si los precios del oro se recuperan de su última caída.

"Los mercados globales aparentemente se están estabilizando", escribió Jones, señalando que los bonos españoles a 10 años incluso han retrocedido tras alcanzar un máximo de más de 5%.

Mientras tanto, Jones señala que, a pesar de los pronósticos y las súplicas, la Reserva Federal no logró mantener el nivel de rendimiento de 2% del bono del Tesoro a 10 años. "Si el mercado realmente comienza a apreciarse al final de QE", dice Jones, "el baño de sangre en el mercado de bonos probablemente se producirá en los primeros días".

La otra cara de la moneda del Tesoro es la fortaleza fundamental de la economía de Estados Unidos y un dólar fuerte. Añade a esto otras tendencias que hemos observado últimamente: las salidas de capital de los mercados emergentes (lo cual es bueno para la inversión en Estados Unidos), un mejor panorama del empleo y una acelerada creación de hogares.

Al parecer, las noticias económicas positivas en Estados Unidos podrían ser suficientes para contrarrestar las preocupaciones en el extranjero, haciendo al oro menos atractivo. En un entorno cada vez más positivo, parece que las malas noticias de otra gente simplemente reafirman las buenas noticias en casa.

Ahora ve
Al cierre del año, la Fed sube su tasa de interés y el pronóstico de crecimiento
No te pierdas
×