Mundial de Brasil, bajo la lupa

El Congreso brasileño se perfila para investigar los costos y acusaciones de corrupción; el asunto es una de las principales quejas que provocaron protestas callejeras multitudinarias.
brasil protesta  (Foto: CNN)
BRASILIA (CNN) -

El Congreso brasileño se perfila para investigar los miles de millones de dólares gastados en estadios de fútbol para la Copa del Mundo 2014, una de las principales quejas que alimentaron enormes protestas callejeras el mes pasado contra el sistema político del país. Los legisladores reunieron las firmas suficientes para establecer una investigación conjunta de ambas cámaras del Congreso que investigará presuntos sobrecostos y acusaciones de corrupción en la construcción o renovación de 12 estadios que serán sedes del Mundial.

Las firmas aún deben ser verificadas y la petición confirmada por ambas cámaras, lo que no sucederá hasta agosto, dando tiempo al Gobierno si busca convencer a los legisladores de retirar su apoyo y desechar la investigación.

En un súbito arranque de descontento nacional que sorprendió a los políticos, los brasileños tomaron las calles en junio para expresar su enojo por el alto costo de la vida y la pobre calidad del los servicios de transporte público, salud y educación, así como por los gastos excesivos en los estadios para la Copa del Mundo.

El principal objetivo de la ira del público fue la clase política brasileña, a la que la mayoría de los ciudadanos consideran corrupta y egoísta.

Las protestas fueron impulsadas por la Copa Confederaciones, un evento previo a la Copa del Mundo y donde Brasil fue el anfitrión. Las manifestantes exigieron una mejoría en los servicios públicos en vez de grandes eventos como el Mundial y los Juegos Olímpicos que se realizarán en Río de Janeiro en el 2016.

"Después de las movilizaciones populares, el Congreso debe cambiar su comportamiento y abrir esta investigación exigida por el pueblo", dijo el senador Alvaro Dias del PSDB, el mayor partido de oposición, que inicialmente solicitó la indagatoria.

"Ciertamente tendremos revelaciones importantes", agregó.

La investigación revisará gastos excesivos en la construcción de nuevos estadios como el Estadio Nacional Mane Garrincha, que se espera tenga un costo de más de 1,200 millones de reales (unos 535 millones de dólares), el doble del valor original.

Seis de los 12 estadios han sido entregados para lo que algunos analistas han denominado la Copa del Mundo más cara.

El Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff esperaba originalmente construir los estadios con capital privado, pero terminaron dependiendo del financiamiento público. La mandataria ha dicho que el dinero se devolverá a las arcas fiscales.

 

 

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×