Fed de Kansas quiere fin de estímulos

La presidenta, Esther George, asegura que la compra de bonos debe concluir a mediados de 2014; pese a la volatilidad en las tasas, dice que los tipos a largo plazo más altos pueden ser benéficos.
esthergeorge  (Foto: Cortesía de CNNMoney)
Annalyn Kurtz
NUEVA YORK -

La economía estadounidense está mejorando y ha llegado el momento para que la Reserva Federal comience a retirar el estímulo, sostiene una de las responsables de formular las políticas del Banco Central.

"En mi opinión, estamos en una senda de crecimiento estable y sostenible", afirmó la titular de la Reserva Federal de Kansas City, Esther George, en una conferencia el martes. George citó la mejora en el mercado laboral y el sector vivienda como razones por las que la economía de Estados Unidos no requiere más compras de bonos por parte de la Fed.

George no ha tenido miedo de discrepar con sus colegas en el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), que establece la política de la Fed. Ella ha disentido en cada reunión sostenida por el Banco Central este año, instando a sus colegas a revertir paulatinamente su actual política de compra de bonos.

"Me gustaría que el FOMC redujera sistemáticamente el ritmo de las compras, de manera que el programa finalice en el primer semestre del próximo año", dijo.

La Fed, actualmente, está implementando una política conocida como flexibilización cuantitativa, o QE3, en la cual compra 85,000 millones de dólares al mes en bonos del Tesoro y títulos hipotecarios. La compra de estos activos tiene como fin bajar las tasas de interés a largo plazo, y con ello estimular la economía más allá de las bajas tasas de interés a corto plazo fijadas por la Reserva Federal en diciembre de 2008.

Para respaldar su opinión, George citó las previsiones de sus propios colegas, que son ahora más optimistas. En septiembre pasado, los funcionarios de la Fed proyectaron que la tasa de desempleo caería a 7.75% al término de 2013. Pero en la reunión de junio ajustaron la estimación y ahora creen que caerá a 7.25% cuando acabe el año. (En junio, la tasa ya había descendido a 7.6%).

"Las proyecciones de los miembros del FOMC indican que hay más confianza en una mejora en el mercado laboral", apuntó George, añadiendo que a lo largo de la historia, la Reserva Federal ha sido a menudo demasiado pesimista acerca de la tasa de desempleo.

George reconoció que, a medida que la Fed disminuya la QE3, una mayor volatilidad en las tasas de interés es una consecuencia inevitable, pero también dijo que cree que "la economía está en condiciones de beneficiarse de tasas de interés a largo plazo más altas".

Y puso como ejemplo a los jubilados y los ahorradores. Con el tiempo, "empezarán a obtener una mayor rentabilidad", señaló.

Aparte de la QE3, la Fed ha dicho que planea mantener las tasas a corto plazo excepcionalmente bajas hasta que la tasa de desempleo caiga por debajo del 6.5%, o la inflación anual supere el 2.5%, un escenario que predice que no ocurrirá por lo menos hasta 2015.

Pero el presidente de la Fed, Ben Bernanke, y otros funcionarios han subrayado que estas cifras son más bien orientativas y no reglas escritas en piedra, y aquí de nuevo George no está de acuerdo con sus colegas. Ella preferiría que la Fed se comprometiera con una cifra económica concreta que sirviera de detonante para la política monetaria.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Los umbrales deben actuar como detonantes", dijo; tienen el "potencial de perpetuar la incertidumbre", mientras que un "detonante ofrece mayor certidumbre al público".

George también reiteró su preocupación de que las bajas tasas de interés podrían alentar a los inversores a asumir riesgos "desestabilizadores", pero tuvo cuidado de no etiquetarlo como una burbuja real. "¿Hay burbujas? No lo sé", dijo. "No sé cómo calificar a una burbuja".

Ahora ve
Esto es lo que verás en ‘La forma del agua’, del mexicano Guillermo del Toro
No te pierdas
×